Buscar este blog

lunes, 11 de febrero de 2013

Una Sociedad Extraterrestre


Una Sociedad Extraterrestre



Viendo esas naves de luz surcar los cielos, siempre me asaltan las mismas preguntas: Los tripulantes... ¿Cuál es su forma de vida? y en sus planetas… ¿Cómo se desenvuelven? Sus civilizaciones deben ser muy diferentes a las nuestras…. ¿Pero de qué forma se estructuran sus sociedades? ¿Tenemos algo en común con los extraterrestres ó simplemente somos parientes lejanos…? Lógicamente podríamos llenar varios folios con preguntas de todo tipo, pero hay algo en la mente humana que siempre nos apremia: Las respuestas a esas incógnitas.

Buscando en la temática del estudio extraterrestre (ufología) hay un libro que me sorprendió y el cual dio origen al título de este blog: El Mensaje de Otros Mundos, que mencione al inicio del blog. Eduardo Pons Prades era un luchador por las libertades de los seres humanos. Había combatido en la Guerra Civil Española y luego en la Francia ocupada por los nazis. Por lo que se desprende de su biografía, era una persona de honestidad intachable. El 31 de Agosto de 1981, según narra en su libro, viajando por el Pirineo Francés, tomo un desvío y el camino le llevo a un claro del bosque. Y allí, precisamente  le ocurriría un hecho transcendental para su vida: Una nave extraterrestre, de entre 50 y 75 metros de diámetro, se hallaba posada emitiendo luces multicolores: Una puerta de acceso se abrió y una voz le invito a subir a la nave.















Allí conoció a sus tripulantes y estuvo siete largas horas conversando con ellos, los cuales le confiaron un mensaje que debía dar a las grandes potencias existentes en la Tierra. En ese mensaje se presentaban como seres humanos que habitaban otros mundos, dentro de la Confederación de Mundos y en el cual se decía que no era recomendable la presencia de armas en el espacio y que ellos estarían vigilantes sobre esas cuestiones. También le  explicaron diversos aspectos de su civilización así como detalles de los mundos donde habitaban. Realmente, Eduardo Pons Prades, supo estar a la altura de las circunstancias y posteriormente al citado encuentro con los seres extraterrestres, fue valiente e integro en sus convicciones sabiendo que su vivencia debia que transmitirla;  publicando un libro que le trajo más de un quebradero de cabeza.




He incluido algunos retazos de ese libro, pero antes podría hacerse la abstracción de cómo los seres humanos entenderíamos la sociedad del futuro: Básicamente nuestro planeta sera un único país y la pobreza y las guerras ya habrán desaparecido para siempre. Existirá un equilibro entre el desarrollo científico y espiritual, logrando de este modo una “armonía existencial” dedicada básicamente a la búsqueda de la felicidad, en lo más amplio de la expresión. El planeta entero, siguiendo las teorías de Gaia, actuara como un ser vivo y de un modo equilibrado, se repondrá su ecología y la atmosfera será más pura, al igual que los océanos serán descontaminados, acorde con un estado natural. Los seres humanos, si superan su propia autodestrucción, viajaran más allá de las fronteras del Sistema Solar y terminaran por entablar contacto con otros seres, cuyo desarrollo seguramente será superior.




Entonces el ser humano tendrá que aceptar su propio crecimiento y someterse determinadas normas de “buena conducta” respecto con los demás ó bien, exponerse a peligros no calculados. La vida, con la lenta desaparición de las enfermedades, se presentara cada vez más longeva y permitirá un conocimiento mayor a nivel individual y colectivo. Algunas particularidades “dormidas” en los seres humanos se activaran, tales como la telepatía, y ello permitirá que el engaño desaparezca de la sociedad y que los gobernantes sean realmente honestos, buscando únicamente el bien de la colectividad en general.

Pasado un tiempo, la Tierra como tal, decidirá si se integra ó no en alguna estructura superior de planetas, tal como la Confederación de Mundos, sabiendo posiblemente que si lo hace, los beneficios serán mayores que los perjuicios. Respecto a las religiones, se irían diluyendo lentamente y los seres humanos tomarían de sus enseñanzas los mejores valores universales hasta conformar una filosofía atemporal y armónica, acorde con la naturaleza. Aparecerán nuevos retos, como es el caso de la inteligencia artificial, donde otros “seres robotizados” iran tomando conciencia de si mismos hasta convertirse en entidades “conscientes” con las que tendremos que convivir e integrar.


