Buscar este blog

sábado, 18 de mayo de 2013

Desde Zeta Reticuli: Su Majestad Plenipotenciaria Krill


Desde Zeta Reticuli: Su Majestad Plenipotenciaria Krill




¿Existe la diplomacia en otras sociedades lejos de la Tierra? Ó bien, ¿Qué entienden por diplomacia los extraterrestres? La primera pregunta tiene fácil contestación, evidentemente la relación entre los planetas que conforman la Confederación de Mundos se hace en un marco principalmente de respeto hacia otras sociedades, así como de colaboración científica y de otros índoles, siempre y cuando se     busquen los mismos fines, tales como una convivencia pacífica y una búsqueda de evolución superior. Pero fuera de esa Confederación de Mundos de esta Galaxia, existen otras civilizaciones que al parecer, irían por libre y sujetas únicamente a sus intereses particulares,  sin importarles lo mas mínimo que sus decisiones afecten a otros planetas menos evolucionados tecnológicamente como lo es tratándose de la Tierra.



Tomemos  como ejemplo a los rigelianos, una raza originaria del Sistema Estelar Rigel donde  miles de años atrás su planeta se vio inmerso en una guerra nuclear devastadora y como consecuencia de ello sus descendientes, los que ahora visitan la Tierra, necesitan desesperadamente  material genético de origen humano ó animal con el fin de crear un ser hibrido, mitad humano, mitad rigeliano y salvar de este modo su raza. Al parecer los rigelianos, debido a que su sistema digestivo y reproductor quedó seriamente dañado por la radioactividad concomitante,  utilizarían ahora la clonación para reproducirse así como una especie de sopa celular extendida sobre su piel a modo de alimentación, relacionado todo ello con la muerte masiva de ganado bovino a las cuales se han extraído determinadas glándulas necesarias al parecer para la preparación de la citada sopa celular. Tal es la desesperación de esa raza extraterrestre regresiva que  no dudan en utilizar seres humanos para sus fines como así se ha demostrado al encontrar restos humanos en OVNIS estrellados.  Por todo ello y relacionado con la cuestión diplomática en algunas civilizaciones extraterrestres, la conclusión es simple y llanamente que para alguna de esas civilizaciones regresivas, la diplomacia constituye una herramienta de engaño, por supuesto, a quien ingenuamente se deja engañar.

Zeta-reticuliano


Descripción de Zeta-reticuliano

Así, objetivamente, los seres humanos estaríamos pagando los platos rotos de esa civilización regresiva para la cual no existen condicionantes morales tal y como los entendemos aquí. Hablaríamos por tanto de un egoísmo en estado puro, a lo que se oponen otras civilizaciones extraterrestres mucho mas evolucionadas social y espiritualmente que  razas  tales como los rigelianos, zeta-reticulianos o algunas especies de reptilianos.

Rigel
Aparentemente aquella civilización sobreviviente de Rigel no habría aprendido la primera lección cuando su planeta sufrió la devastación de un holocausto nuclear: Evolucionar social y espiritualmente hacia estadios superiores de conciencia y muy al contrario, se empeñan en buscar su propia supervivencia en detrimento de otros planetas menos evolucionados. Algo parecido a lo que sucede en nuestro propio planeta, la Tierra, cuya historia está marcada por guerras recurrentes donde millones de personas sufren y mueren por la codicia de unos pocos y como un mal presagio, cada vez nos acercamos más a la propia historia de Rigel, la devastación de nuestro planeta en un escenario de holocausto nuclear.


Obviamente el concepto de diplomacia tiene una lectura muy particular para aquellos que se rigen por normas propias. Si en todo el asunto de los extraterrestres hubo algo que verdaderamente me hizo sonreír fue cuando leí aquello del embajador zeta-reticuliano y el titulo diplomático que le dieron sus interlocutores en la Tierra y que decía algo así como: “Su Majestad Plenipotenciaria Krill”. Trate de imaginar a un ser macrocéfalo, vestido con algún traje de gala que lo distinguiera del resto de zeta-reticulianos recién llegados en un platillo volante y caminando por un pasillo de soldados en formación de firmes, mientras se dirigía al encuentro del general  Dwight Eisenhower, allá por el año 1954, hecho que lo narra con suma claridad Rafael Palacios en su libro Extraterrestres, el secreto mejor guardado.

