Buscar este blog

domingo, 9 de noviembre de 2014

Cosmonautas y extraterrestres: Kovalyonok apuntó con la lámpara hacia el alienígena, a la ventanilla de la esfera y señaló el número 101101 en código Morse. Al instante, también con señales luminosas, recibió la contestación que decía: “En matemáticas hablamos el mismo lenguaje”. Y acto seguido, algunos de aquellos extraterrestres de casi dos metros de altura salieron de su esférica navecilla, desplazándose en el espacio.

Cosmonautas y  extraterrestres: Kovalyonok apuntó con la lámpara hacia el alienígena, a la ventanilla de la esfera y señaló el número 101101 en código Morse. Al instante, también con señales luminosas, recibió la contestación que decía: “En matemáticas hablamos el mismo lenguaje”. Y acto seguido, algunos de aquellos extraterrestres de casi dos metros de altura salieron de su esférica navecilla, desplazándose en el espacio. 



¿Han visto naves extraterrestres los astronautas? Evidentemente, sí. De algún modo, los astronautas se convierten en embajadores de la Tierra una vez cruzan la estratosfera y el universo se les presenta con nitidez. Hace poco, el astronauta hispano-norteamericano Michael López-Alegría dio una conferencia y alguien me comentaba que se percibía en él, cuando les hablaba,  como si esa interacción con el cosmos le hubiese modificado su percepción de la vida en una filosofía nueva y renovada



Y qué decir tiene como es la transformación y el impacto psicológico en muchos de ellos, cuando en alguno de esos vuelos los astronautas han tenido la “suerte” de encontrarse cara a cara con naves extraterrestres que les acompañaban durante miles de kilómetros o que tal vez les esperan en su destino; como les sucedió a Armstrong y Aldrin una vez pisaron suelo lunar el 21 de Julio de 1969 y al pie del cráter Moltke, en el Mar de la Tranquilidad, una serie de naves extraterrestres permanecían alineadas sobre la superficie lunar, mientras que desde la Tierra les instaban a los muy asustados astronautas para que filmasen aquello.

En una entrevista realizada por el investigador J.J. Benítez al piloto y presentador de TVE, José Antonio Silva, este le comentó que en aquel histórico día de Julio de 1969 él se encontraba en una de las Salas de Transmisión presenciando el alunizaje del Apolo 11, en la Estación Espacial de Seguimiento de Robledo de Chávela, Madrid, dirigida precisamente en aquel tiempo por los norteamericanos y añadió:

“De pronto -le explicó Silva a J.J.Benítez- uno de los astronautas, creo recordar que se trataba de Armstrong, empezó a hablar con gran excitación. Y escuché que decía “Un momento, un momento... “. Algo estaba pasando en la superficie de la Luna. Cuando traté de escuchar, los responsables de la sala nos “invitaron” a salir del lugar...”

¿Qué había sucedido en la Luna para que precipitadamente los norteamericanos obligasen a salir de la sala a los españoles?



Debido a esta conversación de los tripulantes del Apolo 11, se marcó un punto de inflexión en las comunicaciones con el Control Central de Houston y parece ser que desde entonces se tomaron “medidas de seguridad” en las transmisiones hacia la Tierra, acciones que consistirían emitir dos minutos en diferido las imágenes y sonidos que nos llegan desde el exterior, permitiendo de este modo una censura efectiva de cara a la población en general.
  
Tampoco deberíamos olvidar a los cosmonautas Vladimir Kovalyonok y Viktor Savinikh cuando en el año 1961, desde el interior de la estación espacial Solyut 6 , contemplaron con asombro las evoluciones de un OVNI esférico cercano a la Solyut 6, observando cómo desde el interior de la nave alienígena los tripulantes no les perdían de vista a través de escotillas circulares y que al final, ya sin temor alguno, los cosmonautas soviéticos lograran establecer una rudimentaria comunicación con aquellos seres mediante señales luminosas utilizando un foco. Añadir, que curiosamente después de ese primer establecimiento de comunicación, algunos de aquellos extraterrestres salieron de su nave, evolucionando en el espacio aparentemente sin trajes espaciales tal y como lo entenderíamos en la Tierra.

O como reveló Clark C. Mc Clelland, un Operador Remoto de la NASA ya jubilado, que estando de servicio en el Centro de Control de Lanzamiento (Centro Espacial Kennedy), vio a un extraterrestre de 2,4 m. de altura discutiendo con dos astronautas de la NASA que utilizaban trajes espaciales y estaban situados en el contenedor de carga de combustible del transbordador; a la vez que la nave extraterrestre se situaba junto a las toberas de la nave terrestre.



Comparativamente, deberíamos entender que los astronautas viajan en “rudimentarios artilugios” frente a unas naves extraterrestres técnicamente miles de años por delante y podríamos buscar un símil que sería algo así como cruzar el océano Atlántico en una balsa y de pronto, ser rebasados y sacudidos por el gran oleaje de un enorme transatlántico… gobernado por civilizaciones que son capaces de viajar a velocidades hiperluminicas, procedentes de infinidad de mundos habitados. Ello nos llevaría a la percepción de una fragilidad, la de los seres humanos, que se manifiesta cuando nos adentramos en las fronteras siderales, en un medio, a primera vista, hostil y desconocido para nosotros, cuando contemplamos la negrura del fondo cósmico y la quietud de las estrellas.

Solo si las élites gobernantes de la Tierra contemplasen este pequeño planeta desde la lejanía entenderían entonces, que la humanidad es solo una, que todos los seres humanos se mueven en los mismos miedos y necesidades; que deberíamos conservar la ecología de nuestro planeta a la vez que avanzamos hacia otras lejanas fronteras. Entender que la humanidad, en la exploración espacial, debería ir al unisonó, sin ninguna bandera, solo en representación del planeta en su conjunto y ello haría mas fácil la comunicación con esas civilizaciones extraterrestres.



Podemos intuir que la carrera espacial refleja en cierto modo la necesidad de conocimiento inherente de todos los individuos de este planeta: Desde Leonardo Da Vinci y sus ingeniosas maquinas voladoras, pasando por los hermanos Wright cuando en diciembre de 1903 lograron su primer vuelo a bordo del Flyer I hasta los inicios de la cohetería; el ser humano ha querido vencer la gravedad que nos ata a este planeta. Fue en la Segunda Guerra Mundial cuando la Alemania de Hitler utilizó los V-2 para bombardear Londres desde territorio Belga iniciando de este modo la moderna cohetería a reacción. Cuando termino la guerra, rusos y americanos “rescataron” a muchos científicos alemanes como Wernher von Braun, quien diseñó precisamente el cohete Saturno V* que lanzo al espacio al Apolo 11 y que hicieron posible la carrera espacial que conocemos.

*(Las características técnicas de los cohetes Saturno V eran: 110 m. de altura, 10 m. de diámetro, un peso total de casi 3000 toneladas, pudiendo enviar al espacio hasta 118 toneladas. El Saturno V funcionaba en varias etapas, utilizando diferentes combustibles como queroseno refinado (RP-1), oxigeno líquido e hidrógeno líquido. El tiempo de ascensión era de 20 minutos aproximadamente)



Cuando en cierta ocasión he visto volar en la distancia alguna de esas naves extraterrestres, aquello que conocemos como OVNIs, siempre me asalta la curiosidad de preguntarme como serán esos tripulantes que gobiernan aquellas naves prodigiosas. Tal vez, nuestro planeta este siguiendo patrones parecidos de desarrollo tecnológico a los seres de las estrellas, hitos en la aviación y cohetería, sistemas de propulsión y navegación, cartografía espacial y física del entorno estelar, dominio de la gravedad y viajes hiperluminicos hasta tener una idea aproximada de las dimensiones de la galaxia; incluso de viajes intergalácticos.


Entonces, las cualidades de las leyes físicas se tornaran importantes, por ejemplo, la teoría de la relatividad hará posible que el tiempo se “congele” en el marco de referencia de la propia nave y ello, seguramente tendrá implicaciones en el planeta del cual partimos, pues el tiempo allí discurre de manera acelerada. Algunos de los efectos, en el interior de las naves, serán una “atemporalidad dimensional” como han explicado a algunos contactados, es decir, las dimensiones se vuelven algo indefinidas, precisamente  porque se modifica “el espacio-tiempo” en relación con el exterior, entendiéndolo algo así como una “burbuja” donde las condiciones tales como la gravedad o las dimensiones espaciales del exterior no se aplican.

Astronauta durante lanzamiento de cohete.
Desde luego, la profesión de astronauta no es de las más fáciles. Alguien podría llamarlos subrehumanos porque ya en su selección se necesitan grandes conocimientos de aeronáutica y otras ramas de la ciencia, muchas horas de entrenamiento y unas cualidades físicas dignas de admiración, sin contar por supuesto con una preparación psicológica “a prueba de nervios”. Los astronautas se juegan la vida y prueba de ello son los 22 héroes que  han muerto a lo largo de la carrera espacial (cuatro de ellos en la Tierra, en fase de pruebas). En 1957, a bordo del Sputnik 2, la perra Laika fue lanzada al espacio por los soviéticos y completó el primer vuelo orbital, pero el pobre animal murió por sobrecalentamiento, dado que los soviéticos no habían previsto su regreso con vida a la Tierra. El primer ser humano que murió después de realizar un viaje espacial fue el coronel Vladimir Mijailovich Komarov, en abril de 1967, cuando de regreso a la Tierra el paracaídas de la Soyuz no se abrió. Poco después, en el año 1971 los tres tripulantes de la nave Soyuz 11 murieron de regreso a nuestro planeta por una despresurización de la cabina de vuelo. 


La perrita Laika en el Sputnik 2
Más tarde, en el año 1983 el transbordador Challenger estalló a los 73 segundos de despegar y la cabina cayó al océano y los siete astronautas norteamericanos murieron. Para finalizar esta suerte de desgracias, el transbordador Columbia se desintegro a la entrada de la atmósfera terrestre el 1 de febrero de 2003 porque algunas de las losetas térmicas que servían como protección para evitar el calentamiento por fricción con la atmósfera se dañaron durante el despegue, debido a que un trozo de aislante del tanque externo se desprendió y las dañó. Al perderse parte de la protección cerámica, la fricción produjo un sobrecalentamiento del ala izquierda que termino por romperse, perdiéndose  siete vidas humanas.