Representación de Androide

Lógicamente, la utopía de un futuro para los seres humanos, nadie la conoce hasta el momento y siempre debe plantearse desde la supervivencia de la humanidad hacia si misma, ya que según han explicado a varios contactados, hubo en la Tierra otras dos humanidades   anteriores a la nuestra  que perecieron victimas de su propia destrucción. Como también lo fue la desintegración total de un planeta que ocuparía la actual orbita del cinturón de asteroides, un planeta mucho más grande que el nuestro. Parece ser que en este caso, a los habitantes de dicho planeta hubieran sido capaces de calcular el momento aproximado que el planeta estallaría por fuerzas sísmicas descontroladas y planificar una huida  buscando algún lugar estable, tal vez Ganimedes, satélite de Júpiter.




Si, desde el punto de vista humano, nos planteamos como son las sociedades extraterrestres lo deberíamos hacer desde el punto de vista de la libertad. Ellos hacen hincapié permanentemente en “el libre albedrio de los mundos”, es decir, “la no interferencia en el desarrollo”, por tanto, en esos mundos sus habitantes deben gozar de libertad real para decidir sobre sus actos, también nos hablan de vidas longevas, es decir, que su medicina y alimentación dista mucho de la nuestra, y seguramente tendrán herramientas tales como el dominio sobre el material genético y la clonación de órganos deteriorados. Su organización social debe basarse necesariamente en la justicia y ecuanimidad, así las diferencias sociales no deberían existir en los mundos extraterrestres.

El dominio de la técnica, les permite viajar a lugares remotos del Universo, a otras dimensiones y también viajar en el tiempo, yendo al pasado y asomarse al futuro. Hay plena comunicación entre diferentes planetas habitados, agrupándose en entidades mayores como la Confederación de Mundos que buscan fines comunes como el “esparcimiento y cuidado” de la vida en cualquier rincón del Universo. Al final, esas civilizaciones extraterrestres buscarían un fin ultimo: Hallar el camino y búsqueda hacia el Creador (los extraterrestres no dudan de su existencia).





Del libro El Mensaje de Otros Mundos, de Eduardo Pons Prades

Pag. 58

- Me gustaría saber de donde venís…, si hay muchos planetas habitados, además del vuestro…, como tenéis organizadas vuestras  vidas y, sobre todo, como habéis conseguido vencer a la muerte…, y otras cosas que ya te iré recordando…

La voz, siempre dulce y cantarina, respondió:
-Si te refieres al último planeta que hemos visitado antes de llegar a la Tierra, te diremos que era el Verde Brillante, llamado así porque en él abundan los ríos y los lagos. Nosotros procedemos de planetas distintos. Cuatro somos del planeta Blanco-Marfil, dos son de Violeta-Flor y el otro es precisamente de Verde Brillante…Y es muy posible que ninguno de nosotros vuelva a pisar nunca mas su planeta natal…Aunque, si hay razones para ello podremos estar en comunicación con ellos en cualquier momento y por varios medios.
-¿Entonces no veréis mas a vuestras familias…?
-Las familias según las entendéis vosotros, no existen en nuestro mundo. Nosotros vivimos en régimen comunitario a escala interplanetaria. Lo que significa que cuando nacemos pasamos a formar parte de la comunidad a la que pertenecen nuestros progenitores, hasta que nuestras vivencias nos llevan a otros lugares, pero sin estar ligados a nadie en concreto y a todos a la vez. ¿Comprendes?
La verdad es que no acababa de comprender del todo, porque siempre resulta difícil desprenderse de las tradiciones y atavismos terráqueos y disponer por entero de nuestra mente para asimilar lo insólito. Incluso –según he podido comprobar a priori y a posteriori- cuando se trata de personas que se tienen –o alardean- por progresistas que, frente a los hechos que desbordan el cuadro de sus rutinarios devaneos doctrinarios, reaccionan como atentitos retrógrados.




-Hay muchísimos planetas habitados –siguió diciendo la voz-. Cada uno de ellos con unas características singulares, que son las que le dan su nombre. Como diríais vosotros: los hay más ricos y los hay más pobres. Uno de ellos, por ejemplo, es el llamado Desierto-Dorado, que visitamos no hace mucho. Si nos fijásemos tan solo en su superficie, es más bien de aspecto pobre, como vuestro desierto del Sahara, pero en su interior podemos descubrir lagos inmensos cuyas aguas poseen grandes poderes sedantes. Por eso tiene muy pocos habitantes. Pero allí, adema de tener varios observatorios y muchos puntos de referencia para nuestra navegación, se han instalado balnearios para las gentes de nuestra comunidad…
-Pero todo eso, a escala planetaria, requerirá una organización monstruosa-corté.
-Nada de monstruosa, compañero. Tan sólo una organización racional, en permanente reajuste y perfeccionamiento, en la que cualquier miembro de nuestra gran comunidad no se siente nunca extraño.


