Buscar este blog

domingo, 5 de mayo de 2013

Arqueología y Túneles misteriosos: Atravesando Suecia y Noruega


Arqueología  y Túneles misteriosos: Atravesando Suecia y Noruega



Al dia de hoy  muchas construcciones de la Antigüedad siguen siendo un misterio. La pirámide de Keops, la única de las Siete Maravillas del Mundo que aún queda en pie con sus 139 m. de altura resulta majestuosa y alguien que la observe con detalle tal vez se preguntara sobre método que utilizó aquella civilización de los faraones, miles de años atrás, para construirla. ...¿Cómo pudieron mover aquellos bloques de piedra de cientos de toneladas y asentarlos con una precisión casi milimétrica? Y como pudieron subirlos hasta configurar lo que hoy es una pirámide…¿utilizaron enormes rampas, tal vez algún sistema de andamiaje o bien algo parecido a grúas y  que por el momento desconocemos? A todo ello deberíamos preguntarnos  como trasladar hasta la meseta de Guiza bloques de hasta 60 toneladas.


Sin duda, las pirámides sirven perfectamente como ejemplo de paradigma establecido, es decir, afirmaciones nacidas de conjeturas, teorías o la más pura especulación de hechos sin corroborar. Se han escrito muchos libros, realizado películas y documentales, elaborado cientos de teorías y en todo ello no hay ni rastro de ningún grabado ni representación sobre paredes de piedra, esculturas, cerámica, arcilla, papiros, etc., donde la civilización de los faraones dejara constancia o indicios claros sobre el modo en la construcción de las pirámides.

video

Pirámides Construidas por Extraterrestres 1 de 3


video

Pirámides Construidas por Extraterrestres 2 de 3


video

Pirámides Construidas por Extraterrestres 3 de 3

Curiosamente, aquellos que eran muy dados en representar batallas y otros acontecimientos históricos no lo hicieran siquiera mínimamente en cuanto a su majestuosa arquitectura. Como indica el investigador y científico Pedro Romaniuk, tales construcciones fueron realizadas  casi con total seguridad por la civilización Atlante y mucho antes de que los habitantes de la isla-continente situada en medio del Océano Atlántico entraran en una guerra de aniquilación total  30.000 años atrás con otra que ocupaba Lemuria y situada en el Océano Pacifico, como así  le manifestaron al contactado Daniel Walter Fry algunos sobrevivientes de aquella civilización lejana en el tiempo, descendientes  lemurianos que tuvieron que iniciar su propio éxodo hacia las estrellas frente a la  irreversible destrucción planetaria y las concomitantes consecuencias de una guerra nuclear planetaria que hizo inhabitable la Tierra durante miles de años .



Las pirámides significan un ejemplo de cómo determinados investigadores utilizan teorías, dan conferencias, escriben libros, realizan documentales sobre el Antiguo Egipto apoyándose tan solo en hipótesis en relación con una arquitectura que por sus dimensiones incluso hoy en día sería difícil reproducir utilizando “teóricamente”  poleas y rodillos, así como rampas inclinadas o gradas. De todo ello, lo único que puede destilarse es el miedo que aparentemente muestra la ciencia oficial cuando no encuentra una explicación “razonable” y las pruebas que la sustentan.

Se puede deducir por tanto que en nuestro planeta existen edificaciones para las cuales la ciencia no termina de hallar origen cierto, aunque todo hay que decirlo,  a mí personalmente las que verdaderamente me llamaron más la atención fueron otro tipo de construcciones: Se trata túneles que podemos encontrar a lo largo de toda la geografía mundial. Túneles que civilizaciones extraterrestres hicieron hace miles de años sin duda buscando una utilidad, como es el caso del túnel que atraviesa toda la península escandinava uniendo el Océano Atlántico y el mar Báltico. Tal vez este túnel mencionado en el libro BASES DE OVNIS EN LA TIERRA de Douglas O´Brien pudiera constituir una de las pruebas determinantes de otras civilizaciones altamente tecnológicas que habitaron en este planeta en tiempos remotos. Un túnel de esas características descartaría cualquier posibilidad de arquitectura humana siendo prueba definitiva de que las civilizaciones extraterrestres siempre han estado interactuando en el Planeta Tierra, cohabitando con sus habitantes y en muchos casos guiando y determinando los acontecimientos históricos como fue en el caso de Moisés y el éxodo del pueblo judío esclavizado durante siglos por los faraones.



El misterio intrínseco de los túneles se refiere a que constituyen una vía de entrada o salida entre dos puntos, así cuando lo son “hacia el interior de la Tierra” se intuye que ese túnel debería llevarnos hacia espacios mayores, tal vez ciudades subterráneas o bien, otras instalaciones desconocidas cuya utilidad nos resulta difícil de imaginar, máxime si han sido realizadas por civilizaciones extraterrestres en épocas remotas.
A continuación he transcrito lo que se dice de ello por varios autores:


BASES DE OVNIS EN LA TIERRA de Douglas O´Brien
Página 19

Túneles misteriosos

Otro objeto de estudio fue el gran número de túneles que hay por muchos lugares del planeta, entre los que destacan los de Turquía y de la Unión soviética, concretamente en Siberia. Fueron descubiertos por los soviéticos en una zona en la que se disponían a realizar pruebas atómicas subterráneas. Su desconcierto fue grande al encontrar buen número de galerías que se bifurcaban por grandes partes del territorio soviético. El túnel, que tenía una abertura de diez metros de alto por quince de ancho, presentaba el aspecto de estar vitrificado, con lo que no necesitaba ningún tipo de apuntalamiento.
Los analistas soviéticos, al intentar averiguar su origen, tuvieron que desistir y se limitaron a hacer unas investigaciones militares secretas acerca del túnel, entre las que se contaban análisis electromagnéticos, radiactivos, etc. Una vez que hubieron recogido toda la información, efectuaron las pruebas atómicas, con lo que destruyeron a bombazos una de las mayores pruebas de posible existencia de seres inteligentes en la antigüedad, que, tal vez, hubieran venido de otros mundos.
También en Ecuador y en Alaska hay túneles secretos. Los norteamericanos, al intentar fabricar silos, para sus proyectiles balísticos intercontinentales, en Alaska, descubrieron un túnel de unos cien metros de largo, con características similares al anterior de la Unión soviética. Los norteamericanos, que tienen un gran sentido práctico, comprobaron la resistencia y seguridad del túnel, y al obtener resultados positivos lo utilizaron para el almacenamiento de misiles intercontinentales.