El fatídico accidente del transbordador Challenger
Todos estos ejemplos pueden servirnos para imaginar en qué condiciones desarrollan su trabajo los astronautas, soportando grandes aceleraciones, cubículos de vuelo muy reducidos (el peso de carga siempre prevalece), calor, vibraciones, estrés, averías, jornadas de vuelo interminables y situaciones, llamémoslas “anómalas” como encontrarse de frente con naves que no son de este mundo, y que bajo la psicología humana llevan a pensar que ellos, los extraterrestres, dominan el tablero de juego. Volando los astronautas en navecillas insignificantes, frente a esa tecnología “mágica” rápidamente se llega a la conclusión de que los extraterrestres no son agresivos como lo es la raza humana, pese a su ventaja tecnológica y como así lo han demostrado en la mayoría de las ocasiones.


 .............................................................................................
Por medio de una crónica del periodista Henry Gris, publicada en la prestigiosa revista italiana Grazia” (n° 277 del 14/10/84) se nos da a conocer una noticia absolutamente decisiva para el esclarecimiento y reafirmacion de la realidad operativa del Siglo XX; es decir: “Somos visitados, tutelados y ayudados en nuestro devenir cósmico, por seres superiores venidos de lejanas galaxias y de otras tantas esferas habitadas del edificio macrocosmico que nos contiene y nos contempla”.



La crónica dice así:

¡EXCLUSIVA, SENSACIONAL NOTICIA DEL ENTE ESPACIAL RUSO!

Por primera vez en la historia de la humanidad, se tiene la prueba de que los alienígenas existen y están interesados en establecer con nosotros contactos concretos. He aquí -momento a momento- todo lo que ha acontecido a 400 km de la Tierra, el 14 de mayo de 1981, cuando dos astronautas...


Salyut 6
Dos astronautas rusos, en misión en el espacio sobre la Salyut-6, han permanecido en contacto durante cuatro días con una astronave procedente de otros mundos. No se ha tratado de alucinación. Los astronautas soviéticos han rodado una película de un poco más de 40 minutos de duración, atentamente examinada fotograma a fotograma (y durante semanas) por las autoridades espaciales soviéticas. Además, ha habido un intercambio de mensajes, entre terrestres y alienígenas: existen fundadas razones para creer que los alienígenas los hayan recibido y comprendido.

La fuente (extremadamente fiable) que me ha hecho esta revelación, ha recibido todos los particulares del General Georgi Timofeevich Beregovoy, jefe de los programas espaciales rusos. Tengo buenas razones para creer que soy el primer periodista en traer esta noticia a occidente. Sea como fuere, todo ha sucedido en una órbita a 400 km de la Tierra, y de ello han sido informadas, en el transcurso de una conferencia especial, no menos de 200 personalidades rusas (científicos, astronautas, responsables de los programas espaciales...) enteramente comprometidas a respetar el “secreto de Estado”: y no solo han sido dados todos los particulares del acontecimiento a estos personajes, sino que también les ha sido proyectada la famosa película, rodada durante los cuatro días de la increíble cita. Que ya no es increíble, desde el momento en que existen las pruebas de que haya sucedido exactamente como los astronautas han narrado, en la famosa conferencia.





DE REPENTE ADVERTIMOS QUE UNA GRAN ESFERA NOS SIGUE.

Pero aquí está toda la historia. Los dos astronautas Vladimir Kovalyonok y Viktor Savinikh, que partieron el 12 de marzo de 1981, estaban completando una misión en el espacio de 75 días, que se debería concluir el día 26 de mayo. Pero algo extraño comenzó a suceder el día 14, alrededor de la Salyut-6... A saber: Kovalyonok, improvisadamente, notó en el cristal de la ventanilla, como si allí se reflejase desde el interior de la navecilla espacial, un objeto esférico. Solo más tarde se dio cuenta de que aquella esfera, que él creía ver reflejada, en realidad estaba en el exterior de la Salyut-6. Era otra navecilla que volaba por el mismo sitio.

A la conferencia, celebrada en el secreto más total, en el tercer piso del Ministerio de Planificación en Moscú, a las 5 de la tarde del jueves 16 de junio de 1981, fue el mismo Kovalyonok para dar el mayor número de respuestas. Porque, inmediatamente después de una primera explicación sumaria de los hechos, por parte del general Beregovoy, y la proyección de la película mencionada, todos los presentes fueron invitados a hacer preguntas, con el fin de quitar cualquier sombra de duda sobre este extraordinario acontecimiento. Y las preguntas no faltaron. Kovalyonok, delante de los doscientos personajes, no reveló nunca ninguna emoción que pudiese hacer dudar de su veracidad de testigo ocular.



Explicó enseguida que la nave espacial de los alienígenas era una esfera absolutamente privada de protuberancias. “Nuestra Salyut-6 -hizo observar luego- tiene forma de botella, pero en el exterior tiene toda una serie de paneles solares, que nos procuran toda la energía necesaria a bordo. En cuanto a las dimensiones, es fácil decirlas: nuestra Salyut-6 tenía una longitud de 16 metros, la esfera de los alienígenas podía tener un diámetro de ocho. Pero lo que me parece francamente sorprendente, concierne a la movilidad de esta esfera y a la posibilidad de alcanzar velocidades muy elevadas casi instantáneamente. Es decir, sin aceleraciones. La esfera podía pasar de la velocidad que le consentía volar a nuestro lado, a una velocidad que le permitía desaparecer en el acto de nuestra vista, prácticamente sin una fase de aceleración intermedia. Sé muy bien que esto puede parecer poco explicable, pero es lo que he visto con mis ojos”.


Los cosmonautas Vladimir Kovalyonok y Viktor Savinikh
Pero volvamos al primer avistamiento: Kovalyonok da un grito a Savinikh, ambos miran la esfera desde dos ventanillas diferentes, y después Kovalyonok coge el tomavistas y rueda los primeros fotogramas de su película. “La verdad es que ambos teníamos casi miedo al pensar qué pudiese ser en realidad aquel objeto que volaba cerca de nosotros” -ha admitido enseguida Kovalyonok-. Con el binóculo podíamos ver que esta enorme esfera tenía, sobre tres filas, una serie de ocho ventanillas: tres (una en cada fila) eran muy grandes, por lo menos seis veces las de la Salyut-6, y las otras veintiuna, podían tener un diámetro de “medio metro”, ha explicado rápidamente, procurando ser lo más preciso posible el imperturbable Kovalyonok (que es uno de los más famosos astronautas rusos, sobrevivido a una clamorosa cita fallida con la Soyuz-25, recordman de permanencia en el espacio con 129 días en 1978).

Estos hechos, Kovalyonok los dijo durante aquella famosa conferencia en Moscú, en presencia de 200 invitados de importancia. Para el resto del relato, tengo que, referir solamente lo que me ha dicho, a su vez, la fuente de la que no puedo citar su nombre y apellidos, pero que ciertamente es muy fiable. Puedo decir que, en la conferencia de Moscú, estaba invitada. Durante toda la jornada del 14 de mayo, por consiguiente, no acaece nada de particular. La esfera continuó viajando junto a los rusos, sin dar señales de vida.

¡LOS VEMOS: PARECEN HUMANOS PERO, QUE EXTRAÑOS OJOS TIENEN!

Y llegó la noche cósmica que, en el mismo momento, es un poco más breve que la terrestre. Y fue con sorpresa que los dos astronautas descubrieron, por la mañana, que la misteriosa esfera se había aproximado. Estaba a 100 metros. Los dos rusos, no hay duda, son personas que conocen su oficio, y habían advertido enseguida que -para sus desplazamientos- la misteriosa esfera no empleaba nada visible: es decir, sobre la argéntea superficie exterior de la presunta nave espacial (un UFO, para entendernos) no había aberturas, toberas, escapes o salidas de reactores de la más mínima clase. A parte de las ventanillas, era solo una enorme bola. 



Pero, a través de las ventanillas, se podía ver el interior. Dentro, había seres vivientes. La forma de estos alienígenas era más o menos la humana. Tenían la cabeza cubierta en parte por cascos, pero ligeros, no de metal. Se diría que fueran capuchas; gorros pero con visera transparente. Y la visera dejaba ver muy bien lo que había debajo; frondosas y largas cejas, y narices en ángulo recto, de tipo griego. Pero lo que más sorprendió a los dos astronautas rusos, fue el tamaño de los ojos de estos alienígenas: ojos el doble de grandes, en relación con los nuestros, pero fijos en el vacío. A través de las ventanillas se veía muy bien que los alienígenas miraban a los dos rusos. Pero sin revelar la menor emoción. Tenían la expresión de los personajes pintados en ciertos cuadros hindúes, con el ojo vítreo y el gesto casi mecánico... ¿serían robots?...

FINALMENTE LLEGA LA RESPUESTA Y ES VERDADERAMENTE EXTRAORDINARIA.

La duda permanecía, a bordo de la Salyut-6, porque además, durante todo el primer día, Kovalyonok se había guardado bien de comunicar a tierra que tenían estos extraños compañeros de viaje. Solamente después de 24 horas, y tras haber rodado despacio un poco de película, sacando luego fotos individuales, y poniendo por escrito declaraciones comunes con Savinikh (las precauciones nunca son excesivas, y para pasar por locos siempre hay tiempo), Kovalyonok tímidamente aludió -en un mensaje a la base- que “le había parecido haber observado algo”, y, vía este cautísimo paso, hasta la revelación final: ¡Aquí tenemos compañía, y no sabemos quiénes son!”. Pregunta más que justa: “¿Qué debemos hacer?...”Respuesta más que obvia: “Continuad teniendo la situación bajo control”.



Sin embargo, durante el segundo día y el tercero, los alienígenas se mostraron bien intencionados más allá de toda posible duda, es decir, amistosos. Desde tierra llegó un “¡No!” que hizo retumbar la astronave, cuando Kovalyonok lanzó por radio la idea de salir fuera para conocer a los nuevos amigos: “Demos un paseo por el espacio, y tal vez salgan también ellos...”. Porque durante ese tiempo, los alienígenas habían dado señales inequívocas de cordialidad: con aproximaciones muy comedidas, habían llegado hasta treinta metros de la navecilla rusa. “Rusos y alienígenas se habían mirado de frente”, en resumidas cuentas. Pero había acaecido asimismo algo más.