Dwight Eisenhower
¿Pero cuáles eran las intenciones verdaderas  de Su Majestad Plenipotenciaria zeta-reticuliana llamado Krill? ¿A quién de su planeta representaba verdaderamente? ¿Zeta-Reticuli está estructurado como una unidad planetaria o bien existen bloques, países o facciones que funcionan por libre, como es el caso de la Tierra? Quiénes llegaron a un acuerdo con los zeta-reticulianos… ¿Conocían esos detalles o se fiaron de la “palabra dada por un extraterrestre recién conocido”? Preguntas que se suceden a interrogantes.  Y si no fuera por lo trágico, este hecho representaría lo más parecido a una comedia italiana donde los actores estarían interpretando obras diferentes…unos con la inocencia de un niño y los otros con el engaño del actor antagonista que aprovecharía su adelanto tecnológico para sacar provecho de aquellos seres humanos tan escasamente reflexivos en sus actos. Como la realidad enseña, “nadie da nada a cambio de nada”….



En su libro Extraterrestres, el secreto mejor guardado, el escritor e investigador Rafael Palacios describe magistralmente aquellos acontecimientos como un tratado entre humanos y extraterrestres regresivos y  que exactamente no fue una acción diplomática tal como cualquiera de nosotros podría interpretar, unos hechos que se degradaron en los fines buscados, sencillamente por la facilidad con la que mentían los zeta-reticulianos e invalidándolos como interlocutores.
También en su extraordinario libro, Rafael Palacios, nos cuenta todos los entresijos relacionados con la política y el gobierno mundial secreto así como la lucha denodada de un grupo de personas agrupadas en torno al  Disclosure Project  (Proyecto Divulgación), organización fundada en 1993 por Steven M. Greer, parar hacer llegar a la población en general la existencia de la realidad extraterrestre, donde muchos ex-militares, astronautas, científicos y personas que han ocupado puestos de responsabilidad explican y testifican sobre sus experiencias sobre el fenómeno extraterrestre. Tanto en Internet como en YouTube puede encontrarse mucha información al respecto.

Dr. Steven M. Greer
Otro aspecto a tener en cuenta es el de la clonación humana, donde los zeta-reticulianos según parece, son  expertos genetistas y habrían compartido algunos de esos conocimientos con ciertos científicos humanos. Siendo ahora que en los medios de comunicación se habla sobre la conveniencia o no de tratamientos de clonación terapéuticos, los extraterrestres regresivos mas allá de cualquier condicionamiento moral harían uso indiscriminado de esas técnicas genéticas, bien para salvar su raza, crear otra hibrida superior o bien crear razas “esclavizadas”, es decir, condicionadas por ciertos parámetros tales como la fortaleza física, una edad limitada cuyo objetivo fuese delimitar el desarrollo social  así como dotar a esos seres subordinados de “una inteligencia limitada a las necesidades” y que no llegue a superar ciertos niveles que  pongan en riesgo a la propia raza creadora.

Tablas cuneiformes sumerias
Similitud con esta tercera opción se encontraría en los orígenes de la raza humana, donde los annunaki, una raza extraterrestre, habría propiciado la aparición de los seres humanos en un principio con la única finalidad de utilizarlos como mano de obra para la extracción de minerales. Seres creados genéticamente a propósito como hibridación entre simios originarios del planeta Tierra y los propios annunaki, pero dotados con una inteligencia prácticamente nula como sugieren las investigaciones realizadas por el  escritor e investigador Zecharia Sitchin a través de la interpretación de tablillas cuneiformes sumerias. Finalmente una facción compasiva de los anunnaki dotó a los seres humanos, mediante subsiguientes manipulaciones genéticas , de la capacidad intelectual necesaria que nos alejo definitivamente del mundo animal propiamente dicho.

Zecharia Sitchin


Ciertamente, EXTRATERRESTRES El secreto mejor guardado, de Rafael Palacios es un libro que merece la pena ser leído.