Pagina 64

- No del todo, porque, según veo, en vuestro mundo reina tal libertad individual que no concibó como pueden cumplirse unas mínimas obligaciones hacia la comunidad. Porque alguna obligación tendrá el individuo con respecto a la comunidad. ¿O no?
- Claro que las tiene. Pero no es una obligación, según lo entendéis los terráqueos, sino una vivencia personal que esta orientada, en un momento determinado, por lo que podríamos llamar el “planning de la comunidad universal”…
-¿Y quien maneja el planning? –corte yo.
-Bueno, en realidad se trata de una red de computadoras-coordinadoras…
-Nosotros a eso lo llamaríamos “burocracia robotizada” –corté de nuevo, con una punta de insolencia (de la que, en verdad, me avergoncé en el acto)- Algo realmente espantoso de imaginar –agregué- , al menos para los terráqueos amantes de la libertad.
- Confieso que caí una vez mas –y no sería la ultima- en una de tantas “frases hechas” nuestras… …
- Eso seria cierto si las manejasen tan sólo los elegidos o los privilegiados. Pero allí no tenemos ni lo uno ni lo otro. Allí todos, sin excepción, estamos en disposición de pasar por los tableros de mando de las coordinadoras, ya que es algo que aprendemos desde muy jóvenes en la escuela. Hay que señalar también que nosotros no ponemos nunca nada en marcha, por atractivo o seductor que se  nos antoje el proyecto, sin que esté dotado de sus respectivos elementos de control y de neutralización y, llegado el caso, de autodestrucción. Elementos que son de pulsación humana en todos los casos. Ningún mecanismo puede escapar a nuestro control, por muy inofensivo que pueda parecer. Nosotros hemos humanizado la técnica. ¿Lo comprendes ahora?


Lanzamiento de misiles


Pagina 76

- ¿Y, cuando os encontráis con algún planeta habitado, no se os plantea ningún problema?
- Claro que surgen problemas. Los propios e inevitables de cualquier contacto inesperado. Y luego los que se derivan de su integración en nuestra comunidad y los que pueden surgir sobre la marcha, totalmente imprevisibles.
- ¿Y nunca os habéis tropezado con planetas armados hasta los dientes, como la Tierra, cuyos jefes no hayan querido tener relaciones con vosotros?
La voz tardo algo en contestar:
- Sí, alguna vez ha sucedido. Pero nunca con armamento tan peligroso como el que posee actualmente la Tierra.
- Y cuando eso ha ocurrido, ¿Qué habéis hecho vosotros, si se puede saber?
- En tal caso no hemos profundizado los contactos. Nos hemos quedado como hacemos respecto a vosotros, a la expectativa.
- ¿O sea, que es posible que en el Cosmos haya planetas habitados que no estén integrados en vuestra comunidad?
- Por supuesto que los hay…
- ¿Acaso no estarán poblados por esos agresivos hombrecillos verdes que, al parecer, se ven de vez en cuando por la Tierra y que también viajan en platillos volantes?
- Es muy posible,… …



Pagina 92

LA LIBERTAD A ESCALA COSMICA

- Porque  para nosotros, la libertad bien entendida de uno no es aquella que empieza donde termina la libertad del otro; lo cual, bien mirado, es una frase hueca, como tantas otras de las que se usan en la Tierra. Porque, ¿Quién puede fijar la frontera entre dos libertades individuales? Nuestra libertad es la que se imbrica, que se armoniza y que se funde con la libertad de los demás. Solo así se puede trenzar de verdad la libertad colectiva, que es la genuina, y no con “libertades que van por libre”, a las que tan solo pueden acceder los elegidos y los privilegiados, como ocurre en vuestro planeta.