Durante una de estas aproximaciones, por otra parte muy cordiales, Kovalyonok se había colocado en la ventanilla más grande de su navecilla, teniendo bien abierto delante suyo el mapa del Sistema Solar. Casi se le paró el corazón cuando, por una de las ventanillas mayores, uno de los alienígenas le mostró el mismo mapa. Idéntico. Y fue en este momento cuando Kovalyonok -¿trastornado por la emoción?- levantó los pulgares hacia el alienígena que le mostraba la carta. Y el alienígena levantó los suyos. Y casi inmediatamente, la esfera se desplazó velocísima, como queriendo mostrar su extraordinaria maniobrabilidad. Pero también estos movimientos tenían acaso un motivo más sutil. Por seis veces, la esfera misteriosa se alejó, y por períodos diversos. Kovalyonok los registró exactamente. ¿Contenían un mensaje? Como era imaginable, el mensaje ha sido descifrado. Y precisamente por los matemáticos a las órdenes del General Beregovoy. Entre estos matemáticos, estaba el profesor Boris Katzenbogen; un experto en computadoras que, justamente, participó en aquella famosa conferencia de los doscientos, en Moscú.

Pero ahora Katzenbogen no está ya en Rusia. Ha obtenido el permiso para emigrar a los Estados Unidos. Ha sido fácil encontrarle, para mí que tenía necesidad de agregar otros detalles a esta casi increíble historia cósmica mía. Katzenbogen dice: Kovalyonok, con una lámpara apuntada contra el alienígena, a la ventanilla de su esfera, señaló el número 101101. Un destello breve para el cero, uno largo para el uno. Fue una idea genial. Porque antes, vía radio Morse, había lanzado en vano el mensaje, en ruso: “Los cosmonautas soviéticos saludan a los visitantes de la Tierra”. Después, en inglés, había preguntado, siempre por la radio: "¿Nos recibís?... Probó a repetir el mensaje con la lámpara. Nada que hacer. Fue entonces cuando lanzó al cosmos su “101101”. Y de la esfera de los alienígenas llegó la respuesta. Y fue ingeniosísima.




LOS ALIENIGENAS SE VAN (PERO QUIZAS HA HABIDO UN NUEVO ENCUENTRO):

En efecto, con los destellos sucesivos, no llegó la repetición de la cifra de Kovalyonok, sino un logaritmo suyo. De la esfera decían: “En matemáticas hablamos el mismo lenguaje”. Inmediatamente después, los alienígenas salieron de su esférica navecilla y comenzaron a moverse en el espacio. Eran altos, todos ellos, de casi dos metros. Y era extraordinario verlos mover en el espacio porque evidentemente, los instrumentos de propulsión que usaban habían sido miniaturizados al máximo, y no se adivinaban bajo los trajes espaciales (que eran los mismos llevados a bordo). No se aproximaron a la navecilla rusa, sino que se movieron de manera que pudieran ser filmados.



La esfera de los alienígenas dejó a los rusos de la Salyut-6 en la jornada del 17 de mayo de 1981. “No olvidaré jamás las escenas finales de la película de Kovalyonok”, ha dicho el matemático ruso Aleksandr Kasantsev (encontrado por mí, casualmente, en Moscú, y que -antes- me ha revelado haber sabido de un nuevo encuentro allá arriba en el espacio, entre rusos y alienígenas). Ha querido añadir: "Se ha visto muy bien: al cuarto día, los alienígenas parecían deseosos de hacernos llegar un mensaje como queriendo decir: “Nos vamos a ir”. Primeramente iban y venían, con desplazamientos breves pero decididos. Después, finalmente, acaece lo que todos temíamos: la esfera aún estaba allí, pero un instante después estaba ya más lejana, y luego, cada vez más lejana en el infinito. Se volvía cada vez más pequeña, la navecilla alienígena, y era como si lanzase un amistoso, cósmico adiós: “¡Hasta pronto, amigos!”. Y cuando desapareció del todo, sentimos en el corazón una indescriptible impresión de soledad. ¿Puedo decirlo?, “experimentamos una desgarradora nostalgia por el futuro.”




..........................................................................................................
Es probable que los lectores consideren un hecho fortuito y aislado, la visita y contacto por parte de los extraterrestres a los astronautas rusos. Nuestra intención en este caso, trata de reforzar con argumentos testimoniales, otras tantas visitas y contactos mantenidos con los cosmonautas de diversos países y a fin de no hacer largo y tedioso el relato, optamos por exponer sintéticamente y a su consideración los siguientes:

21.07.61.- Las maniobras de recuperación de la cápsula tripulada por Virgil Grissom, fueron accidentadas y con riesgo para el cosmonauta. Inexplicablemente, sin que se accionase el automatismo de la escotilla, “algo o alguien ajeno al mecanismo y aparato humano circundante, pudo salvar la vida del astronauta americano”...


John Glenn entra en la cápsula Mercury
20.02.62.- El famoso John Glenn a bordo de la cápsula Mercury, pudo observar al entrar en la atmósfera, un OVNI de color fuego que le seguía vigilando la delicada operación de entrada.

24.05.62.- Como confirmando el avistamiento de Glenn, su compatriota transmite a la base desde la cápsula Mercury: “¡Es verdad, existen. Están aquí. Hacédselo saber a Glenn!”. En el mismo viaje, Carpenter tuvo que hacer uso de sus instrumentos manuales, por falta de combustible para amerizar. Por equivocación, dejó funcionar el automático y ello provocó un error de 400 Kms. Durante todo el tiempo, en la base perdieron los contactos por radio, creyendo que se había desintegrado. Cuando llegaron los paracaidistas y accionaron la portezuela de salida, Carpenter preguntó: “¿Quiénes sois?, ¿de dónde venís?”. Después declaró: “La entrada en la atmósfera fue suavísima y no sentí calor, aunque en el exterior, hacía más de 1.000 grados. Fuera vi como un halo anaranjado y una especie de centelleo verde, que desaparecieron en torno a la cápsula cuando hube entrado en la atmósfera”.

03.10.62.- Walter Schirra, a bordo de la Mercury Sigma-7, comunicó a Carpenter por radio, que sobrevolando México, veía las partículas luminosas.

15.05.63.- Gordon Cooper Jr. durante su vuelo, pudo avistar una enorme bola luminosa que se acercaba: “Era un disco verde, con una cara de color rosa; el objeto se movía de Este a Oeste, en sentido contrario a los satélites de construcción humana”. Fue visto por todos los técnicos de seguimiento.

08.04.64.- La cápsula Géminis, en órbita con aparatos científicos, fue seguida por cuatro objetos como escolta en una órbita completa.



03.06.65.- E. White y James Mc. Divitt, cuando sobrevolaban Hawai, descubrieron un extraordinario objeto y le filmaron con la cámara que llevaban a bordo. Posteriormente, descubrieron otras dos naves cuando sobrevolaban el Caribe. Una de estas fotos se publicó, y era un disco en forma ovalada.... El portavoz de la NASA dijo que, una vez examinada la película, no se podía decir que fuese algún satélite u objeto artificial.

Existe una filtración en torno a las palabras que mediaron entre los astronautas y el control, que transcribimos:
-Adelante, Guymas, Géminis-4. -De acuerdo, te tenemos verde. ¿Cómo están las cosas ahí arriba?
-Bien. Acabo de ver algo más aquí arriba conmigo, pero justamente cuando me acercaba para obtener una buena foto, el sol se me ha interpuesto y lo he perdido.
-De acuerdo, tenemos algunos cambios de vuelo para ti. ¿Quieres estar alerta para copiarlos?
-Sí, estoy atento y voy a ver si puedo encontrar esta cosa otra vez....Hay un gran número de tormentas alrededor en estos momentos. Los relámpagos están alumbrando el interior de la nave espacial...actividad.
-Conforme. Adelante. No parece que voy a volver a verlo otra vez. -Eso es seguro. ¿Todavía estás buscando esa cosa ahí arriba?
-No, la he perdido. Parecía que tenía unos brazos grandes que salían de su cuerpo. Sólo lo he visto por un minuto. Tengo un par de fotos con una cámara móvil y una con la Hasselblad, pero me llevaba la corriente y antes que he podido obtener otra vez el control, me ha llevado la corriente y lo he perdido.
-¡Buena actuación...!


OVNI captado desde la capsula Geminis
24.08.65.- Houston-Texas, avisaba a la Géminis V: “Roger Géminis V; aquí Houston. Queremos comunicarles que hemos detectado un objeto junto a Uds. a su paso por los E.E.U.U., estaba de dos a diez mil yardas de la nave. Miren a su alrededor y vean si pueden observar algo. Desgraciadamente no podemos decirles en qué dirección”.

04.12.65.- F. Borman y L. Lowel, en la segunda órbita, descubren un objeto no identificado....Le dicen que podía ser el vector del cohete, pero Borman comunica a la basé que ve también el vector y que el objeto no sólo se veía y perfilaba distinto que el vector, sino que ocupaba otra posición en el cielo.

18.07.66.- J.W. Young y M. Collins en la Géminis-10. Durante el vuelo, Collins ve y fotografía un disco volante. E1 astronauta incluso lo manifestó así en la primera entrevista para la televisión, ante millones de espectadores. Cuando el Apolo VIII, comandado por el astronauta Frank Borman, comenzó a efectuar dos circunvalaciones a la Tierra, a una distancia aproximada de 900 Kms de su superficie, se advirtió que el vehículo espacial estaba acompañado en su vuelo por un objeto aparentemente metálico y oval, que seguía fielmente y a cierta distancia las maniobras que efectuaban los astronautas.

03.03.69.- Mc. D. Scott: En el Apolo-9 son despertados cuatro veces por misteriosas transmisiones de radio.