Suecia y Noruega
Pero, sin duda, el túnel más famoso que, por la intervención de los servicios secretos occidentales, no ha llegado a la luz pública, más que a través de un ligero rumor, es el que existe debajo del territorio nacional de Noruega y Suecia y que une el mar Báltico con el océano Atlántico. Fue descubierto a finales del año 60 por especialistas de la NATO, en el curso de unas pruebas militares que se realizaron en las costas de Noruega, nación que pertenece a la Alianza Atlántica. El túnel es lo suficientemente grande como para permitir el paso de submarinos nucleares de un mar a otro. Esto tenía grandes ventajas en el caso de un conflicto armado norteamericano soviético, que hacía de este túnel un lugar muy estratégico en el aparato defensivo europeo. Los análisis efectuados por los norteamericanos no lograron averiguar nada sobre su origen pero se demostró el interés práctico que presenta este tipo de túneles.

En mi opinión, existen en el mundo otros túneles de parecidas características, pero en cuanto los descubren los militares los utilizan para sus fines, y si el descubrimiento lo hace un ciudadano cualquiera son destruidos para que no se entere el hombre de la calle.


Los Túneles en América, de Andreas Faber Kaiser

Los indios hopi, asentados en el estado norteamericano de Arizona, y que afirman proceder de un continente desaparecido en lo que hoy es el océano Pacífico, recuerdan que sus antepasados fueron instruidos y ayudados por unos seres que se desplazaban en escudos voladores, y que les enseñaron la técnica de la construcción de túneles y de instalaciones subterráneas.
Muchas otras leyendas y tradiciones indígenas del continente americano hablan de la existencia de redes de comunicación y de ciudades subterráneas.

Existe una nutrida literatura y suficientes investigadores que mantienen la hipótesis de que debajo de la superficie de nuestro planeta habitan seres inteligentes desconocidos por nosotros.
Existen diversas hipótesis acerca de la posibilidad de que inteligencias procedentes de fuera de nuestro planeta posean puntos de apoyo subterráneos o subacuáticos en el planeta Tierra. No voy a entrar aquí en el análisis de estas posibilidades, ya que forman parte de otro estudio que merece su propia dedicación.
De forma que no voy a hablar de organizaciones como la Hollow Earth Society (Sociedad de la Tierra Hueca) o el SAMISDAT, que buscan establecer contacto con supuestos habitantes del interior del planeta, la primera, mientras que la segunda echa leña al fuego de la existencia de toda una organización de ideología nazi —naturalmente vinculada a los personajes dirigentes de la Alemania nazi— que sobrevive bajo la piel de nuestro planeta, con entradas a su mundo especialmente en el polo Norte y de la Amazonía brasileña.

No voy a hablar de tales organizaciones ni de otras similares, ni voy a entrar en el tema de Shamballah ni de Agartha —supuestos conceptos de lo que serían unos centros de control subterráneos en los confines del Asia central— ni en el del supuesto 'Rey del Mundo', porque no es el momento de negar ni de confirmar la validez de todos estos supuestos. El día en que crea oportuno hablar de ellos, lo haré de la forma más clara posible.
Voy a centrarme en este artículo en los lugares que, en el continente americano, tienen mayores posibilidades de conectar con este mundo inteligente subterráneo que aflora en muchas narraciones de los indios del Norte, del Centro y del Sur de este vasto continente, recogidas desde la época de la conquista hasta nuestros días. Para darle algún orden a la exposición de estos lugares —y dado que la datación cronológica de los supuestos túneles se pierde en la indefinición— voy a recorrer en las páginas que siguen América comenzando por el Norte para terminar, en trayecto descendente sobre el mapa, en el Norte de Chile.
Quede dicho, antes de descender, que hay más de un investigador que afirma que el polo Norte alberga tierras cálidas y la entrada hacia un mundo interior.

El monte Shasta

EL MONTE SHASTA

Los indios hopi afirman que sus antepasados proceden de unas tierras hundidas en un pasado remoto en lo que hoy es el océano Pacífico. Y que quienes les ayudaron en su éxodo hacia el continente Americano fueron unos seres de apariencia humana que dominaban la técnica del vuelo y la de la construcción de túneles e instalaciones subterráneas. Los hopi están asentados hoy en día en el estado de Arizona, cerca de la costa del Pacífico. Entre ellos y la costa, se halla el estado de California. Y en el extremo norte de este estado existe un volcán nevado, blanco, llamado Shasta.
Las leyendas indias del lugar explican que en su interior se halla una inmensa ciudad que sirve de refugio a una raza de hombres blancos, dotados de poderes superiores, supervivientes de una antiquísima cultura desaparecida en lo que hoy es el océano Pacífico. El único supuesto testigo que accedió a la ciudad, el médico Dr. Doreal, afirmó en 1931 que la forma de construcción de sus edificios le recordó las construcciones mayas o aztecas.

El nombre Shasta no procede del inglés, ni de ninguno de los idiomas ni dialectos indios. En cambio, es un vocablo sánscrito, que significa "sabio", "venerable" y "juez". Sin tener noción del sánscrito, las tradiciones indias hablan de sus inquilinos como de seres venerables que moran en el interior de la montaña blanca por ser ésta una puerta de acceso a un mundo interior de antigüedad milenaria.
Notificaciones más recientes de los habitantes de la cercana colonia de leñadores de Weed refieren apariciones esporádicas de seres vestidos con túnicas blancas que entran y salen de la montaña, para volver a desaparecer al tiempo que se aprecia un fogonazo azulado.
Narraciones recogidas de los indios sioux y apaches confirman la convicción de los hopi y de los indígenas de la región del monte Shasta, de que en el subsuelo del continente americano mora una raza de seres de tez blanca, superviviente de una tierra hundida en el océano.
Pero también mucho más al norte, en Alaska y en zonas más norteñas aún, esquimales e indios hablan una y otra vez de la raza de hombres blancos que habita en el subsuelo de sus territorios.