Pagina 96

Las caras de mis interlocutores masculinos extraterrestres eran más alargadas que las nuestras, con el mentón algo más prominente que el corriente por estas latitudes. Pero sus proporciones eran siempre armoniosas. El de los pómulos más salientes tenía un aire oriental y era el más bajito de todos: 1,75 m o poco más. Sus labios eran menos carnosos que los de las féminas y los rostros varoniles parecían recién afeitados. A ratos se me parecían como autenticas figuras de cera. Las orejas eran también alargadas y pegadas a la cabeza.

Pagina 104

LA ETICA DE NO INTERFERENCIA

-Es cierto que podríamos hacer algo –respondieron- para demostrar nuestro poder. De hecho, como luego podrás ver, alguna vez hemos ayudado a gentes de la Tierra. Incluso compatriotas tuyos. Pero eso, ahora, resultaría poco eficaz por varias razones. La primera es que las superpotencias, en el estado actual del mundo, acabarían por unirse y lanzar la consigna de defensa planetaria, esgrimiendo la inminencia de una invasión extraterrestre. Algo así como una “cruzada interestelar”. Y tenemos razones para creer que esa reacción no estaría motivada por nuestra hipotética intervención en los asuntos terrestres, sino mas bien por miedo a la insurrección de sus propios pueblos y de los pueblos del tercer mundo; unos en protesta contra esa suicida política armamentística de sus dirigentes y los otros contra la humillación y la explotación. ¿Comprendes?

-La segunda razón es que, en el supuesto de que las dos superpotencias se quedasen a la expectativa, que es una eventualidad a descartar casi del todo hoy en día, esos planteamientos paternalistas serian eficientes a corto plazo, pero negativos a largo plazo, dado que cualquier solución que venga del cielo se consideraría como un “milagro divino”, y esto es una farsa a la que nosotros no nos prestaremos nunca. Fíjate que algunos “especialistas del tema ovni” han llegado a afirmar que su Dios –Jesucristo- era un extraterrestre.


Playa en el Sur de España

Pagina 110

EXTRATERRESTRES EN UN POBLADO MARITIMO ESPAÑOL

Y mostrándome una consola rinconera, me dijo:
-Toma asiento y presta atención, por favor.
Nos sentamos y, en el acto, se tamizo la luz y en una pantalla –que salio del techo y quedo suspendida a media altura- aparecieron dos naves cilíndricas. Volaban velozmente a ras del mar, a muy poca altura de las olas. De pronto se quedaron paradas y, picando el morro, se zambulleron lentamente en el mar. Por la parte acristalada, y gracias a su lentísima velocidad –siempre con el mismo objetivo: el de no alterar mas que minimamente el medio ambiente acuático-, pude admirar los fondos submarinos, con toda su fina y multicolor flora y abundante y variopinta fauna que jugueteaba en torno a las pequeñas naves, mientras que en su interior, y con la nariz pegada a la cristalera, se veía a varios tripulantes, que parecían divertirse como niños al observar todos aquellos peces.

Poco después, bajo un claro de luna esplendido, salieron las naves a la superficie, aproximándose a la playa desierta. Minutos más tarde, procedentes de tierra adentro, aparecieron dos grupos de extraterrestres que llevaban una especie de mochila a la espalda. Pero, a medida que se acercaban, pude darme cuenta de que iban acompañados de terráqueos, los cuales, al llegar a la orilla del mar, donde se deshacen las olas, los despedirían con grandes pruebas de afecto, agitando gorras y pañuelos (debían ser como quince o veinte personas de ambos sexos, entre las que se veían varios niños), hasta que las naves cilíndricas volvieron a sumergirse en el mar. Se echaba de ver que unos y otros no se extrañaban en absoluto.


Fondo Submarino

Me quede perplejo, sin saber que decir. Por momentos llegue a sospechar que todo aquello podía ser un montaje, y para convencerme de que no lo era pregunté:
-Entonces resulta que ese contacto definitivo en realidad y a debe haberse establecido, puesto que, según he visto, ese grupo de hombres y mujeres parecen estar acostumbrados a vuestras visitas…
-Exacto. Hemos establecido contacto con innumerables grupos aislados de terráqueos y a veces con familias que viven en lugares muy apartados, y todos nos ayudan en nuestras investigaciones...
-¿A cambio de que…? –corté…, arrepintiéndome en el acto de haberles hecho semejante pregunta.
-De nada, compañero, a cambio de nada. Bueno, sí, a cambio de nuestra gratitud…, porque en el fondo, tanto ellos como nosotros sabemos que estamos trabajando por una causa que nos es común.
-¿Y podríais decirme de que país son esas gentes?
-Del tuyo, querido compañero, de España. Forman parte de una población marinera de vuestras costas del Mediterráneo…, las andaluzas, concretamente.
Uno, sin poder asegurarlo, casi lo hubiese adivinado, aunque también podían ser italianos o griegos. Pero no, según ellos eran españoles. Y no había razón para no creerlos…