18.03.69.- Apolo-10: Orbitan en torno a la Luna. Dos de ellos descienden a 15 Kms. del suelo lunar. Cumplida esta misión, vuelven a 110 Kms. para unirse a la cápsula y abandonan la base del módulo. Esta base abandonada, vuelven a encontrarla en diferentes posiciones a derecha e izquierda y encima de la cápsula. ¿Quién había movido la base abandonada a 15 kms del suelo lunar, privada de todo motor...?

22.05.69.- Los astronautas Stafford y Cernan, vieron en el gran crater de la Luna a 15 Kms. aproximadamente y según sus propias declaraciones, un “ser viviente”; noticia esta publicada en el periódico italiano “Giornale de Sicilia” el 23 de mayo de 1969.

video

El audio que censuró la NASA del Apolo 11 sobre la comunicación de Armstrong desde la Luna

16.07.69.- Apolo 11: Primer alunizaje. Armstrong y Aldrin alunizaban; Collins permanece en órbita. En el viaje comunican haber visto una luz en el crater Aristarco. Mientras Aldrin desplegaba el aluminio en forma de pantalla para recoger el viento solar, se proyectan en el horizonte, totalmente oscuro y negro, dos partículas luminosas que se agrandan y toman forma de nave. En otro de sus paseos, descubren una más. Las fotos fueron censuradas por la NASA. A este primer viaje corresponde también una famosa comunicación radiofónica de Armstrong, recogida por radioaficionados que siguieron el vuelo y que dice así:
-Houston: ¿Qué ...qué...qué diablos está ocurriendo ahí?. ¿Qué os pasa chicos?
-A. y A.: Están allí, bajo la superficie
-Houston: ¿Qué hay allí?...(desfigurado, ruidos). Emisión interrumpida, interferencia, control llamando a Apolo-11
-A. y A.: Vimos unos visitantes. Estuvieron aquí un rato, observando los instrumentos -Houston: Orden de control: ¡Repetid el último informe!
-A. y A.: Digo que había otras astronaves. Están alineadas en el otro borde del cráter
-Houston: ¡Repetid, repetid!
-A. y A.: Dejadnos sondear esta órbita y a casa...en 625 al 5. Relé automático conectado...Las manos tiemblan tan fuerte que no puedo hacer nada. ¿Filmar? ...¡Cielos, si estas malditas cámaras han filmado!
-Houston: ¿Habéis captado algo?
-A. y A.: No tenía ninguna película a mano (desfigurado). Tres disparos de los platillos o de lo que fuera puede haber estropeado la película
-Houston: Control de mando: Aquí control de mando. ¿Estáis ya en camino?. ¿Qué hay con ese jaleo de los ovnis?. Cambio
-A. y A.: Han aterrizado ahí. Están ahí y nos observan -Houston: Los espejos, los espejos. ¿Los habéis colocado?
-A. y A.: Sí, los espejos están en el sitio. Pero quien haya fabricado semejantes astronaves, puede venir y...


video


El ex-astronauta Buzz Aldrin habla sobre los OVNI

Cuando en su accidentado viaje de regreso a la Tierra el Apolo XIII se hallaba cerca de nuestro planeta, se vio acompañado durante mucho tiempo, por un objeto oval y metálico que se colocó a poca distancia de la averiada cápsula. La tripulación comentó en la Tierra que era un vehículo no terrestre. Lo mismo ocurrió con el Apolo XV cuya tripulación, ya en la Luna, en fase de reconocimiento, manifestaron que en todo momento, “fueron acompañados por objetos y luces extrañas y que se movían sobre ellos”. Otro dato curioso, y éste con características esotéricas y paranormales, pudo ser observado por los espectadores que madrugaron delante de la TV el 21 de julio de 1969 (3,40 de la madrugada) cuando, como hemos referido previamente, Neil Armstrong pisó el suelo lunar. Muchas personas con facultades más sensibles y predispuestas a ver más allá de lo normal, constataron la presencia de un ser próximo a Armstrong, en forma vaporosa, con mirada de asombro, el pelo color blanco, con una larga barba puntiaguda, que llegaba hasta el escote de su traje, sus pies no se venían y sus ojos eran grandes y redondos. Fueron segundos quizás, pero el hecho fue comprobado a través de numerosos testimonios en Europa y América, así como publicado en diversos periódicos con requerimientos a ampliar dichos testimonios. Este dato, aunque no científico, ilustra en cualquier caso el mundo de lo anecdótico, que también es noticiable.


Valentina Tereshkova
Volviendo a los astronautas rusos y a sus afirmaciones, en la década de los 60, varios astronautas, entre ellos Valentina Tereshkova, Valeri Bikovski y Pavel Belvaev, aseguraron observar extraños objetos en el espacio, en el caso del Vostok II,. cuyo sistema automático de navegación, dejó de funcionar correctamente cuando se le dieron instrucciones de descenso, viéndose obligado a describir una órbita imprevista y a realizar un aterrizaje de emergencia. La prensa occidental había asegurado que la avería había sido producida por un OVNI.

También el mayor German Titov, a bordo de una de las cápsulas “Vostok”, fue visitado y pudo fotografiar diversos platillos volantes, en torno a su vehículo espacial. Es interesante resaltar aquí, la crónica del investigador Frank Edwards, respecto de los astronautas rusos lanzados al espacio, el 17 de febrero de 1961 y que desaparecieron misteriosamente en el espacio. Los problemas a bordo de su cápsula se sucedieron y la angustia crecía al apagarse las luces y al no poder controlar la nave. Diversas emisoras en otros tantos puntos, y especialmente en Turin (Italia) el 24 de febrero del mismo año, pudieron captar las conversaciones del hombre y la mujer que tripulaban la cápsula, diciendo con excitación:
-¡Lo tomaré con mi mano y lo sujetaré con fuerza!...¡Mira por la mirilla!...¡Mira por la mirilla!...¡Lo tengo...! -Tras unos segundos de silencio, la voz masculina comenzó a decir: -¡Aquí!...¡Aquí hay algo!.. ¡Hay algo!... -Siguen palabras que no se comprenden muy bien para continuar: -¡Si no salimos, el mundo nunca sabrá ésto!, ¡es difícil! -Después de estas angustiosas palabras, la cápsula con sus tripulantes, dejó de emitir señal, y desaparecieron en el espacio.



Dejaremos por el momento los testimonios de los astronautas, para ilustrar con otros diversos nuestra noticia:
“El famoso Von Braun, científico de gran talla internacional y por cuyos trabajos fue reconocido como la pieza clave de la aeronáutica espacial norteamericana, ha manifestado en diversas ocasiones, la certeza absoluta de la existencia extraterrena de vida inteligente. Asimismo, Hermann Oberth, padre de la misilistica mundial y maestro a su vez de Von Braun, manifiesta espectacularmente lo siguiente: “Dios nos ha creado para que hagamos de la Tierra un paraíso”.


El profesor Hermann Oberth
Hoy todavía estamos lejanos de esa realidad, pero tengo fe que llegaremos.- La experiencia sobre la Tierra, es una de las tantas que el alma puede hacer en su camino infinito.- Una prueba de lo que dice es la existencia de los “uránidas”; “son habitantes de otros cuerpos celestes", explica Oberth, seres humanos como nosotros, pero superiores, y por consiguiente, con conciencia más elevada en cada campo, incluso en el religioso. Y Yo, he entrado en contacto con ellos”. (Doménica del Corriere, nº 18-5/5/84).

Como el Dr. Ingeniero Frederik Bell (descendiente de Alejandro Graham Bell, inventor del teléfono), que no sólo tuvo varios contactos físicos con seres superiores de las Pléyades, sino que incluso fue teletransportado a muy lejanos planetas...-“Hasta llegué a pilotar uno de sus discos voladores”, dice el Ingeniero Bell que junto con el Dr. Werner Von Braun, también de la NASA, trabajaron en los programas de “Saturno” y “Apolo”. Ahora tales contactos extraterrestres, son verificados por equipos científicos de primera linea, dirigidos, nada menos que por quien fue Jefe de Inteligencia de las Fuerzas Aéreas USAF, el Coronel Wendelle Stevens. Este Coronel posee una experiencia superior a 30 años de investigación extraterrestre. Habiendo analizado concienzudamente, el caso del contactado suizo Edward B. Meier, asegurando que ambos casos son los más serios, verdaderos e importantes del mundo.

Jimmy Carter
"Juro que era realmente un UFO, parecía grande como la luna". Desde aquél día de 1973, en el cual tuvo en Georgia un encuentro del primer tipo, el presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter, ha prometido no poner jamás en ridículo a quien asegura haber visto un UFO. Asimismo, antes de llegar a la Presidencia, había prometido en su campaña, hacer conocer los ovnis al mundo entero. Y en este sentido se lo pidió a la NASA en reiteradas ocasiones, negándose ésta a investigar, asegurando que era muy costoso y poco seguro probar nada al respecto.

Del libro Angeles ayer, astronautas hoy de la Asociacion Adonai

……………………………………………………………………….

video

El ex-astronauta Gordon Cooper habla sobre los extraterrestres.

Gordon Cooper: la declaración de un astronauta

 «He vivido con un secreto durante muchos años, un secreto impuesto a todos los astronautas. Ahora puedo revelar que cada día, en Estados Unidos, nuestros instrumentos de radar detectan objetos voladores de formas y composiciones desconocidas para nosotros. Cientos de testimonios y mucha documentación pueden probar lo que digo, pero nadie quiere hacerlo público.» Probablemente, pocos testigos son tan fidedignos como este astronauta, al que el Gobierno de Estados Unidos confió varias misiones espaciales, y que en varias ocasiones vio ovnis con sus propios ojos.

Del libro OVNIS LA VERDAD ESTA MUY CERCA, de Jan Martin y Daniella Wind

……………………………………………………………………………………


NO ESTAMOS SOLOS EN EL UNIVERSO

Cuando fui a la Luna a bordo del Apolo 14, en enero de 1971, tuve una experiencia que cambió mi comprensión del cosmos. Durante el viaje de regreso, mientras observaba la Tierra en un momento de descanso, tuve una epifanía, una visión espiritual. La conexión de todas las cosas en el universo se me volvió evidente, más allá de la percepción visual y por fuera del punto de vista del mundo científico. En la revelación estaba implícita la idea de que el universo es más que sólo materia inerte. Hay formas de vida más allá de la Tierra, algunas quizás más evolucionadas que nosotros.