UNA CIUDAD BAJO LA PIRÁMIDE

Descendiendo hacia el Sur, recogí en la primavera de 1977 en México la creencia de que bajo la pirámide del Sol en  Teotihuacán (la "ciudad de los dioses"), se esconde por el lado opuesto de la corteza terrestre —o sea en el interior del subsuelo— una ciudad en la cual se afirma que se halla el dios blanco.

400 EDIFICIOS VÍRGENES

Si de aquí nos trasladamos a la península del Yucatán, hallaremos en su extremo norte, oculta en la espesura de la selva, una ciudad descubierta en 1941 que se extiende sobre un área de 48 km2, y que guarda en el silencio del olvido más de 400 edificios que en alguna época remota conocieron esplendor.
Fue hallada por un grupo de muchachos que, jugando en las inmediaciones de una laguna en la que solían bañarse, se toparon con un muro de piedras trabajadas, oculto por la vegetación. No teniendo los mexicanos recursos suficientes para acometer la exploración del lugar, requirieron ayuda norteamericana, acudiendo dos arqueólogos especializados en cultura maya, adscritos al Middle American Research Institute de la Universidad de New Orleans.
También ellos determinaron que el proyecto de limpieza y estudio de la enorme ciudad sobrepasaba sus posibilidades, por lo que habría que crear una asociación con otras entidades. La guerra logró que el proyecto fuera momentáneamente archivado. Hasta que, en 1956, la Universidad de New Orleans, asociada esta vez con la National Geographic Society y con el Instituto Nacional de Antropología de México reemprendió las investigaciones.
Andrews, el arqueólogo que dirigía la expedición, se dedicó —mientras el equipo de trabajadores comenzaba la desobstrucción de las edificaciones— a recoger informaciones entre los indios de la región. Un chamán le hizo saber que la ciudad se llamaba Dzibilchaltún, palabra que era desconocida en el idioma maya local, y que la laguna era llamada Xlacah, cuya traducción sería "ciudad vieja".

LA CIUDAD ENGULLIDA

Queriendo averiguar el motivo de este nombre, le fue narrada al arqueólogo norteamericano una leyenda transmitida por los indios de generación en generación, y que afirmaba que, en el fondo de la laguna, existía una parte de la ciudad que se alzaba arriba, en la jungla. De acuerdo con la narración del viejo chamán, muchos siglos antes había en la ciudad de Dzibilchaltún un gran palacio, residencia del cacique. Cierta tarde llegó al lugar un anciano desconocido que le solicitó hospedaje al gobernante.
Si bien demostraba una evidente mala voluntad, ordenó sin embargo a sus esclavos que preparasen un aposento para el viajero. Mientras tanto, el anciano abrió su bolsa de viaje y de ella extrajo una enorme piedra preciosa de color verde, que entregó al soberano como prueba de gratitud por el hospedaje. Sorprendido con el inesperado presente, el cacique interrogó al huésped acerca del lugar del que procedía la piedra.

Como el anciano rehusaba responder, su anfitrión le preguntó si llevaba en la bolsa otras piedras preciosas. Y dado que el interrogado continuó manteniéndose en silencio, el soberano montó en cólera y ordenó a sus servidores que ejecutasen inmediatamente al extranjero.
Después del crimen, que violaba las normas sagradas del hospedaje, el propio cacique revisó la bolsa de su víctima, suponiendo que encontraría en ella más objetos valiosos.
Mas, para su desespero, solamente halló unas ropas viejas y una piedra negra sin mayor atractivo. Lleno de rabia, el soberano arrojó la piedra fuera del palacio. En cuanto cayó a tierra, se originó una formidable explosión, e inmediatamente la tierra se abrió engullendo el edificio, que desapareció bajo las aguas del pozo, surgido éste en el punto exacto en el que cayó a tierra la piedra. El cacique, sus servidores y su familia fueron a parar al fondo de la laguna, y nunca más fueron vistos. Hasta aquí la leyenda.



Pero continuemos con estas ruinas del Yucatán septentrional. La expedición acabó por descubrir una pirámide que albergaba ídolos diferentes de las representaciones habituales de las divinidades mayas.
Otro edificio cercano se revelaría como mucho más importante. Se trataba de una construcción que difería totalmente de los estilos tradicionales mayas, ofreciendo características arquitectónicas jamás vistas en ninguna de las ciudades mayas conocidas.

En el interior del templo —adornado todo él con representaciones de animales marinos— Andrews descubrió un santuario secreto, tapiado con una pared, en el que se encontraba un altar con siete ídolos que representaban a seres deformes, híbridos entre peces y hombres. Seres similares por lo tanto a aquellos que en tiempos remotos revelaron inconcebibles conocimientos astronómicos a los dogones, en el África central, y a aquellos otros que nos refieren las tradiciones asirias cuando hablan de su divinidad Oannes.



En 1961, Andrews regresó a Dzibilchaltún, acompañado en esta ocasión de dos experimentados submarinistas, que debían completar con un mejor equipamiento la tentativa de inmersión efectuada en 1956 por David Conkle y W. Robbinet, que alcanzaron una profundidad de 45 metros, a la cual desistieron en su empeño debido a la total falta de luz reinante. En esta segunda tentativa, los submarinistas fueron el experimentado arqueólogo Marden, famoso por haber hallado en 1956 los restos de la H.M.S Bounty, la nave del gran motín, y B. Littlehales.
Después de los primeros sondeos, vieron claro que la laguna se desarrollaba en una forma parecida a una bota, prosiguiendo bajo tierra hasta un punto que a los arqueólogos submarinistas les fue imposible determinar.
Al llegar al fondo de la vertical, advirtieron que existía allí un declive bastante pronunciado, que se encaminaba hacia el tramo subterráneo del pozo. Y allí se encontraron con varios restos de columnas labradas y con restos de otras construcciones. Con lo cual parecía confirmarse que la leyenda del palacio sumergido se fundamentaba en un suceso real.
Este enclave del Yucatán presenta certeras similitudes con las ruinas de Nan Matol, la ciudad muerta del océano Pacífico del que afirman proceder los indios americanos. También allí se conserva una enigmática ciudad abandonada y devorada por la jungla, a cuyos pies, en las profundidades del mar, los submarinistas descubrieron igualmente columnas y construcciones engullidas por el agua.