  Pag.31

Según el doctor Michael Wolf, la primera recuperación de una nave extraterrestre estrellada en EE.UU. ocurrió durante el año 1.941 en el océano Pacífico, cerca de San Diego (California). “Recuperada por los agentes de la Marina, dentro se encontraron seres grises muertos procedentes de la estrella Zeta Retículi. Por eso se les llamó ‘zetas’ o ‘grises’. La nave y los cuerpos se llevaron a la Sección de Tecnología Extranjera de la Base Aérea de Wright-Patterson en Dayton, Ohio, y se estudió por el Grupo de Estudios Especiales “Retfours”. Después de desmontar la nave se llevaron las partes a S4 e Indian Springs, en el estado de Nevada. Esta nave se estrelló debido a que el pulso de radar, inventado recientemente, se estaba probando en la cercana isla de Tinian, ubicada a tres millas al sur/suroeste de Saipán. Desde entonces, la Marina estadounidense ha mantenido una posición de liderazgo en cuestión de ovnis”.
De acuerdo a los datos que Cooper logró ver mientras era agente de la NSA, en 1953, al menos 11 platillos se estrellaron, con el resultado de 26 seres muertos y 4 vivos. Uno de ellos murió casi inmediatamente y los otros tres lo hicieron al poco. De los diez platillos hallados, cuatro se encontraron en Arizona, dos en Texas, uno en Nuevo Méjico, dos en Montana, uno en Luisiana y uno en Sudáfrica. Cooper coincide con Wolf en que la razón de tanto accidente es que el gobierno norteamericano se dió cuenta de que el radar hacía perder la posición a los pilotos de esos aparatos, por lo que ayudaban a que se estrellaran. Así, el gobierno norteamericano comenzó a utilizar las ondas como armas.
Ya en aquellos tempranos años, y según Bill Cooper, se recuperan por lo menos dos ovnis en perfecto estado, de los que se desconocía tanto el material del que estaban hechos como el sistema de pilotaje o la energía que los movía. Entre los restos, se encontró un pequeño reactor del tamaño de un balón de baloncesto y se comprobó que utilizaba agua como motor. En dos ocasiones, se encontraron otros aliens vivos dentro de ellos. La manera en la que se conocerían dentro del ámbito secreto sería EBE (Entidad Biológica Extraterrestre). Se les nombraría en orden cardinal: EBE1, EBE2, etc.

Según relató el sargento Clifford Stone, en el año 2000, dentro del Disclosure Project, ésta era la manera de proceder en estos casos. “En los años 50, la Fuerza Aérea de EE. UU. Tenía una unidad de élite investigando ovnis al margen del Libro Azul. Aunque los de dentro del Libro Azul creían que esa unidad trabajaba con ellos, no era así. Esa unidad fue organizada inicialmente como el Escuadrón 4602 de Servicio de Inteligencia Aérea. Junto a sus operaciones en tiempo de paz estaba la operación Blue Fly (Vuelo Azul). La operación Blue Fly estaba encargada de recoger los objetos de origen desconocido que caían a la Tierra. Es muy importante recordar que eran específicamente objetos que caían a la Tierra porque en aquella época no teníamos ninguna nave espacial. Como resultado, tenían monitores en Wright Patterson en los que, cuando llegaban informes de ovnis, podían ver desde muy cerca si había la posible necesidad de enviar algún equipo para recuperar alguno de los restos.
La Fuerza Aérea afirma que nunca los utilizó. Yo os cuento que sé que lo hicieron. Pero la intención de la operación Blue Fly en tiempo de paz era llegar y recuperar objetos de origen desconocido que impactaban con la Tierra. Posteriormente sería expandido en 1957 para cubrir todo tipo de objetos de origen desconocido, incluyendo naves espaciales. Y se convertiría en parte de lo que ellos llamarían en Octubre de 1957 el Proyecto Moon Dust (Polvo Lunar)”.

El primer extraterrestre recuperado fue conocido como “EBE1”; se alimentaba de clorofila, es decir de la luz, por lo que se encargó a un biólogo que lo cuidara. Según Bill Cooper -cuyo testimonio ha sido refrendado, como hemos visto, por el coronel Phil Corso, y otras personas que aparecerán a lo largo del libro- permaneció vivo y atendido durante el primer año. En el segundo, empezó a ofrecer revelaciones a las personas que le cuidaban, lo que daría lugar al “Libro amarillo”. Según Cooper, “EBE era mantenido en un ambiente libre de ondas electromagnéticas, porque tenía tendencia a ‘desaparecer’ entre las paredes”. En 1951 cayó enfermo. El doctor Mendoza fue encargado de intentar salvarle hasta el año 1952 en el que, finalmente, falleció.
Ese mismo año, el Gobierno Secreto de los Estados Unidos -ya conformado por Dwight Eisenhower- sintiéndose amenazado por el superior poder de esta raza alienígena, crea el Proyecto Sigma, con el que comenzaría a enviar mensajes de ayuda al espacio en 1953.