Cuando me jubilé de la Marina en 1972, fundé el Instituto de Ciencias Noéticas (IONS) para estudiar la conciencia humana y sus modos de conocimiento. Olvidé la idea de la vida extraterrestre, pero ella despertó nuevamente durante un viaje de regreso a casa.
Cuando era niño mi familia vivía en Roswell, Nuevo México, el sitio donde en julio de 1947 tuvo lugar “el incidente Roswell”, Este suceso involucraba el supuesto choque de un OVNI, posiblemente dos, y la retirada de la nave y sus ocupantes por parte de militares estadounidenses. El personal militar fue el primero en hacer públicos los hechos, pero un día después negaron que el evento hubiera sucedido. Atribuyeron el accidente a un globo meteorológico. Yo había oído rumores en el pueblo sobre el choque de un OVNI, y que faltaba evidencia solida para hacerlo público.

video

El ex-astronauta Edgard Mitchell admitiendo que la vida fuera de este planeta es real

Pocos años después de mi vuelo espacial en el Apolo, regresé a Roswell y visité a muchos amigos, incluidos los veteranos que habían estado involucrados en los eventos de Roswell en 1947. Uno de ellos había trabajado en el Departamento del Sheriff y había ido al sitio del choque para supervisar el tránsito vehicular. Otro había sido oficial en la base de la Fuerza Aerea de Roswell, donde se habían llevado los desechos del OVNI y los cadáveres. Muchos años después, ellos estaban listos para romper el silencio. No querían irse a la tumba llevándose esa historia secreta sin revelar; pero querían contárselo a alguien digno de confianza. Como yo era un chico de la localidad que se había convertido en astronauta y logrado notoriedad como piloto del modulo lunar Apolo 14, ellos me confesaron sus historias personales sobre el incidente Roswell. Uno de ellos era Jesse Marcel Jr., hijo del mayor Jesse Marcel, el primer oficial en llegar al sitio del incidente. Él había llevado  a casa algunas piezas de la nave estrellada y se las había mostrado a su familia, incluido el joven Jesse (quien ha escrito un libro sobre eso). Otro informante fue un miembro de la familia del empresario de sepelios que facilitó los ataúdes para las víctimas del choque.



Me intrigué al principio, y luego quise saber con avidez sobre la posibilidad de que la Tierra hubiera sido visitada. Hoy estoy convencido, basándome en mi razonamiento e investigación, de que no estamos solos en el universo.
Aunque la hipótesis sea mas conjetural que conclusiva, decenas de miles de avistamientos, visuales y de radar; por parte de civiles y militares alrededor del mundo confirman que algo desconocido se cierne sobre nuestros cielos. Muchos testigos son pilotos comerciales o militares entrenados. El material fotográfico y el metraje de video continúan acumulándose.

Para ser más preciso: he tenido confirmación adicional de varios funcionarios del gobierno de alto rango que los OVNIs son reales y que los extraterrestres han establecido contacto con la Tierra. No tengo libertad de hacer públicos los nombres de los informantes, que son de naciones europeas, entre ellas el Reino Unido.
Personalmente, no he tenido experiencias con OVNIs mientras crecía en Roswell, ni siendo piloto ni tampoco como astronauta en el espacio. No obstante, estoy convencido de que estamos siendo visitados por extraterrestres.

Edgar D. MitchellDoctor en Aeronáutica (MIT), Astronauta de la NASA, Programa Apolo


FUENTE: NATIONAL GEOGRAPHIC, (Grandes Enigmas de la Humanidad, Roswell y el fenómeno OVNI)
....................................................................................................

video

JJ Benitez explica porque no se volvió a la Luna



 Impresionantes Estructuras Artificiales en la Luna


video

Evidencia de ruinas en la Luna, Richard Hoagland

...........................................................................................................................

(A continuación un informe del Ing. Reynaldo Perez Monagas, aclarar que aunque se repite en algunos casos la información puesta anteriormente en esta entrada del blog, he preferido mantener dicho informe sin modificación para no desvirtuar el excelente trabajo y buen hacer realizado por Reynaldo Perez.)

Planeta Azul se presenta nuevamente, esta vez, con una publicación reveladora, basada en los testimonios de los seres humanos que han estado en el espacio exterior, hombres y mujeres que fueron seleccionados y entrenados por las agencias espaciales de la tierra, para explorar el espacio, conocidos como astronautas, y que han sido protagonistas de los hallazgos y conocimientos obtenidos, durante la carrera espacial, emprendida por la raza humana en busca de sus orígenes, planetas habitables y posibles civilizaciones extraterrestres, que visitan la tierra, desde tiempos remotos. Esta información ha sido objeto de las mas grandes conspiraciones mundiales por parte de los militares, agencias de inteligencia, gobiernos, transnacionales bélicas y aeroespaciales, que sirven al gobierno secreto mundial, quien oculta esta información, como el secreto mayor guardado de la historia.


 Edgar Mitchell

El astronauta Edgar Mitchell, quien participó en la misión Apolo 14, ha declarado que la NASA mantuvo contactos con extraterrestres, contactos cuya existencia ha ocultado. Lo cierto es que esta no es la primera vez que se acusa a la NASA de ocultar evidencias de extraterrestres; sin ir mas lejos, en anteriores publicaciones hemos hecho referencia a los restos de una civilización antigua que la NASA habría encontrado en la Luna, descubrimiento que también se mantuvo en secreto.


Neil Armstrong

          Neil Armstrong

Neil Armstrong: El testigo de la evidencia Ovni en la Luna
NASA: “¿Qué pasa ahí? Control de la misión llamando a Apolo 11.
Apolo 11: Están aquí, bajo la superficie.
NASA: ¿Qué está diciendo?
Apolo 11: Estos “chicos” son gigantescos señor. ¡Enormes!. ¡Dios mío, usted no lo creería! ¡Les digo que hay otra nave espacial aquí, situada al otro lado del cráter! ¡Están en la Luna, mirándonos…!
NASA: ¿Qué…? ¿Qué diablos pasa?


ALINEADOS AL OTRO LADO DEL CRATER

Apolo 11: Estamos los tres aquí. Pero hemos encontrado visitantes… Por las instalaciones, parece que han estado aquí desde hace mucho tiempo… Digo que ahí fuera hay aparatos espaciales. Están alineados al otro lado del cráter…
Esta es parte de la supuesta grabación registrada por Otto Binder, técnico de la NASA, con su propio receptor VHF. Parte de esta transmisión fue ocultada al publico el 21 de julio de 1969, cuando el modulo espacial llego a la Luna.

Según el Dr. Vladimir Azhazha, presidente del Centro de Ovnis de Moscú “Neil Armstrong transmitió al Centro de Control un mensaje donde informaba, que dos objetos grandes y misteriosos los observaban cuando alunizaron” y que incluso Aldrin realizó una grabación de los Ovnis desde el interior del módulo.
       


2 OBJETOS GRANDES Y LUMINOSOS

¿Qué fue lo que realmente vieron en la luna los tripulantes del Apolo 11? ¿Es verídica esta transmisión grabada?
Sin duda aunque la conspiración en torno a este misterio sigue ocultando algunos secretos, los testimonios de algunos involucrados en aquellos proyectos arrojan dudas de que realmente la Luna no es un lugar deshabitado.

Buzz Aldrin

         
Buzz Aldrin

Buzz Aldrin, el 2º hombre en pisar la luna, admite que un ovni acompaño al apolo XI, cuarenta y tres años después de efectuarse la celebre misión de la llegada publica a la Luna, el astronauta Buzz Aldrin, el segundo hombre que pisó el “satélite” de la Tierra, confesó que vio un objeto volador no identificado junto a la nave Apolo 11. Aldrin presentó un segmento de 3.5 minutos del video captado durante la aproximación a la Luna, en el canal de televisión Science. En la cinta aparece un objeto muy extraño que acompaña a la nave Apolo.



Michael Collins

De hecho, Michael Collins tomo el telescopio de abordo y también pudo observar el objeto. Al principio se sospechaba que se trataba de un componente de la nave llamado S-IVB, la última etapa del propulsor que 2 días antes se había desprendido; sin embargo esa posibilidad fue descartada por los mismos controladores de la Agencia Espacial de Estados Unidos (Nasa) y los tripulantes del Apolo. En los días de la misión era un riesgo enorme mencionar el suceso por miedo a las críticas o al ridículo y de hecho la Nasa no lo permitía. Esto fue anunciado hace tiempo, cuando un grupo de radioaficionados mostro una grabación que se correspondería con un espacio de tiempo en el cual la NASA no dio señal del alunizaje.


Objeto volador no identificado junto a la nave Apolo 11

En él se oye a Armstrong y sus compañeros comentar un hecho asombroso e increíble mientras Houston intenta desviar el tema y cambiar el canal de comunicación. Incluso se dijo que Collins uso un telescopio para observar mejor el fenómeno y que Aldrin realizó una grabación del suceso. Esta grabación fue tildada de falsa junto con los detalles, pero con la aparición del video de Aldrin ha vuelto a saltar a la actualidad.


Hay una luz alli

Astronauta 1: ¡Pero! ¿Qué es ESO?
Astronauta 2: ¿Tienen alguna explicación?
Houston: No tenemos, ¡no se preocupen, sigan con el programa!
Astronauta 1: Oh chico, es, es increíble! ¡Esto es fantástico, no lo habrías podido ni imaginar!
Houston: Roger ¡Lo sabemos, vallan por el otro lado!
Astronauta 1: ¿Pero qué tipo de maravilla es esto? ¡Es increíble! …Dios… ¿qué es eso?
Astronauta 1: ¿Me dices qué demonios es eso?
Houston: ¡Usen Tango, Tango!
Astronauta 1: ¡ah, ahora hay una especie de luz allí!
Houston: Roger, ¡Cambiamos la comunicación, usen Bravo Tango, Bravo Tango, y seleccionen Jezebel, Jezebel!
Astronauta 1: … ¡Sí!… pero todo esto es increíble! 
Edwin E. Aldrin, en vuelo con James A. Lovell declaró: “Vi cuatro objetos en línea. Sabía que no se trataba de estrellas.”