Flotillas de OVNIS en Mexico
EL EMPERADOR DEL UNIVERSO

Nos vamos a la otra costa de México, ligeramente más al Sur. En Jalisco, y a unos 120 km tierra adentro del cabo Corrientes, cuentan los indígenas que se oculta un templo subterráneo en el que antaño fue venerado el 'emperador del universo'.
Y que, cuando finalice el actual ciclo evolutivo, volverá a gobernar la Tierra con esplendor el antiguo pueblo desplazado. Tal afirmación guarda relación con el legado que encierran los pasadizos de Tayu Wari, en la selva del Ecuador.

LAS LAMINAS DE ORO DE LOS LACANDONES

De aquí hacia el Sur, al estado mexicano de Chiapas, junto a la frontera con Guatemala. Allí moran unos indios diferentes, de tez blanca, por cuyos secretos subterráneos ya se había interesado en marzo de 1942 el mismo presidente Roosevelt. Pues cuentan los lacandones que saben de sus antepasados que en la extensa red de subterráneos que surcan su territorio, se hallan en algún lugar secreto unas láminas de oro, sobre las que alguien dejó escrita la historia de los pueblos antiguos del mundo, amén de describir con precisión lo que sería la Segunda Guerra Mundial, que implicaría a todas las naciones más poderosas de la Tierra.
Este relato llega a oídos de Roosevelt a los pocos meses de sufrir los Estados Unidos el ataque japonés a Pearl Harbor. Semejantes planchas de oro guardan estrecha relación, igualmente, con las que luego veremos se esconden en los citados túneles de Tayu Wari, en el Oriente ecuatoriano.



50 KM DE TUNEL
Prosigamos hacia el Sur. El paso siguiente que se da desde Chiapas pisa tierra guatemalteca. En el año 1689 el misionero Francisco Antonio Fuentes y Guzmán no tuvo inconveniente en dejar descrita la "maravillosa estructura de los túneles del pueblo de Puchuta", que recorre el interior de la tierra hasta el pueblo de Tecpan, en Guatemala, situado a unos 50 km del inicio de la estructura subterránea.

A MÉXICO EN UNA HORA

A finales de los 40 del siglo pasado apareció un libro titulado Incidentes de un viaje a América Central, Chiapas y el Yucatán, escrito por el abogado norteamericano John Lloyd Stephens, que en misión diplomática visitó Guatemala en compañía de su amigo el artista Frederick Catherwood. Allí, en Santa Cruz del Quiché, un anciano sacerdote español le narró su visita, años atrás, a una zona situada al otro lado de la sierra y a cuatro días de camino en dirección a la frontera mexicana, que estaba habitada por una tribu de indios que permanecían aún en el estado original en que se hallaban antes de la conquista.
En conferencia de prensa celebrada en New York tiempo después de la publicación del libro, añadió que, recabando más información por la zona, averiguó que dichos indios habían podido sobrevivir en su estado original gracias a que —siempre que aparecían tropas extrañas— se escondían bajo tierra, en un mundo subterráneo dotado de luz, cuyo secreto les fue legado en tiempos antiguos por los dioses que habitan bajo tierra. Y aportó su propio testimonio de haber comenzado a desandar un túnel debajo de uno de los edificios de Santa Cruz del Quiché, por el que en opinión de los indios antiguamente se llegaba en una hora a México.

EL TEMPLO DE LA LUNA

En octubre de 1985 tuve ocasión de acceder junto con Juan José Benítez, con los hermanos Vilchez y con mi buena amiga Gretchen Andersen —que, dicho sea de paso, nació al pie del monte Shasta en el que inicié este artículo— a un túnel excavado en el subsuelo de una finca situada en los montes de Costa Rica. Nos internamos en una gran cavidad que daba paso a un túnel artificial que descendía casi en vertical hacia las profundidades de aquel terreno.
Los lugareños —que estaban desde hace años limpiando aquel túnel de la tierra y las piedras que lo taponaban—nos narraron su historia, afirmando que al final del mismo se halla el "templo de la Luna", un edificio sagrado, uno de los varios edificios expresamente construidos bajo tierra hace milenios por una raza desconocida, que de acuerdo con sus registros había construido una ciudad subterránea de más de 500 edificios.

LA BIBLIOTECA SECRETA

Y ya bastante más al Sur, me interné en 1986 en solitario en la intrincada selva que, en el Oriente amazónico ecuatoriano, me llevaría hasta la boca del sistema de túneles conocidos por Los Tayos Tayu Wari en el idioma de los jíbaros que los custodian—, en los que el etnólogo, buscador, aventurero y minero húngaro Janos Moricz había hallado años atrás, y después de buscarla por todo el subcontinente sudamericano, una auténtica biblioteca de planchas de metal.
En ellas, estaba grabada con signos y escritura ideográfica la relación cronológica de la historia de la Humanidad, el origen del hombre sobre la Tierra y los conocimientos científicos de una civilización extinguida.

LAS CIUDADES SUBTERRÁNEAS DE LOS DIOSES

Por los testimonios recogidos, a partir de allí partían dos sendas subterráneas principales: una se dirigía al Este hacia la cuenca amazónica en territorio brasileño, y la otra se dirigía hacia el Sur, para discurrir por el subsuelo peruano hasta el Cuzco, el lago Titicaca en la frontera con Bolivia, y finalmente alcanzar la zona lindante a Arica, en el extremo norte de Chile.
De acuerdo por otra parte con las informaciones minuciosamente recogidas en Brasil por el periodista alemán Karl Brugger, con cuyo asesinato en la década de los 80 desaparecieron los documentos de su investigación,  se hallarían en la cuenca alta del Amazonas diversas ciudades ocultas en la espesura, construidas por seres procedentes del espacio exterior en épocas remotas, y que conectarían con un sistema de trece ciudades ocultas en el interior de la cordillera de los Andes.