Pag.39

¿Se puede mantener en secreto una cuestión como ésta durante tanto tiempo?
El sargento Clifford Stone tiene pruebas de que los secretos se pueden guardar durante mucho tiempo. En la discusión sobre los ovnis, la cuestión que se plantea últimamente es si cualquier gobierno puede mantener los secretos. La respuesta es inequívocamente ‘sí’. Y una de las mejores armas que la comunidad de espionaje tiene a su disposición es la predisposición del pueblo norteamericano, de los políticos norteamericanos, y de los escépticos profesionales, que tratan de desacreditar todas las informaciones ovni. Éstos salen inmediatamente y dicen, oh, no podemos guardar secretos, no podemos guardar secretos. Bien, la verdad es que sí podemos.
La Oficina de Reconocimiento Nacional (NRO) se mantuvo en secreto durante muchos, muchos años. La mera existencia de la NSA se mantuvo en secreto. El desarrollo de la bomba atómica se mantuvo en secreto hasta que explotamos una, que hubo que explicar a la gente qué pasaba. Estamos condicionados por nuestros propios paradigmas para no aceptar la probabilidad o la posibilidad de que una civilización inteligente altamente avanzada nos esté visitando. Tenemos evidencias en forma de informes altamente creíbles sobre objetos que han sido vistos, y de las entidades de dentro de esos objetos que han sido vistos. Aún así, seguimos buscando una explicación prosaica y despreciamos las partes de la evidencia que no encajan en nuestro paradigma. Así que es un secreto auto-mantenido. Puedes ocultarlo a la vista de todos. Es un suicidio político ir y empezar a llamar a las agencias de inteligencia para pedir la liberación de esa información. Así que la mayoría de los miembros del Congreso -y lo sé porque he trabajado con muchos de ellos en esta línea-, te obstaculizarán y tratarán de no hacer nada de eso. Puedo nombrarte a tres miembros del Congreso a los que se pidió una investigación en el Congreso de lo que sucedió en Roswell.

Si las informaciones de Bill Cooper son correctas, al tiempo que se producía el contacto con estos extraterrestres grises, una raza de Extraterrestres totalmente humanos se entrevistó con el Gobierno norteamericano en un lugar que Cooper no puede precisar. Lo que sabe es que “estos extraterrestres procedentes, presuntamente, de las Pléyades, avisaron a los gobernantes estadounidenses que tuvieran cuidado con esa raza de extraterrestres, ofreciéndose para ayudarnos en nuestro desarrollo espiritual. Para ello, solicitaron a los gobernantes que abandonaran las armas atómicas y que lucharan por la justicia y por la regeneración ambiental de la Tierra. Esta raza se negaba a donar tecnología a una raza tan demostradamente belicosa como la humana”. Confirmando este dato, en el año 1952 se publicó en varios periódicos norteamericanos que una cantidad de ovnis habían sido vistos sobrevolando la ciudad de Washington, en las áreas de la Casa Blanca, el Pentágono y el Capitolio. Muchos de los testigos eran personal de las Fuerzas Aéreas que se hicieron eco de las informaciones aparecidas en el radar, lo que hizo que la base de Saint Andrews se pusiera en alerta. Un experto, identificado posteriormente como el Capitán E. J. Ruppelt, hizo las siguientes declaraciones: “No tenemos evidencias de que fueran platillos volantes, pero tampoco tenemos evidencias de que no lo fueran. Simplemente, no sabemos lo que eran”. Los objetos se movían a una altura de 500 metros y describían las típicas aceleraciones propias de las naves venidas de otros mundos. Otro experto del departamento de Inteligencia aerospacial de la Base de las Fuerzas Aéreas de Wrigtht-Patteron, en Ohio, fue enviado a investigar el tema.