Gordon Cooper


Gordon Cooper
    
La figura del teniente coronel Gordon Cooper pasara la historia por ser uno de los primeros astronautas de la NASA, la Agencia Espacial estadounidense, en orbitar alrededor de la tierra. Poco antes de morir admitió públicamente haber tenido un par de encuentros importantes con ovnis. El astronauta Gordon Cooper reveló que fue testigo de la presencia cientos de objetos voladores no identificados (ovnis) incluso vio un ovni aterrizar delante de él. Cooper manifestó que en una ocasión pudo ver cientos de ovnis, según una entrevista realizada al astronauta, en fecha no determinada. Pero su encuentro más cercano fue en la base Edwards de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, donde vio un pequeño ovni bajar su tren de aterrizaje y posarse en tierra, en la base. El astronauta asegura que su tripulación filmó el incidente. Cuando el equipo se acercó, el pequeño ovni levantó su tren de aterrizaje y despegó.


Saco su tren de aterrizaje

La filmación fue enviada a Washington y fue la última vez que la vio. Cooper recuerda también que un piloto vio un ovni gigante por un lado de la nave. La única misión espacial en la cual vio un ovni fue en la Géminis 7. Cooper indica que siempre supuso que hay planetas con formas de vida, por lo cual somos vanidosos de pensar que Dios creó sólo nuestro mundo con vida. El caso del Astronauta Gordon Cooper también es muy recurrente: “Durante varios días seguidos observamos vehículos metálicos en forma de platillos,… y tratamos de acercarnos a ellos, pero eran capaces de cambiar de direcciones mucho más de prisa que nuestros cazabombarderos.” y “Creo verdaderamente que los OVNIS existen y que los auténticos casos inexplicados emanan de otra civilización tecnológicamente avanzada.


VEHICULOS METALICOS EN FORMA DE PLATILLO

Dada mi experiencia aeronáutica y espacial, creo tener una idea bastante precisa de lo que piensa todo el mundo en este planeta acerca de las capacidades de sus resultados, y estoy convencido de que por lo menos algunos de esos OVNI no vienen de la Tierra. “El mismo Gordon Cooper en 1985, declaró con solemnidad en las Naciones Unidas: “Creo que esas naves extraterrestres y sus tripulaciones que visitan la Tierra a partir de otros planetas son de un modo evidente tecnológicamente más avanzados que nosotros.” “…Durante años, he vivido con un secreto, el secreto impuesto a todos los especialistas y astronautas. Ahora puedo revelar que cada día, en Estados Unidos, nuestros radares detectan objetos de forma y naturaleza desconocidas. Entonces la consigna permanece…Debemos evitar el pánico a todo precio.”Gordon Cooper, del Proyecto Mercury declaró a favor de la existencia de los OVNIS y de los encubrimientos de su gobierno, incluyendo una carta dirigida a la ONU y compareciendo ante un grupo de asesores de esta debido a sus avistamientos.

Scott Carpenter


SCOTT CARPENTER

En ningún momento, durante su estancia en el espacio, los astronautas se encontraban solos: estaban vigilados permanentemente por los ovnis. Esto lo dijo Scott Carpenter ex cosmonauta de la Nasa.


Donald “Deke” Slayton

Donald “Deke” Slayton relató en su libro el encuentro que hizo con un OVNI durante un vuelo de ensayo en 1951. “Estaba efectuando un vuelo de ensayos en un cazabombardero P-15 en Minneapolis cuando vi aquel objeto. Estaba a unos 10 000 pies durante aquella hermosa tarde soleada. Primero pensé que se traba de una cometa, luego me di cuenta que ningun cometa podría volar tan alto.



Donald K. Deke Slayton.

Como me acercaba, aquello se parecía a un globo sonda, gris y de un diámetro de 1 metro aproximadamente. Pero nada más colocarme detrás de aquella imponente cosa, no se parecía más a un globo. Se parecía a un platillo, un disco. En el mismo momento, me di cuenta que se alejaba de mí de repente – y yo estaba volando a más de 500 km/h. Lo perseguí durante unos instantes y de pronto aquella dichosa cosa sencillamente “despegó”. Subió con un ángulo de 45° girando y acelerando y desapareció. Dos días más tarde, tomaba una cerveza con mi comandante, y pensé, “desde luego, tendría que hablarle”. Lo hice y me contestó que tenía que presentarme al servicio de informaciones para dar parte. Lo hice y no he vuelto a saber nada.”

Pete Conrad

     
Pete Conrad

Conferencia de radio entre Houston y el astronauta Pete Conrad durante la misión Apolo 12 en 1969.

Conrad: Hay un objeto detrás de nosotros, gira sobre sí mismo… está siempre a la misma distancia, parece que nos está siguiendo.
Houston: Roger, Pete, este objeto que ha visto cerca de la ventanilla, pensamos que podría tratarse de una de las placas.
Conrad: Podría ser eso, pero cuando nos hemos vuelto, vi uno de aquellos objetos dar un salto a una velocidad muy elevada.

Eugene Cernan

     
Eugene Cernan

Eugene Cernan, comandante de apolo 17, irónicamente: “Soy uno de los que nunca han visto un OVNI. Al ser interrogado he dicho públicamente que pensaba que venían de otro mundo, de otra civilización.”

James Mcdivitt

James McDivitt
El astronauta James Mcdivitt : “Mi observación de los OVNI fue hace mucho tiempo en 1965 durante la misión espacial Géminis IV. Estaba mirando por la ventanilla cuando vi un objeto cilíndrico al cual estaba atado un tubo o una antena. La foto que fue revelada por desgracia no correspondía en absoluto al objeto que había visto. Se parecía más bien a manchas de luz.” El astronauta Edgar D. Mitchell, declaró en 1971: “Todos sabemos que los OVNI son reales. La cuestión es: ¿de dónde vienen? Durante una conferencia pública, declaró: ” Según lo que sé hoy, lo que he visto y experimentado, pienso que las pruebas son seguras y muchas de ellas están clasificadas top secreto por el gobierno.” El cosmonauta ruso,Georgiy M. Grechko: “Si tuviera libertad para contar lo que vi en el espacio, el mundo quedaría estupefacto.


 
Vladimir kovalyonok

Los cosmonautas Vladimir Kovalyonok y Alexander Ivanchenkov vieron un OVNI durante su misión Soyouz 29 en junio de 1978. “El objeto se desplaza a 20-30 grados, pasa por debajo de nuestra nave. Se parece a una pelota, aumenta de tamaño cada vez más. Es naranja oscuro, se acerca demasiado a nosotros.” Cosmonautas rusos como, Papel Popovich, Yevegni Khrunov, Musa Manarov, Gennady Strekalov, Gennady Manakov por citar algunos, han hecho declaraciones públicas sobre avistamientos OVNI.



Coronel John Glenn

El Senador, coronel John Glenn, primer astronauta americano declaró: “Ciertos informes sobre los OVNI son justificados.” Y varios años más tarde… “Nunca hemos contestado la verdad, y sin embargo hemos visto cosas allí, cosas extrañas… Y realmente no podíamos decir nada. Nuestros superiores temían mucho esto…, y del pánico general en las calles. Por consiguiente, debíamos callarnos. Y ahora sólo vemos esas cosas durante nuestras pesadillas o acaso en películas, y algunas se acercan mucho a la verdad”


   
Clark C. McClelland

Clark C. McClelland Observé personalmente a un extraterrestre de unos 2,4 a 2,7 m. de altura”. Yo Clark C. McClelland, observé personalmente a un extraterrestre de unos 2,4 a 2,7 m. de altura en su monitor de 27 pulgadas, cuando estaba de servicio en el Centro Espacial Kennedy, en el Centro de Control de Lanzamiento. El extraterrestre estaba de pie en el contenedor de carga de combustible manteniendo una discusión con 2 astronautas de la NASA con traje espacial! También observé en sus monitores la nave del extraterrestre, que se mantenía estable en una órbita estable en la parte trasera de las toberas del transbordador espacial. Todo esto lo estuve observando durante 1 min y 7 seg tiempo de sobra para memorizar todo lo que estaba observando.




UN EXTRATERRESTRE DE 2,4 MTS

Eran un extraterrestre y una nave alienígena! Un amigo mio más tarde contactó conmigo y me dijo que había observado a un extraterrestre de 2,4 a 2,7 m de altura, dentro del compartimento de tripulación del transbordador espacial. Sí, dentro de nuestro transbordador! Ambas misiones eran del Departamento de Defensa (Pentágono) encuentros TOP SECRET! Con mi conocimiento verificable, no existe ninguna agencia federal del gobierno USA, que pueda decir que estoy loco. Soy un pionero del programa espacial, que ha ayudado en el desarrollo del programa Mercury, Géminis, apolo, Apollo-Soyuz, Skylab, Transbordador Espacial, Misiones en Espacio Profundo y la Estación Espacial Internacional.

 
Walter Cronkite

He conseguido reforzar mi determinación fijándome en personas como: Walter Cronkite, Mayor Donald Keyhoe, Director del NICAP, Richard Hall, Asistente del Director del NICAP, Astrónomo, Dr. J. Allen Hynek, entre otros. Clarck C. McClelland antiguo ScO, he servido como miembro de la flota de transbordadores, KSC (Centro Espacial Kennedy), Florida desde 1958 a 1992. Antiguo director, de la Unidad-3 NICAP (Comité Nacional de Investigaciones de Fenómenos Aéreos) en Cabo Cañaveral y KSC, antiguo Asesor del MUFON (Mutual UFO Network – Red Común OVNI) Director en el estado de Florida y antiguo Director de la unidad del MUFON del Centro Espacial Kennedy. Ha recibido menciones de honor de senadores de los EEUU, congresistas, oficiales militares y científicos. De hecho esto verifica de forma definitiva lo que mi amigo el astronauta Edgar Mitchell del Apolo 14 ha declarado de forma valiente. He ayudado o sido testigo de 650 misiones durante mi vida! Soy un experto en reconocimiento visual de naves creadas y utilizadas por la especie humana, ya sean secretas o de cualquier tipo. Conozco una nave extraterrestre cuando la veo.