Desierto de Atacama, Chile

LOS REFUGIOS DE LOS INCAS

Enlazando con estos conocimientos, sabemos desde la época de la conquista que los nativos ocultaron sus enormes riquezas bajo el subsuelo, para evitar el saqueo de las tropas españolas. Todo parece indicar que utilizaron para ello los sistemas de subterráneos ya existentes desde muchísimo antes, construidos por una raza muy anterior a la inca, y a los que algunos de ellos tenían acceso gracias al legado de sus antepasados.                                       
Posiblemente, el desierto de Atacama en Chile sea el final del trayecto, en el extremo Sur.              
Estamos hablando pues, al final del trayecto, de la zona que las tradiciones de los indios hopi citados al inicio de esta artículo —allá arriba en la Arizona norteamericana—, señalan como punto de arribada de sus antepasados cuando —ayudados por unos seres que dominaban tanto el secreto del vuelo como el de la construcción de túneles y de instalaciones subterráneas—, se vieron obligados a abandonar precipitadamente las tierras que ocupaban en lo que hoy es el océano Pacífico.
Pero la localización de las señales concretas —que existen—, el desciframiento adecuado de sus claves correctoras —que las hay—, así como la decisión de dar el paso comprometido al interior, es —como siempre sucede en todo buscador sincero— una labor tan comprometida como intransferible.
Información adicional: Project RedBook – Subterranean Worlds / Alien-Human Underworlds



TEXTO DE CIENCIA EXTRATERRESTRE, de Pedro Romaniuk

Pagina 36

Pirámides y su finalidad

Pirámides y más pirámides existen hoy en diversas partes del mundo, con distintos formatos, dimensiones y efectos que generan.
Colosales obras arquitectónicas a las que no podemos imitar actualmente, y menos aún, opinar sobre los métodos utilizados en su construcción. Moles silenciosas llenas de secretos, sobre cuya magnitud muy poco conocemos; pero hoy si aceptamos que en sus entrañas,  esconde fuerzas, energías y poderes tan tremendos que harían palidecer al más sabio de los hombres de la Tierra, de llegar a conocer solo una parte de los mismos. También, guardan simbólicamente en su interior, la información concerniente sobre centenares de muy antiguas civilizaciones que existieron, hace millones de años atrás.
         Pero a medida que el hombre actual, vaya adquiriendo un mayor conocimiento sobre ellas, irá comprendiendo mejor a las leyes universales; irá controlando fuerzas naturales de una magnitud que nunca soñó siquiera.
       Docenas de tales pirámides se hallan en perfectas condiciones hoy, en Egipto, China, India, México, Colombia y Guatemala pero otro tanto o más, se irán descubriendo  a  breve  plazo  de  tiempo.  En  las profundidades del Océano Atlántico -el sector del Mar e los Sargazos o las Islas Bermuda, en las selvas del Mato Grosso -de Brasil y sectores cercanos de Perú, Bolivia, Venezuela y Colombia, en África, Océano Pacífico, etc., irán apareciendo más y más pirámides.
     En el denominado "triángulo misterioso" de las Bermudas, no solo aflorarán conjuntos de gigantescas pirámides, sino también  restos  del antiguo imperio Atlante que incluirá obeliscos, templos y otras obras maravillosas, a medida que el tiempo vaya transcurriendo. Los Atlantes  -es nuestra opinión-, no sólo poseían un profundo conocimiento de los extraordinarios poderes -factibles de controlar a través de las pirámides-, sino incluso fueron los constructores de muchas de ellas, hace millares de años atrás.
       Entre las más conocidas de hoy, se hallan las tres gigantescas situadas en Egipto, en las arenas ardientes de Gizeh, donde otras tres pequeñas sin terminar, permanecen a la espera de entregar sus secretos, a quienes logren el nivel de entendimiento y comprensión suficiente, como para llegar a entenderlos  y su correcto empleo para el bien del hombre únicamente.
       Colosales obras de casi 150 metros de altura sobre la superficie terrestre, esconden mucha mayor altura hacia las entrañas de la tierra, sobre la base de complejísimas galerías y túneles subterráneos, todo construido en bloques de piedra granítica y macizas, transportadas desde lejanas regiones. Los métodos utilizados en la elaboración de los millones de bloques graníticos -corte, escuadre y pulidos demuestran que existió un sistema desconocido por nosotros. Fueron elaborados en  ese lugar, ya que así lo demuestran sus encastres y diferentes cortes existentes en los ángulos, los que iban surgiendo a medida que se iba levantando la pirámide.
        Prueba de ello también lo obtenemos, ante la falta absoluta de las montañas de restos físicos, que lógicamente deberían existir hoy mismo en sus cercanías, tal como surgiría de. los actuales métodos utilizados por nuestra ciencia actual.
        En cambio nada hay ni siquiera "rampas lo suficientemente fuertes como para "arrastrar o transportar" bloques de un par de miles de toneladas.
        Keops, Kefren y Micerino, fueron bautizadas las tres enormes pirámides egipcias, a cuyo costado, se hallan otras tres más pequeñas sin terminar aún, desconociéndose las causas que provocaron su abandono imprevisto e instantáneo.
       Keops o Khufú (se pronuncia jufú) es la mayor de las tres; Kefrén o Khaef-re (se pronuncia jaef-reh} le sigue en tamaño, y finalmente Micerino o Menkau-re (se pronuncia mencoré).
       En lo que respecta a la palabra o forma de la pirámide, se cree que se origina de túmulo, cuyo significado simbólico proviene de  tumbas de ingreso al otro mundo y no "tumbas de reposo" mortal.
        A un costado, se levanta otra enorme figura simbólica llamada esfinge. Construida dentro de una sola y colosal mole de piedra maciza, de alrededor de 58 metros de largo, por 20 metros de alto.
       Se parece a un enorme animal, que por momentos se asemeja a la cabeza, cuello y pecho de mujer u hombre, y el resto del cuerpo, similar a un león echado al suelo.
      Se cree que la figura de la "esfinge", representaría simbólicamente la existencia de un mismo "ser", bajo formas o planos distintos, tal como el "don de la ubicuidad" que controlan los "seres" de evolución superior.
      A continuación, podemos observar a las tres enormes pirámides ya mencionadas -en la fotografía No. 3, pero debido a la gran distancia que fue tomada la fotografía, no alcanzamos a darnos una idea real de sus colosales dimensiones.
     Solo cuando observamos la toma No. 39 Bis cuando comparamos al gigantesco jinete montado sobre un camello de mayor tamaño aún que él -en relación a uno solo de los bloques.  es cuando nos situamos más correctamente para rechazar de plano toda idea infantil que mencionan a seres humanos arrastrando o levantando a los bloques de rocas graníticas.
      Solo observando profundamente esta fotografía, Podemos damos una idea aproximada de la total imposibilidad de mover siquiera bloques macizos de dos y media hasta cincuenta toneladas de peso casa uno.
      Pero mover, arrastrar y levantar no sólo a un bloque de cinco, veinte o cuarenta mil kilos, sino alrededor de dos millones doscientos cincuenta mil de ellos, es imposible aceptarlo.
        Pensemos además, sobre terraplenes de tierra y cascotes apisonados como los que se hallaron en una de ellas, donde solo podrían caminar unos cuantos obreros, pero jamás podrían hacerlo  mil hombres  todos juntos, arrastrando un bloque de  cuarenta mil kilos, (40 kilos por persona), pero no en zona llana sino en ángulos de alrededor de 51 grados.  (hacemos notar que estos detalles corresponden a la pirámide Keops).