Pagina 116

RAPTOS DE TERRAQUEOS

De pronto se me ocurrió hacerles una pregunta:
-Perdonad la indiscreción…, Qué hay de cierto en esos raptos de terráqueos de que se os acusa?
-Bueno, eso es según se mire. Nosotros no creemos que sea ése el calificativo correcto. Habría que hablar mas bien de rescate… Observa bien lo que te vamos a mostrar y juzga por ti mismo.

Arrozal

En fracciones de segundo nos encontramos sumidos de nuevo en otra proyección cinematográfica. Era como si estuviésemos viajando a bordo de un helicóptero…Bueno, me olvidaba de que sus naves pueden surcar el espacio a grandes velocidades, pero también a velocidad de patinete, o quedarse inmóviles y suspendidas en el aire indefinidamente. Ahora descendíamos vertical y lentamente. A primera vista me pareció que “picábamos” sobre unos arrozales… o una gran extensión de charcas pantanosas. Pronto percibí a unos grupos de hombres y mujeres trabajando en aquellos campos inundados, con el agua hasta las rodillas.
-Este es el planeta Yerba Fina –me dijeron-.Fíjate bien en esas gentes y dinos si te recuerdan algo…
Al llegar a pocos metros del suelo la nave dio varias vueltas alrededor de los campesinos y éstos, reincorporándose, nos saludaron alborozadamente con las manos. En seguida vi. unas caras que, si no me eran “familiares”, desconocidas del todo tampoco lo eran.


La India

Y exclamé:
-¡Pero si son gentes de la India!
Serían como cien. Y estaban trabajando en unos arrozales. Durante unos minutos estuvimos sobrevolando lentamente aquellos campos y sus alrededores.
-Y ahora fíjate bien en estos otros trabajos agrícolas…
Y en la pantalla aparecieron grandes extensiones de tierra –me dijeron que era el planeta Trigo Dorado- y vi algo así como docena y media de tractores muy bajitos, labrando unas tierras mas bien parduzcas, como salpicadas por polvo de pizarra. Aquellos artefactos me recordaron, un instante, las diabólicas tanquetas italianas –las Ansaldo/Fiat- de la guerra de España. En una esquina de aquel inmenso campo vi como una especie de tienda de campaña redonda, como si estuviese hinchada.
-Desde esa casa de lona –me dijeron- se conducen esos tractores y cualquier otra maquina agrícola. Si queremos, las faenas del campo podemos mecanizarlas totalmente. Lo que ocurre es que ha gentes que desean realizarlas a la vieja usanza, como aquellos hombres y mujeres de Yerba Fina, que expresaron el deseo de seguir cultivando arroz como lo hacían en su tierra, y como esos parece hacerles felices se les ha complacido… Pero sus hijos, que ya reciben la doble formación –necesaria y vocacional-, seguramente un día desearan que les quede más tiempo libre para viajar, explorar, investigar…
-Porque esas gentes son de la India, en efecto –puntualizó otro de los pilotos- . Fueron rescatadas en un islote formado por una de las terribles inundaciones que se producen en aquel país, cuando todo hacía temer que se las tragasen las aguas de un río desbordado. Por allí se encontraba, en misión de observación, una de nuestras naves, la cual, tras consultar con su base, descendió sobre aquel islote y las rescató. Había cerca de mil personas. Esto ocurrió hace mucho tiempo y era la primera vez que una tripulación  de nuestra Confraternidad asumía una misión semejante. Apenas penetraron en la nave quedaron en estado de “descanso cósmico”, mientras se investigaba cómo y donde podían ser devueltos a la vida activa. Estuvieron largo tiempo descansando, hasta que logramos sintonizar sus organismos con el planeta en el que iban a vivir y trabajar. Entonces los trasladamos a Yerba Fina, que es un planeta de características muy similares a la Tierra, a su tierra... –Y, con una punta de ironía, apostilló- : Pero sin sus epidemias, ni su miseria y, como habrás podido ver, sin sus vacas sagradas…
-Pues a mi me pareció ver algunas…
-Sí, son vacas, pero no sagradas…Aquí, nuestras comunidades, todo es sagrado, como diríais vosotros: las gentes, los mares, los animales, los ríos, los lagos, las plantas… en una palabra: todo aquello que respira vida merece respeto y veneración.
-¿Y solo habéis rescatado hindúes?
-¡No, que vá! En otros planetas viven gentes de África, de Europa, de Hispanoamérica, de Oceanía y de Asia Central.