         
Donald Keyhoe

He sido el director de la Unidad-3 del NICAP (Comité Nacional de Investigaciones de Fenómenos Aéreos) los Expedientes-X reales en Cabo Cañaveral y en el Centro Espacial Kennedy, de 1958 a 1992. ” ¡Sí, los EXPEDIENTE-X REALES! ¡¡¡Los extraterrestres ESTÁN AQUÍ!!! ¡Ellos andan entre nosotros! Ellos pueden estar infiltrados en varios de NUESTROS gobiernos en la Tierra!” ¡Lo que sé, es que ellos no querrían permitirme que lo publicara! ¡Por lo menos he escrito 3 libros para dar a conocer la VERDAD a toda la RAZA HUMANA! ¡He formado parte de los que han dado un paso adelante liderando este tema y he conocido a muchos astronautas de la NASA y otros astronautas a través de los años que han estado relacionados con los militares, y el programa espacial de la NASA desde 1958 a 1992!


     
Richard Hall

He escuchado muchas experiencias sobre extraterrestres vistos en la luna, por parte de astronautas de la NASA y he relatado esto y mucho más en mis libros. ¡La NASA NO ES UNA AGENCIA ESPACIAL CIVIL! ¡El Pentágono controla la NASA! Algunas de las misiones del Departamento de Defensa en las que he participado eran ALTO SECRETO! ¡Esas misiones transportaron satélites y otros componentes de hardware espacial en órbita, donde muchas tripulaciones se han encontrado con extraterrestres! Estoy preparado para contar mi historia…Muchos son los Ovnis grabados por las cámaras de Vídeo de la NASA en sus misiones espaciales, objetos extraños y con movimientos inteligentes que difícilmente sean basura espacial. El fenómeno OVNI existe, pero no debemos confundirlo con “visitas extraterrestres”. Un OVNI es un Objeto Volador No Identificado.



Dr. J. Allen Hynek

Es muy habitual que los ojos no entrenados en el cielo, crean ver objetos, luces o fenómenos extraños. En su mayoría, estos avistamientos, son fenómenos astronómicos o meteorológicos habituales y perfectamente explicables. Los testimonios más fiables sobre avistamientos OVNI, son los de aquellos que más conocen el firmamento. Los astrónomos profesionales o aficionados, los pilotos de aviación, astronautas o profesionales de tecnologías de barrido, radares, radio astrónomos, entre otros. Por regla general, cuando alguno de estos profesionales habituados experimenta una observación “anómala”, busca una segunda confirmación. Es decir, se asegura de que otras fuentes le informen sobre si en esa fecha y coordenadas ha existido un tráfico aéreo, o fenómeno coincidente con su observación. Así y todo, es cierto que quedarán registradas en la historia, las declaraciones públicas realizadas por algunos de los ojos más entrenados que existen, como es el caso de pilotos de aviación, astronautas y cosmonautas.


Joseph Walter, a bordo de un X-15

En este artículo, sin profundizar meticulosamente en explicaciones técnicas o psicológicas que han podido causar dichas declaraciones, recopilamos algunas de las más interesantes alusiones a OVNIS hechas por Astronautas, pilotos y Presidentes de algunos países. Desde los primeros pilotos de pruebas de la NASA, hasta los últimos astronautas han hecho declaraciones sobre OVNIS. Joseph Walter, a bordo de un X-15 en 1962, declaró que tuvo un encuentro aéreo con 2 objetos en forma de disco. El Mayor Robert White, se encontró con una escuadrilla de Ovnis a 9.800 metros de altura.


El Mayor Robert White

Los astronautas suelen estar muy bien adiestrados para distinguir lo que ven, pero eso no significa que como cualquier otra persona pueden sufrir confusiones sobre lo que ven. Buenos ejemplos de ello han sido las partículas espaciales, que como gotas de nieve y por efecto de la luz, producen efectos luminosos mucho más brillantes de lo que sería esperado. Estas partículas pueden perfectamente acompañar a las naves o módulos causando efectos engañosos a sus tripulantes. También hay estudios psicológicos que indican que el estrés al que están sometidos los astronautas, influye en lo que conocemos como “estados alterados de conciencia”, pudiendo provocar visiones, o imaginaciones que distan mucho de la realidad. Esto se ha demostrado en astronautas expuestos a largo tiempo en el espacio. Sigue siendo una cuestión de “evidencias”. Mientras las pruebas se limiten a testimonios, fotografías o material de vídeo “dudoso”, no se puede afirmar categóricamente que nuestros cielos sean surcados por artefactos tecnológicos no-humanos.


ARTEFACTOS TECNOLOGICOS NO HUMANOS

La ciencia, afortunadamente, sólo puede avanzar en base a pruebas sólidas, e irrefutables. Los indicios, deben quedarse ahí, como pistas que hay que continuar estudiando del modo más riguroso posible. Para eso están también organizaciones especializadas como SETI. En 1957, con la puesta en orbita del oficialmente primer satélite artificial, el Sputnik I, se inicio la travesía humana por el espacio exterior, las primeras fotografías obtenidas, nos mostraban la belleza de la Tierra vista desde “allá afuera”, así como también permitieron conocer otros misterios que envuelven al Planeta Azul.



INGENIOS HECHOS POR EL HOMBRE

Aparte de los sorprendentes hallazgos científicos, que nos permitieron conocer los ingenios hechos por el hombre y las posteriores misiones tripuladas, también se pudo comprobar a través de fotografías y filmaciones, que no solo desde tierra son visibles aquellos enigmáticos objetos voladores no identificados, que el hombre ha visto desde los inicios de su existencia. Para aquellos escépticos aferrados a la idea de que los ovnis no son mas que diversos fenómenos atmosféricos, su obstinada hipótesis queda completamente “pisoteada” al presentarse estos objetos también en el espacio exterior, siendo vistos por personas altamente capacitadas y entrenadas para las mas grandes pruebas, como son los astronautas, cuyo testimonio podría ser considerado mil veces mas fiable que el de una persona común y corriente, colocándose este tipo de avistamiento dentro de las mejores categorías.


AVISTAMIENTOS EN EL ESPACIO EXTERIOR

Aun existiendo pruebas de estos encuentros (la mayoría de las cuales aun se encuentran guardadas y ocultadas por las conspiraciones de el gobierno mundial y las grandes potencias) no han faltado cualquier tipo de explicaciones con tal de desacreditar a las que han salido a la luz, considerando por ejemplo que los objetos desconocidos no eran mas que chatarra espacial, meteoritos, fenómenos naturales, errores de la película, falsificaciones, entre otros. A la par, los testimonios de los astronautas han sido censurados por la NASA y en el caso de los rusos, por sus propias autoridades responsables, aunque de una manera más sublime. A pesar del amordazamiento a que son sometidos personajes claves que corroborarían la presencia extraterrestre en el planeta, para conocimiento del público en general, lo cual se quiere evitar a toda costa, hay algunos que han declarado poniendo en riesgo, seguramente, hasta sus propias vidas o las de sus familiares. En esta publicación de Planeta Azul se encuentran incluidos algunos casos ovni, ocurridos en el espacio así como también importantes declaraciones de personalidades que avalan los hechos, y para las personas que siguen creyendo solamente en lo que nuestros limitados ojos pueden ver, están incluidas algunas fotografías.


Objeto en forma de disco

El 24 de mayo de 1962, el astronauta Scott Carpenter logra fotografiar a un objeto en forma de disco, mientras se encontraba en el espacio a bordo de la nave Aurora VII. Cuando Carpenter se encontraba a 275 000 metros de altura vio acercarse “algo” a la cápsula, inmediatamente comunicó a Houston: “¡Es metálico! y refleja intensamente la luz solar” El objeto siguió desplazándose en sentido contrario a la marcha de la Aurora 7, hasta perderse de vista.



Particulas Luminosas

Scout Carpenter mientras orbitaba la Tierra en mayo de 1962, a la altura de Australia, comunico a la base:“Estoy observando unas partículas luminosas que vienen a mi encuentro ¡son muy rápidas! Y parecen tener una luz mas brillante que las estrellas… entonces ellos existen!… son ellos!… En mayo de 1962, Scott Carpenter a bordo de la cápsula Aurora 7, vio y fotografió a varios objetos de gran tamaño y luminosidad que siguieron al vehículo norteamericano durante su corto periplo espacial. La NASA dio una absurda explicación a las fotografías, diciendo que eran “cristales de hielo adheridos a las ventanillas”. En su tercera vuelta a la Tierra Carpenter vio otro objeto y comunico a Houston: “Esta claro que aquello no orbita la Tierra… viene de otra parte” Carpenter reconoció haber sentido miedo, también dijo: “Era cilíndrico, enorme… y se movía a gran velocidad”. El objeto se inmovilizo junto a la Aurora 7 y siguió su misma trayectoria.



3 Objetos en forma de disco

Entonces de aquel cilindro salieron 3 objetos en forma de disco, los cuales se alejaron. Al instante que la nodriza desapareció hacia las estrellas. En mayo de 1963, en vuelo orbital a la altura de Australia, el astronauta Gordon Cooper se vio repentinamente seguido por una misteriosa luz, siendo visto el extraño objeto también desde tierra por varias personas. Luego Gordon Cooper declaró: “…estoy convencido de que eran de origen extraterrestre”. En ese mismo vuelo, la comunicación entre el astronauta Gordon Cooper, a bordo de la nave espacial Faith 7, y el centro de control de Houston fue interrumpida por misteriosas interferencias de una voz extraña e ininteligible. Está intromisión se registró en una banda de transmisión exclusiva para los astronautas.


Walter Schirra

La NASA decide crear el código “Santa Claus”, para referirse a los objetos anómalos que pudieran apreciar sus astronautas estando en el espacio. Es así que Walter Schirra, a bordo del Sigma VII fue el primero en usar el código cuando un ovni se le acercó a su cápsula. El día de la navidad de 1968, repentinamente las comunicaciones del Apolo VIII se interrumpieron de manera inexplicada durante 6 minutos. James Lowellexclamó desde el modulo de mando cuando se hallaba detrás de la Luna lo siguiente: “Por favor, son informados de que allí esta Santa Claus”. Mientras pronunciaba estas palabras, las pulsaciones de Lowell se habían elevado a ¡120 por minuto!. Lo que realmente vieron los tripulantes del Apolo VIII, fue un ovni en forma de disco, que estuvo circunnavegando la Luna. Lowell posteriormente diría: “A nosotros nos dijeron que Santa Claus no existía”.