   Además podemos preguntar ¿en qué forma se transportaron algunos bloques desde aproximadamente 700 kilómetros de distancia? ¿Ferrocarriles, camiones, carretas o arrastrando?  Al menos que sepamos, los Egipcios no poseían trenes, camiones ni carretas -ya que según nuestros conocimientos ortodoxos, ni siquiera se había inventado la rueda-.
      Arrastrando. jamás podría hacerse con bloques de 40 toneladas, sobre las  flojas arenas del desierto (700 kms., eran las distancias aproximadas de Asuán y el Río Nilo hasta Gizeh).
      Pero otro detalle muy importante, radica en la forma en que se elaboraron a todos y cada uno de los varios millones de bloques graníticos, que se utilizaron en las varias pirámides construidas en Egipto.
      Piedras durísimas a las que hubo que cortar escuadrar pulir y amoldar al ángulo que se presentaba en cada oportunidad. Luego, colocar los bloques de varias toneladas de peso cada uno, unos sobre otros dejando una junta tan exacta y finita  que ni siquiera podía penetrar la delgada hoja de una cortapluma.
    Así  podríamos citar otra docena de distintos detalles, pero siempre  inexplicables  para los conceptos clásicos y ortodoxos de nuestra actual tecnología científica. Ante ello, surge un interrogante final, determinante y definitivo, al que no podemos pasar por alto.
       El mismo se refiere, a que si ¿fueron o no los Egipcios quienes construyeron las pirámides?. Para responder a este interrogante, previamente debemos aclarar varios puntos.
    Los medios y poderes de nuestra tecnología científica actual ¿son o no superiores a los que dominaron los Egipcios en su época? Creemos y lo aceptamos que si tal como lo demostraron las investigaciones arqueológicas ya aceptadas y "oficializadas".
      Ante ello, solo caben dos caminos: o nuestros conocimientos sobre los Egipcios son totalmente equivocados, y nuestra ciencia actual, deberá retractarse y reinvestigar nuevamente a los Egipcios, ya que no está en condiciones de construir pirámides similares; y menos aún, llegar a conocer los tremendos  secretos  que esconden en sus entrañas, cada una de ellas.
       El segundo camino que resta, y es el más correcto es nuestra opinión personal que lo apoya plenamente, significa que no fueron los Egipcios quienes construyeron las pirámides  y tampoco llegaron a conocer totalmente sus "secretos" Ellos , solo fueron los "herederos" de las mismas, en base a otros "sabios" más antiguos que ellos que se las transmitieron.
     Sabios Atlantes es nuestra opinión que le siguen en orden hacia atrás, integrantes del "Consejo de sabios" que gobernó durante siglos, al imperio más poderoso y avanzado de los que tengamos conocimiento.
        Tal raza Atlante, recibió desde el comienzo de su existencia y en un período de tiempo muy reducido, una extraordinaria cantidad de conocimientos y experiencias prácticas , complementado a una avanzadísima tecnología científica  dominio de fuerzas y energías de una magnitud tal que superaría a todo lo que hoy conocemos y controlamos nosotros.
          Todo ello, no solo les fue revelado por "seres" extraterrestres procedentes de otros mundos mucho más viejos, avanzados y evolucionados que el nuestro actual , sino incluso, que fueron "gobernados" directamente por tales "inteligencias" superiores durante centenares de años.
                Pero, a medida que tales "seres" se fueron retirando (por muerte) y gobernaron sus hijos más tarde los hijos de sus hijos y así sus descendientes terceros, cuartos y más allá. Poco a poco y con el tiempo, los valores, poderes y riquezas humanas se fueron invirtiendo por riquezas y poderes materiales.
                Cuando comenzaron los excesos de comodidades, de medios y de otras "cosas" físicas que con el tiempo se fueron convirtiendo en ambiciones. Cuando tales ambiciones se fueron cumpliendo más y más, hasta incluso llegar a superar a las necesidades reales, allí, comenzó el  descontrol  y allí fue precisamente, donde la raza Atlante se fue desviando.
         Cada vez mayor fue el descontrol, hasta que todo el sistema y los poderes que en un instante fueron maravillosos se convirtieron en un ruidoso contrapeso que los empezó a arrastrar hacia un abismo destructor.
            Pero como en todas las razas habidas y por haber, hubo seres humanos que se superaron y no se dejaron arrastrar por la vorágine que ya, había contaminado a un porcentaje mayoritario.
            Esos seres de mayor evolución que solo fueron -los "sabios" que mencionamos, ellos sí tenían conocimiento de los graves cataclismos que arrasarían a gran parte de la poderosa civilización.
            Fue por ello precisamente, que cuando se fueron incrementando los temblores y terremotos, las lluvias y otros fenómenos climáticos extraños, tomaron la decisión de alejarse definitivamente de las 10 islas que componían al fabuloso imperio, llevándose consigo toda su sabiduría espiritual y conocimientos tecnológicos que habían conocido.
             Luego se produjeron los tremendos cataclismos continentales, que arrasaron al poderoso imperio Atlante, hacia las entrañas de un mar que se generó y cubrió su enorme extensión, en un sector que hoy ocupan el Océano Atlántico y el Desierto del Sahara (en partes). Ello, ocurrió hace alrededor de 11.500 años atrás, cubriendo un sector especial donde se levantaban muchas pirámides que fueron también cubiertas por las olas del mar.