Base de las Fuerzas Aéreas de Wrigtht-Patteron
Para algunos, éste fue el intento por parte de una raza gente de las estrellas completamente humanas por evitar lo que iba a suceder poco tiempo después: el encuentro del presidente de los Estados Unidos de América con una raza de seres de perversas intenciones. Tanto Bob Dean, como Bill Cooper o Clifford Stone, entre otros muchos, coinciden al describir la raza de humanos estelares. “si los vieras por la calles no los diferenciarías de cualquier otro ser humano”.
La veracidad de estas trascendentales informaciones ha sido investigada a través de los archivos de prensa de la época y la propia agenda de actos del Presidente Eisenhower. De acuerdo a los datos que se hicieron públicos en la época, el Presidente se tomó unas inesperadas vacaciones entre el 17 y el 21 de febrero de 1954, en Palm Springs, California. Sorprendentemente, el 20 de enero el presidente “desapareció”, es decir, nadie le encontraba, lo que dio lugar a especulaciones sobre que, quizás, había muerto. Su secretario de prensa dio una rueda de prensa bastante inusual el mismo día 20, explicando que había perdido un empaste de un diente y había tenido que ir al odontólogo. Tal fue el revuelo originado que al día siguiente apareció, en rueda de prensa, el propio “dentista del presidente”. Sin embargo, el investigador William Moore, que se pudo hacer con los documentos oficiales de este incidente, comprobó que la historia del dentista era una tapadera para ocultar dónde había estado realmente el presidente. La teoría es que aprovechó ese receso para ir a la base aérea de Muroc Airfield, más tarde renombrada como Edwards.

El documento que señala directamente a que Eisenhower participó en esa reunión procede del metafísico californiano Gerald Light, quien en 1954 escribió una carta al director de la Fundación para el estudio de fenómenos paranormales, Meade Layne. En ella, Light le informaba de que había acudido a esa reunión acompañando al presidente, junto con el doctor Edwin Nourse (1883-1974), el primer jefe del consejo de asesores económico de la presidencia entre los años 1944-1953 y que fue consultor del presidente Truman. Oficialmente se había retirado de la vida privada en 1953 y su cometido allí era asesorar sobre el impacto económico que podría conllevar un eventual “Primer Contacto” con seres extraterrestres. El Cardenal James Francis MacIntyre, cabeza de la Iglesia en Los Angeles, como obispo entre los años 1948-70, emitía la opinión religiosa del cuarteto. Su importancia radicaba en que había sido elegido como el primer cardenal del Oeste de Estados Unidos por Pío XII en 1952. Dado su rango, podía emitir una opinión que implicara al Vaticano aunque no se ha podido leer su correspondencia para confirmar su presencia en esa reunión. El cuarto miembro de la delegación era Franklin Winthrop Allen, un reportero de 80 años que había trabajado para el grupo de periódicos Hearst. El daría la opinión de los medios de comunicación.

La carta de Light dice así:

“Mis queridos amigos: acabo de volver de Muroc. La noticia es verdadera; ¡devastadoramente verdadera! Hice el viaje junto con el periodista Franklin Allen, el asesor de economía Edwin Nurse y el obispo de Los Angeles, MacIntyre-(no divulguéis sus nombres por el momento, por favor-. Cuando nos permitieron entrar en el área restringida -después de aproximadamente seis horas en las que fuimos interrogados en cada aspecto, incidente, evento de nuestras vidas tanto públicas como privadas- tuve el presentimiento de que el mundo había llegado a un final de realismo fantástico. Jamás había visto tantos seres humanos en un estado de completo colapso y confusión al darse cuenta de que el mundo tal y como lo conocían había terminado. (...) La realidad del otro plano de la realidad ha sido modificada de una vez y para siempre de los planos de la especulación y se ha convertido en un estado de consciencia de cada responsable científico y grupos políticos.
Durante los dos días de visita, vi cinco diferentes tipos de naves que estaban siendo estudiadas y manejadas por nuestros oficiales de la fuerza Aérea -con la asistencia y el permiso de los “Etéricos-. No tengo palabras para expresar mis reacciones. Ha ocurrido finalmente. Ahora ya es cuestión de historia. El Presidente Eisenhower, como probablemente sepáis, fue conducido a Muroc una noche durante su reciente visita a Palms Springs. Y es mi convicción que ignorará los grandísimos conflictos entre las diferentes autoridades y se irá directamente a la radio y la televisión para anunciarlo si la espera continúa por mucho tiempo. Por lo que yo me he podido enterar, se está preparando un discurso oficial al país para mitades de mayo”.