Pagina 119

COMIDA EN COMPRIMIDOS

Esta vez fue la fémina vecina mía la que sacó de la mesa una bandejita, que parecía de plata y en la que había como un par de docenas de comprimidos de varios colores, del tamaño de un guisante.
-Es comida concentrada –me dijo-. La utilizamos durante nuestros viajes. Tómate dos o tres de ellos  y así recuperarás energías.
Cogí dos comprimidos y los disolví en la boca, bebiendo un trago de refresco que sabia a naranja-limón-pomelo. Mentiría si dijese que en aquel momento no eché de menos un buen plato de verduras, de esos que me prepara mi compañera, y un bistec a la brasa, regado con un tintorro de solera de la tierra.

Pagina 37

QUIENES SOMOS
Somos los representantes de una infinidad de planetas habitados por humanos y animales de todas las especies, que componen la Armoniosa Confraternidad Universal.

NUESTROS DESEOS

Desde hace muchos siglos: establecer un contacto fraternal con los habitantes del planeta Tierra. Tan solo su carácter belicoso y las acciones destructivas  han hecho imposible el contacto definitivo. Desde los tiempos más remotos, y por todos los medios a nuestro alcance, hemos intentado dar fe de nuestra existencia y de nuestras intenciones. Y anhelábamos que la Tierra centrase toda su inteligencia y esfuerzos en corresponder a nuestros intentos. En lugar de eso, recientemente las potencias mas “civilizadas” han procurado mantener en secreto muchas de nuestras apariciones en la Tierra.
Como nosotros somos gente de paz, nos hemos limitado a visitar periódicamente la Tierra y a observarla, siempre con la esperanza de que un día se establecería el tan deseado contacto definitivo.





8 comentarios:

  1. Voy por la mitad, es un libro interesante.
    Me interesa el fenómeno ovni, si quieres hablar sobre el tema añádeme a sype: deivid150

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. como puedo conseguir este libro en mi país Chile, alguien lo tendrá en formato digital?

      Eliminar
    2. No entiendo por qué no aparecen mi post =(

      Eliminar
  2. Que interesante, creo que muchos queremos con el alma ser contactados y a la vez igualmente nos morimos de miedo, pero sería tan hermoso saber los secretos de la vida antes de morir, creo que nadie merece morir sin saber la verdad de nuestros orígenes y del universo, además de participar del gran legado de respeto y amor de estos seres tan avanzados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una reflexion, ciertamente, muy inteligente. En todos nosostros siempre existe un momento en el cual nos hacemos determinadas preguntas relacionadas con la existencia: Por alguna razon estamos aqui y ahora. Uno de los trucos, por llamarlo de alguna manera, es el de la observacion. Tenemos que ver los hechos con amplitud de miras. Por ejemplo, los seres humanos somos una creacion de inteligencicias extraterrestres pero ello contraviene nuestro propio ego y al final, la leccion que debemos aprender es la COMPRENSION: La busqueda a todo cuanto existe.

      Eliminar
  3. En este link youtube encuentras el libro audio: https://www.youtube.com/watch?v=912CCWg1CjM

    ResponderEliminar
  4. Hola interesante mucho extraterrestes, el libro pdf descargar ?? respuesta gracias

    ResponderEliminar
  5. Me parece una tontería supina. Todos estos encuentros son para tomar el pelo al personal. Estos extraterrestres dicen lo que el abducido quiere oír y le montan una película a su imagen y semejanza que sale como loco pero de verdad. 7 horas con los tíos estos y no dicen nada concreto, nada serio y todo utopías. El rollo de siempre, se bueno, armonía con la naturaleza y chorradas parecidas. La naturaleza de armónica y buena no tiene nada de nada. Lo primero que hace el hombre es construir una choza o buscar una cueva para protegerse de ella. No niego el encuentro, no pongo en duda lo que cuenta este señor, pero en definitiva una pérdida de tiempo y una chorrada como un piano de grande. Siento decepcionaros, pero a mi estos tíos no me harían perder el tiempo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu colaboración expresando un punto de vista sobre este tema. Una vez moderado,tu comentario aparecerá en el blog.