Enigmática red de túneles en la Tierra y Marte 


Fuente: Mundo Desconocido. http://www.youtube.com/watch?v=cPL0GLg_E7A

             Mar que luego -en la era de la prehistoria-, historiadores mundiales y famosos como Plutarco, quien al referirse a Egipto, lo denomina como el mar universal de la antigüedad, tal era su enorme extensión cubierta por agua.
          Herodoto, también otro conocido historiador mundial, señaló como el mar interminable que fue Egipto inicialmente.
         Teodoro Súculo también efectuó innumerables apreciaciones similares a las anteriores -entre muchas otras donde al actual Río Nilo se lo llamaba "mar u océano". Hoy, tenemos conocimiento que cataclismos continentales o plegamientos corticales, que se producen en la superficie terrestre cada determinados períodos de tiempo (de los que tenemos conocimientos que ocurrieron en los polos y otros sectores), traen aparejado el hundimiento y afloramiento de determinados sectores, los que hoy siendo mares mañana serán cordilleras.
      Así fue como uno de los sectores neurálgicos o claves del imperio Atlante, donde se levantaban las gigantescas pirámides se convirtió en mar, cuyas olas se encargaron de ir quitando poco a poco, su maravilloso recubrimiento de cristal de cuarzo puro. Así fue como se fue  desprendiendo 50iO  por el efecto del  oleaje marino  y jamás porque fue  robado  como muchos creen aun ya que también habrían robado la cúspide que falta en una de las pirámides, tal como se puede observar hoy mismo y tal como aparece en la fotografía No. 40.
        Ese pequeño  recubrimiento  señala el nivel del mar que allí existía, el que controlado por medio de un teodolito sobresale de todos los demás. El que permanece como un testigo mudo, del error y desacierto en que incurrió una de las más avanzadas y poderosas civilizaciones, que existieron en nuestro mundo.
Fenómeno éste que hoy puede incluso volver a repetirse con nuestra actual raza, ante la iniciación de una nueva tercera guerra mundial que será atómica.



     Volviendo al punto inicial del escrito, así fue como los Egipcios, luego que se retiró el mar -que mencionaron Plutarco, Herodoto, Súculo y varios otros, dejando libre su fondo marino (que además cabe como única explicación sobre el origen del Desierto del Sahara actual), ocuparon tal territorio donde se levantaban las pirámides. Acá también hallamos la explicación del por que las tres pirámides más pequeñas quedaron sin terminar en forma imprevista, cuando sobreviene el cataclismo, y tampoco quedan "rastros explicativos" que fueron borrados por las olas del mar.
      Así fue como los Egipcios, recibieron gran parte de sus profundos conocimientos humanos y espirituales; así fue como desde sus primeras dinastías, se impuso un conjunto de sabiduría muy avanzada. Como dice nuestra historia: "Probablemente, algunos siglos antes de "la primera dinastía, penetró en Egipto una raza advenediza, que acabó por conquistar todo el país, la que al amparo de una civilización elevada, introdujo allí la escritura, desarrolló las artes, implantó una organización "política y social perfecta".
          Así fue como los Egipcios adoraban al Sol de donde provenían sus reyes y gobernantes durante muchos siglos, -los "sabios" Atlantes en nuestra opinión-, quienes rigieron los destinos de la raza, basados sobre los errores anteriores.
            Fue por ello que solo una parte muy reducida de los conocimientos que dominaban los "sabios" atlantes, les fueron revelados a los Egipcios. Así fue como una tecnología maravillosa, proveniente originariamente de  seres extraterrestres, fue utilizada para construir gigantescas figuras de los "dioses" tal como hoy los observamos.
            Así  fue como tales "sabios" Atlantes, que también penetraron en las razas Incas, Mayas y Aztecas, llevaron sus conocimientos y tecnología a América; bajo su dirección y métodos por sobre todo fueron construidas varias pirámides.
También fueron colosales obras que hoy no estamos en condiciones de igualar, tal como nos lo demuestran las fotografías No. 41 y 42 en mayores detalles.



      En estas pirámides donde no hubo la acción del tiempo, aparecen en perfecto estado de conservación a pesar de los cientos de años de antigüedad. Fue en realidad un Templo para la Oración y control de fuerzas naturales, utilizadas generalmente para favorecer las condiciones climáticas. Prueba de ello, lo tenemos a través de los dólmenes que se observan en un solo sector que el error del hombre confundió con líneas de defensa guerreras que jamás podrían ser tal como cada lector y alumno puede comprobar por sí mismo, que no cumplen tal función.  Fortaleza militar de Sacsahuaman  fue llamada por equivocación; se halla al Norte de Cuzco y en "un solo" sector, donde jamás puede cumplir fines de protección.
         Tales dólmenes, que son en realidad, especies de antenas magnéticas direccionales a cuyo través es posible controlar determinadas fuerzas naturales, tal como el magnetismo terrestre". Altamente beneficiosas para controlar las condiciones climáticas, ya que inciden en las condiciones del tiempo (lluvias, vientos, granizos y otros meteoros naturales).
         Fueron construidos en un solo sector "especial" del Templo, a causa también que se las utilizaba para colocar los cuerpos de los seres que cumplían sus ciclos de vida (cadáveres). Los cuerpos físicos, pueden conservarse en tales "dólmenes" durante muy largos años sin descomponerse, sin emitir olores ni entrar en putrefacción. ; es por ello que están al costado del Templo en forma de pirámide en cuyo epicentro es posible controlar el magnetismo tal como hoy ya se investiga en casi todos los países del mundo.