Palms Springs, California
 El impacto de aquel evento fue tal que, según el investigador italiano Cristoforo Barbato -y tras la negativa del gobierno norteamericano a que el obispo informara al Papa-, en aquellas fechas el Vaticano decidió poner en marcha sus propios servicios secretos, bajo el acrónimo de “SIV” (Servicio Información Vaticano). La encomienda fue para la poderosa Compañía de Jesús, entidad a la que algunos investigadores asignan un papel preponderante en la Iglesia, por encima, incluso, del Papa. El propio cardenal MacIntyre y el cardenal de Detroit, Edward Mooney serían los principales informantes del Papa Pío XII, que sería el primer jefe del Vaticano que disfrutaría de estos servicios. De acuerdo a Cristoforo, el contactado Geoges Adamski -uno de los padres de la ufología-, se habría llegado a entrevistar con el Papa, previo a un contacto efectuado con seres de las Pléyades, primero en los Estados Unidos y después en el propio Vaticano.

El Papa Pio XII
Con el fin de conocer la evolución del famoso Planeta X que se estaría acercando a la Tierra y daría cumplimiento a las profecías, el Vaticano se dotó de un gran radiotelescopio, colocado en Alaska, al mando siempre de la Compañía de Jesús. El grado más alto de secreto en los servicios secretos vaticanos, equivalente al “Cósmico” en la terminología de la OTAN es el “Omega”.

Aparte de Cooper, tan sólo unas pocas personas han podido confirmar este trascendental evento. El padre del sargento de la Marina, Charles L. Suggs, del mismo nombre (1909-1987), era comandante del mismo cuerpo cuando estuvo en el famoso encuentro de la base Edwards (Muroc) con Eisenhower. El sargento Suggs contó la experiencia de su padre en una entrevista con un investigador ufológico en 1991. Según él, su padre acompañó al presidente el 20 de febrero, al igual que otros oficiales. Se encontraron y hablaron con ‘dos blancos y rubios nórdicos’ de ojos azules y labios incoloros. El portavoz se encontraba a unos pasos de Eisenhower y no le dejaba acercarse más. Un segundo ‘nórdico’ permanecía en la rampa de un platillo bi-convexo que se sostenía sobre un trípode. De acuerdo a lo relatado por Charles Suggs, había cazas B-58 en la explanada donde sucedió el encuentro, aunque oficialmente no comenzaron a volar hasta 1958. Los visitantes decían venir de otro sistema solar e hicieron numerosas preguntas sobre las pruebas nucleares que se estaban efectuando.




Secuencia 1 de 2



Secuencia 2 de 2

Según las investigaciones de John Lear, antiguo capitán de pruebas de aviones en la compañía Lockheed, que tuvo buena relación con el que fue director de la CIA, Bill Colby, hubo dos encuentros. Uno primero, con unos extraterrestres de aspecto humano, al que se puede referir este último testimonio y otro de 1954, con los extraterrestres grises. Al igual que afirma Cooper, Lear relata que el encuentro con los grises se produjo en la base aérea de Holloman, en Nuevo Méjico, que supuestamente sería la sede de otras reuniones con los extraterrestres que llevarían al tratado de 1954. Los productores audiovisuales Robert Emenegger y Alland Sandler confesaron en 1972 haber visionado grabaciones de los contactos entre extraterrestres grises y humanos terrícolas ocurridos en la base de Holloman en 1971. Estos dos productores, que trabajaron para el Banco de América o Richard Nixon, terminaron por crear un documental en 1970 llamado UFOs, Past, Present and Future (Ovnis: pasado, presente y futuro) que terminó siendo un clásico del género. Este mismo trabajo sería ampliado a finales de la misma década, incluyendo la narración de un especialista francés de nombre Jacques Vallée. Sin la menor duda, este documental sirvió de inspiración a Steven Spielberg para su renombrada película “Encuentros en la tercera fase”

Imagen de la pelicula Encuentros en la Tercera Fase
Bill Cooper refrenda que en 1954 los grises aterrizaron, efectivamente, en la base de Hollloman. El Extraterrestre, Krill, presentado como “Majestad Plenipotenciaria”, recibió un documento que debía firmar para dar por sellado el acuerdo. La crónica de Cooper es que dijo venir de Orión, concretamente del planeta Beltegeuse, un astro que se estaba muriendo y por ello, sus habitantes no iban a poder sobrevivir. Eso sí, según Cooper, estos alienígenas mentían mucho, así que él mismo pone en entredicho este mismo dato. Después de este primer acercamiento, llegó otro aterrizaje en la base Edwards en el que finalmente, se firmó un acuerdo entre los aliens y el gobierno secreto estadounidense. El símbolo de los aliens es descrito por Cooper como de forma “trilateral”.
Siempre según Cooper, y corroborando las informaciones anteriores “existe un filme de todo esto y que sería la base sobre la que se inspiró Spielberg, al que el MJ-12 habría sugerido “reformas” en su film para que no se pareciera demasiado a la realidad. El acuerdo sería que nadie interferiría en el futuro del otro, y se mantendría en secreto. Los Aliens proporcionarían tecnología a los norteamericanos comprometiéndose a no proporcionársela a ninguna otra nación. Al parecer, mentirían una vez más y harían el mismo pacto con los soviéticos”.