         Tales son las finalidades de los "dólmenes" que existen no solo en Perú, Islas de Pascua (Chile), etc., sino en casi todos los países.
        La fotografía N. 43, nos muestra la subida hacia tales sectores, construidas con bloques graníticos macizos de varios millares de kilos cada uno, cuyos ángulos, cortes, escuadres y demás procesos de elaboración, demuestran que fueron hechos "allí". Bajo un solo proceso lógico, analítico e irrebatible; "rayos magnéticos" sobre su "cohesión molecular" y nunca otros; lo demuestran la homogeneidad molecular comprobable en los cortes y pulidos. Métodos utilizados por Incas Mayas y Egipcios hace millares de años.
      Métodos basados sobre el control de la cohesión molecular que se utilizó en la construcción de colosales moles graníticas dónde fueron esculpidos los "dioses" (única explicación frente al corte y pulido perfecto que hoy comprobamos). Es por ello que todas las obras citadas, no pueden ser igualadas por nuestra actual tecnología científica, que tan poco conoce sobre el magnetismo; menos aún sobre la fuerza magnética que mantiene unidos a los átomos/moléculas del granito (cohesión molecular).
         Recomendamos especialmente leer un capítulo íntegro sobre los Atlantes, desde su iniciación hasta su final, capítulo VII, páginas 95 a 134 del libro "Desde El Cosmos Nos Vigilan", del autor, 1976.
       Así fue también, como una parte de tales "sabios" Atlantes, en base al conocimiento anticipado de los hechos que ocurrirán en el futuro, planificaron y ejecutaron una colosal obra subterránea, con la máxima celeridad.
       A gran profundidad y en una de sus ciudades, construyeron un conjunto de túneles y galerías, en un sector que hoy compone al Mar de los Sargazos, Océano Atlántico. A casi 7.000 metros de profundidad y en el epicentro de la masa continental  que conforme a nuestro actual concepto ya aceptado de las diez masas tectónicas  principales (2) convirtió a tal sector, en una fortaleza, eterna, indestructible e inalcanzable por nadie ni nada, que no utilice el "único" túnel producido para su construcción.
       En tal complejo subterráneo, los "sabios" Atlantes resguardaron su más avanzada tecnología científica, complementada a medios y elementos como para subsistir centenares de años. El súmmum de los "seres" más evolucionados entre "ellos" , donde la base espiritual y los valores humanos y evolutivos, constituyeron la base imprescindible fueron "acondicionados" en dicha pequeña comunidad subterránea, que resultó indemne a todo cataclismo por grave que fuera, incluyendo los vuelcos o cambios de posición de los Polos.
     Para los lectores y alumnos que aún les cueste aceptar algunos detalles acá expuestos, deseamos mencionarle dos hechos científicos que avalarán lo escrito.
       Para los que duden de los 7.000 metros de profundidad acá mencionados; en la República de Azerbaiyán de la URSS, decenas de científicos que hoy serán muchos más, ya han investigado los túneles y galerías que no solo atraviesan Azerbaiyán , sino incluso Georgia, Persia, Daghestan y cruzan por debajo del Mar Caspio -a una profundidad media de 5.000 metros. Kilómetros y kilómetros de amplísimas galerías y túneles también existen en Asia (Tibet), China, África, y las Américas (donde la Cordillera de los Andes ya demostró estar atravesada por muy profundos túneles).




(2)   El planeta tierra, se compone de diez masas tectónicas continentales principales divididas a su vez en otras más pequeñas. Todas sus subdivisiones son independientes unas de otras y viajan sobre una "capa magnética" muy elástica (es nuestra opinión) que divide al "mundo hueco Central" del nuestro
     Además, cuando mencionamos que la Atlántida se hundió hace alrededor de 11.500 años (mención debidamente registrada en el año 1973) fue recién el 31 de enero de 1977 en que ocho prominentes científicos de la Universidad de Miami, USA, que tras una profunda investigación, por medio de perforaciones efectuadas desde barcos oceanográficos, sobre las capas sedimentarias del Golfo de Méjico, comprobaron algo similar.
      Tales investigaciones científicas, ratificarían que alrededor de 12.000 años atrás se produjeron grandes cataclismos continentales que ahogaron civilizaciones completas, en ese hemisferio norte. Tal anuncio proveniente de integrantes universitarios, confirmarían lo que ya el famoso sabio y filósofo Platón, nos efectuó hace más de 2.300 años sobre el hundimiento del famoso imperio Atlante (ver informe del CIMPEC, La Nueva Provincia de Bahía Blanca, del 3 de enero de 1977).
        Este es el sector terrestre escogido por los "sabios" Atlantes, no solo de condiciones neurálgicas, sino también inexpugnable a indestructible para todo tipo de ataque procedente del exterior; aún incluyendo el supuesto caso de que se le arrojen 1.000 bombas nucleares juntas. Tampoco lo afectarían los peores cataclismos continentales, corticales o vuelcos de los polos, donde cambian su posición en 90 grados tal como ya ocurrió en oportunidades anteriores.
       Para ello, no afecta para nada tanto al mundo establecido en el hueco central de nuestra tierra como a la mayor parte de la kilométrica extensión del otro mundo subterráneo. Esto, surge como consecuencia que al primero nada le ocurre, a causa que es totalmente independiente del nuestro y gira en conjunto con el planeta.
         Con respecto al subterráneo, gran parte del mismo está construido dentro o en cercanías de las masas continentales, donde tampoco se lo afecta mayormente; si experimenta destrucciones, cuando se halla en los deslindes de las masas o sus subdivisiones, donde los deslizamientos corticales o cataclismos continentales, los afecta en casos.
      Así es finalmente como se demuestra, tanto la intervención indirecta como directa y hasta la convivencia de "inteligencias" superiores, procedentes de otros mundos superiores al nuestro, con nuestras antiguas razas que existieron en la tierra.
        Parte de tales intervenciones, tendremos oportunidad de comprobarlas nosotros mismos y a breve plazo de tiempo ya, a medida que vayan aflorando en el Mar de los Sargazos -triángulo de las Bermudas llamado comúnmente, gigantescas pirámides. Colosales pirámides de alrededor de 300 metros de altura Templos de los más extraños formatos y dimensiones obeliscos muy elevados y otros misteriosos complejos y laboratorios.
        Llegó el momento que el hombre de la tierra, logre por sí mismo, el conocimiento de los que "fue" en la antigüedad, y lo que "le espera" en un futuro ya próximo, hasta así llegar por último, al destino final y divino que le espera, como "creación de la Suprema Energía Universal  Dios.









1 comentario:

  1. el capitulo 6 del libro genesis da una clara explicacion acerca de quienes eran estos hombres de fama de la antiguedad. mas clara que el agua no puede estar.

    ResponderEliminar

Gracias por tu colaboración expresando un punto de vista sobre este tema. Una vez moderado,tu comentario aparecerá en el blog.