El coronel Phil Corso confirma que el Proyecto Sigma, finalmente, logró establecer comunicación con los extraterrestres, pues vio esos documentos cuando trabajaba en la Casa Blanca, aunque no aclara la fecha en que esto sucedió.
“Estuve cuatro años en la Casa Blanca y empecé a recibir informes, pero eran sólo informes. Tenía todos los permisos de seguridad, así que podía obtener los informes, incluso los que estaban en código secreto. Una vez conseguí uno que decía que la NSA estaba recogiendo señales del espacio, que no eran simplemente ruido espacial, o cifrados, o algo que no pudiésemos leer; eran señales muy perfectas y parecía que ‘alguien’ estaba dirigiendo un mensaje real. Pero no fuimos capaces de descifrarlo. Era un mensaje bien coordinado. No era ruido espacial ni nada de eso, ni ruido que estuviese llegando.
Era un patrón de comunicación. La evaluación concluyó que debía provenir de seres del espacio exterior. Yo conseguí ese documento en la Casa Blanca porque tenía todas las autorizaciones de la NSA. Después volví y el General Trudeau me metió en ello. Él había organizado un proyecto de Investigación y Desarrollo. Al principio, yo era un asistente especial. Una semana después, se creó la División de Tecnología Extranjera, y me colocaron al mando. Allí empecé a obtener los informes de la autopsia de extraterrestres, así como de otros accidentes y de los artefactos recuperados. Llegué a visitar el lugar [cerca de Roswell, Nuevo México] un par de veces…
Cuando entré en ‘Investigación y Desarrollo’, heredé todos esos artefactos y los informes de las autopsias del Hospital Walter Reed. En Walter Reed hay un laboratorio, que era financiado por nosotros. Fueron quienes hicieron las autopsias para nosotros. Pero no dejamos allí ni una copia de los informes. Todas las copias las cogimos porque era nuestro laboratorio, financiado por nosotros. Así que allí empezamos a obtener pruebas de que había ocurrido un accidente realmente en Roswell”.

La información del doctor Michael Wolf, director durante un tiempo de los equipos Alfphacom que lidiaban con los asuntos ET para el MJ-12, coincide a grandes rasgos con la proporcionada por Cooper, y especifica que el nombre dado a la asociación con los extraterrestres grises, fue Proyecto Centinela. Los extraterrestres tenían un conocimiento enorme sobre genética que era esencial para el éxito de un Proyecto secreto en el que este doctor estaba implicado: nada más y nada menos que la creación de un ser humano clonado. “J. Omega” creció en un tanque de agua desde un embrión creado artificialmente y en el que se había utilizado ADN del propio Doctor Wolf, que lo consideraba su hijo. Se requirió un año exactamente antes de que estuviera preparado para ser despertado. El Doctor Wolf dijo que, cuando se le sacó del tanque, parecía tener una edad de veinte años, con una gran inteligencia potencial pero lleno de inocencia. Cuando los superiores del Doctor Wolf ordenaron la eliminación del J. Omega, con la ayuda de un General amigo, lo sacó a escondidas fuera del Área 51. “Sentí como un pecado crear un ser con emociones y un alma, y luego enviarlo a la batalla. ‘J.’ está seguro y bien. Se colocaron varios tejidos orgánicos en su cuerpo para mantenerle libre de enfermedades. Él sabe quién es y cómo fue creado. Él es casi idéntico a cualquier ser humano y podría pasar fácilmente un examen médico. Los Zetas estaban satisfechos con el resultado. J. me dijo que deseaba hacerse profesor. Le dije que nunca entrara en contacto conmigo porque es demasiado peligroso”. La película “La isla” del año 2005 basa su argumento en un relato muy similar. la creación de clones para proveer de órganos a millonarios “patrocinadores” que de esa manera alargan su vida.

Fotograma de la pelicula La Isla
En el acuerdo firmado con los extraterrestres se especificaba que podrían secuestrar a un número limitado de humanos para sus experimentos, con el compromiso de que no serían dañados y serían devueltos a su lugar de secuestro y que no se acordarían de nada, informando puntualmente de todos ellos. El término usado para referirse a esos secuestros sería el de “abducción” y la literatura sobre este tipo de fenómenos es muy abundante, aunque ha sido catalogado como un desorden mental por los psicólogos. La tesis de Bob Dean es que nadie ha sido abducido sin su consentimiento. Asimismo, los “zetarreticulianos” también podrían secuestrar a un número indeterminado de cabezas de ganado. Según Wolf: “extraer recoger tejidos de animales, a través de las llamadas mutilaciones de ganado, tenía como fin producir tejidos orgánicos, partes especializadas de una célula que parecen y funcionan como un órgano y que se pueden implantar en seres humanos para filtrar contaminantes del aire, agua, comida, etc”. La experimentación secreta actual se está llevando a cabo sobre seres híbridos, parte Zeta y parte humanos o “intermedios” como los llama el Doctor Wolf. Estos tejidos orgánicos se pueden utilizar, también, para alterar las hormonas del cuerpo y para cambiar los precursores en el cerebro de tóxicos a no tóxicos. “Estas células son diminutas y no son un procedimiento invasor. La genética del ganado es muy parecida a la de los seres humanos”, afirmaba el mencionado doctor Wolf. Toda la fantástica investigación y desarrollo en nanotecnología y creación de tejidos artificiales sería heredera de estos proyectos secretos.



Asímismo, sobre las bases de ese acuerdo secreto, se realizaría un intercambio de 16 personas para que cada uno de los bandos conociera la cultura del otro. Según Cooper, un grupo de humanos fueron a Orión representando a la Tierra pero se desconoce qué les ocurrió allí.
La última parte de ese acuerdo secreto desvelado por Cooper y confirmado, entre otros, por Wolf, fue la construcción de una base subterránea exclusiva para los Reticulianos y otra de uso conjunto. La primera está situada en un área conocida como Dulce y se encuentra a caballo de los estados de Utah, Arizona, Nuevo Méjico y Colorado en reservas indias. La segunda, en la reserva india de Dreamland, es mejor conocida como “Area 51” y se encuentra en Nevada, muy cerca de las Vegas. Tanto Wolf como Cooper coinciden en que todo el personal que trabaja allí es de los servicios secretos de la Marina. El porqué, se desconoce.

El escritor e investigador Rafael Palacios


Pagina Web de Rafael Palacios rafapal.com

5 comentarios:

  1. e leido este articulo y estoy intentando asimilarlo joder si todo esto es verdad y cre que lo es hay que joderse, aunque siempre lo pense solos no podiamos estar con lo infinita que tiene que ser la galaxia y con sus respectivos sistemas solares, tienen que haber muchas formas de vida inteligentes y estoy seguro que mucho mas inteligentes que nosotros.y puede haber vida tamto sea un planeta como una estrella.y segun epodido comprender hay ya unas 57 formas de vida dios los llamados grises de z,reticuli o z,reticuli 2 u algo hasi. y de esos que llaman rectilianos y parece ser que no bienen tan amigables comno podriamos haber pensado. un saludo que venga bien.PD esto sera peor que la guerra de los mundos.

    ResponderEliminar
  2. Extendido articulo. Sin ánimo de resultar zarandeantemente crítico, pero resulta curioso que siempre haya una fuente "semi-anónima" o "semi-pública", que haya conseguido recopilar toda la información necesaria para explicar lo que miles de millones de personas no son capaces de concluir con su propio sentido común. Repito, no trato de ser crítico destructivo.

    Añadir hay una forma de explicar mucho más ampliamente la cantidad de continuos cambios en la humanidad (incluidos los avistamientos y contactos humanos-ovnis-extraterrestres), además de catástrofes naturales, aumento considerable de guerras, corrupción, asesinatos, contiendas, enemistades... etc. Y siempre ha estado a la mano de cualquiera. En Estados Unidos, se suele dejar en un cajón de cualquier habitación de hotel, motel. etc...

    Saludos, y aconsejo estén abiertos a aceptar cualquier información siempre que mejore la que ya tienen, no por ser más entretenida. Ojo!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu colaboración expresando un punto de vista sobre este tema. Una vez moderado,tu comentario aparecerá en el blog.