James Lowell

Esto demostraría que la NASA no revela la verdad sobre la presencia ovni ni siquiera a sus astronautas, exponiéndolos a sufrir fuertes impresiones estando en el espacio, y de esta forma poniendo en riesgo sus vidas. Cabe mencionar además, que en cierto momento de esta misión, los sistemas de comunicación detectaron voces desconocidas que hablaban en un extraño idioma.
Los numerosos encuentros en el Proyecto Géminis



BASE DE CONTROL

El 8 de abril de 1964, los encargados de la base de control de la cápsula Géminis quedaron atónitos al ver como 4 ovnis se acercaban a la Géminis a una velocidad de 40 000 Km/h, los objetos rodearon a la cápsula durante una hora y 15 minutos. Uno de los operadores de radar comento: “Parecía como si la escoltaran. Dos de esos objetos se colocaron sobre la cápsula, otro se colocó debajo y el cuarto se colocó enfrente”.Luego los ovnis se alejaron con la misma velocidad con la que aparecieron. El 4 de junio de 1965, la cápsula Géminis I circulaba la tierra, a bordo iban los astronautas Edward White y James McDivitt. Fue éste quien observó un objeto extraño ovoide, con especie de Hawái. McDivitt, inmediatamente comenzó a filmarlo.


OBJETO OVOIDE

Al difundirse la noticia, la Fuerza Aérea rápidamente informó a la prensa que se trataba simplemente del satélite Pegaso II, el cual según fuentes oficiales se hallaba a tan solo 15 Km. de la orbita del Géminis. Algo totalmente falso, el Pegaso II se hallaba realmente a 2 000 Km. de la cápsula. Un representante de la NASA declaro: “Después de un estudio de la película tomada por McDivitt desde la cápsula, no se ha hallado nada que se parezca a un satélite”. En diciembre de 1965, los astronautas Frank Borman y James Lowell, a bordo de la cápsula Géminis VII experimentan una extraña visión, por lo cual comunican a Houston: Borman: “Muchachos, tenemos un espantapájaros sobre nuestras cabezas, un poco hacia la izquierda. Por favor, miren de nuevo…” Houston: “¿No será una de las fases del cohete impulsor Titán lo que están viendo?” Borman Negativo, este es un objeto volador no identificado. No se trata de un cohete impulsor… Sabemos muy bien donde se encuentra el Titán…”

LUCES DE COLOR ROJO

El 19 de julio de 1966, los astronautas John Young y Michael Collins a bordo de la cápsula Géminis X batían el record de altura de ese entonces, con 761 Km. Entusiasmados por la hazaña lograda, quedaron estupefactos al ver que tenían compañía: dos luces rojas en el espacio delante de ellos, que se movían a la misma velocidad y en la misma dirección que la Géminis. Se produjo la siguiente comunicación: Young:“Tenemos dos objetos brillantes en nuestra ruta orbital. No creo que sean estrellas. Van a la misma velocidad que nosotros”. Base: “¿Hacia que parte están? Si puedes darnos una orientación quizás podamos seguirlos”. Cuando Young empezaba a describir lo que estaba viendo, sospechosamente el sistema de comunicación fue silenciado por más de un minuto. Cuando se le volvió a oír, Young, parecía haber recibido instrucciones, fue entonces cuando “supuso “que había estado viendo algún satélite.


UN OVNI ALARGADO SOBRE MADAGASCAR

Esto fue lo que comunico: “¿Acaban de desaparecer…! Supongo que serian alguna especie de satélites”.Mas tarde, oficialmente se dijo que los objetos habrían sido trozos del cohete Saturno que hizo explosión días antes. Pero, como las explicaciones oficiales siempre resultan ser infundadas, esta no seria una excepción. Si realmente eran trozos de cohete ¿Por qué estos trozos se decidieron a acompañar a la Géminis X a su misma velocidad? Y si fuera cierto que sus orbitas coincidían con la de la cápsula espacial ¿Cómo es posible que abandonen su recorrido y se desvanezcan tan súbitamente? En septiembre de 1966, desde la Géminis XI fue fotografiado un ovni alargado que seguía a la cápsula mientras volaba sobre Madagascar.


EXTRA VEHICULAR

La NASA afirmo que se trataba del cohete soviético “Protón”… una mentira oficial mas a la larga lista, posteriormente se confirmaría que el Protón se hallaba a 550 Km. de distancia. lo cierto es que se logró fotografiar a un objeto alargado en movimiento, quizás una nave nodriza, que hacia acto de presencia mientras el astronauta se preparaba para su su paseo extra vehicular. En noviembre de 1966, durante la misión Géminis XII, el astronauta James Novell encontraba en plena actividad extra vehicular , cuando observo un objeto ovoide, metalico y luminoso, flotando en proximidades de la nave. Aquí nuevamente se dio la versión oficial que se trataba de chatarra espacial.



MARX 1

En 1969, el científico ruso Lev Mohilin se fuga con su hijo de su país a través de Turquía y se refugia en Francia. Ya libre del peligro de la KGB declara ante la sorprendida prensa de Paris que el 5 de Junio de 1968, Rusia había lanzado desde una base en los Urales, la nave Marx I tripulado por los astronautas Ilyay Eugini, quienes iban rumbo al lado oscuro de la Luna. Habiendo ya alunizado, ambos descubrieron en las proximidades, edificaciones artificiales. Eugini súbitamente gritó de espanto; cuando Ilya lo trata de recoger, ya estaba muerto. Estando totalmente horrorizado recibe desde la base la orden terminante de abandonar la Luna. Ilya estando ya en la Tierra, declara que un artefacto mecánico fue lo que mato a su compañero. Después de ser exhaustivamente interrogado por las autoridades rusas, Ilya fue trasladado a un sanatorio y fue declarado oficialmente como “enfermo mental”, presa de alucinaciones recurrentes. Aunque muchas estaciones europeas interceptaron las comunicaciones de la Marx I, esta misión “jamás existió” para los rusos.



Tripulantes del Apolo 11

En julio de 1969, durante el viaje de la nave Apolo XI, con Aldrin, Collins y Armstrong a bordo, un objeto sólido de forma cilíndrica hizo su aparición y acompaño a los astronautas durante parte de su recorrido. El ovni fue detectado por la base de control desde Tierra. Durante la misión Apolo XI, la NASA recibió decenas de llamadas telefónicas de astrónomos aficionados informando que estaban viendo un extraño fenómeno luminoso en las inmediaciones del cráter Aristarco. Informado Neil Armstrong, observó por la ventanilla del modulo Eagle y dijo: “Cerca del cráter hay una zona considerablemente iluminada. Parece que tiene algo de fluorescencia”.



OBJETO SOLIDO CILINDRICO

¿Qué podría causar tan inmenso resplandor en el cráter Aristarco que inclusive pudo ser visto desde la Tierra? Sin duda lo que emitía la luminosidad tenía que ser algo artificial y de fabricación no terrestre. Durante la misión Apolo XI, la NASA provocaba una demora de 2 minutos en la comunicación que se producía entre el modulo lunar y el centro de control de Houston, antes de transmitir la señal a las estaciones de televisión. Estos minutos le daba tiempo suficiente a la NASA para censurar el mensaje original recibido y emitir solamente aquello que consideraban apto para ser divulgado al mundo entero. Por fortuna, muchos radioaficionados captaron la onda con la que se transmitían las comunicaciones entre la base y el Apolo, confirmando lo que realmente vieron los astronautas en nuestro satélite terrestre: “alguien” estaba allí antes que ellos.


ZONA CONSIDERABLEMENTE LUMINOSA

Los astronautas a su regreso a la Tierra fueron informados que todo lo que habían visto estaba clasificado como altamente secreto y fueron obligados a mentir ante la prensa. El doctor de la Vladimir Azhazha, quien trabajo para la NASA, declaró: “Neil Armstrong comunicó que dos grandes y misteriosos objetos estaban observándolos después de que hubiera saltado a la superficie del satélite, cerca del módulo lunar. Pero este mensaje nunca se hizo público. La NASA lo censuró” 

Comunicación entre el Apolo XI y Houston:
Houston: ¿Qué es, diablos, qué es? ¡Es lo único que quiero saber!
Apolo XI: Estas pequeñas cosas son gigantescas, son enormes… No, no, lo de ahora era una desfiguración óptica del terreno. ¿Oh, Dios, nadie lo va a creer! 
Houston: ¿Qué… qué… qué diablos esta ocurriendo allí? ¿Que les pasa, chicos?
Apolo XI:Están allí, bajo la superficie.
Houston: ¿Qué hay allí? (se producen interferencias) Control llamando a Apolo XI.
Apolo XI: Roger (escuchado), estamos aquí los tres, pero vimos unos visitantes. Estuvieron aquí un rato, observando los instrumentos.
Houston: Orden de control: ¡repetid el último informe!
Apolo XI: Digo que habían otras astronaves. Están alineadas en el otro borde del cráter. 
Houston: ¡Repetid, repetid!
Apolo XI: Déjennos sondear esta órbita y a casa… En 625 al 5… Relé automático conectado… Mis manos tiemblan fuertemente que no puedo hacer nada. ¿Filmar? Cielos sí, esas malditas cámaras han filmado. 
Houston:¿Has captado algo?
Apolo XI: No tenía ninguna película a mano, tres disparos de los platillos o de lo que fuera pueden haber estropeado la película. 
Houston: Control de mando; aquí, control de mando. ¿Estas ya en camino? ¿Qué hay con ese jaleo de los ovnis? Cambio.
Apolo XI: Sí, los espejos están en su sitio. Pero quien haya fabricado semejantes astronaves puede seguramente venir y quitarlos mañana mismo del suelo. Cambio y fuera.



UNA BOLA DE LUZ

En 1969, durante la misión Apolo XI, se tomo una fotografía donde se aprecia al modulo de excursión lunar y sobre el fondo una bola de luz que no ha podido ser identificada por los ingenieros de la NASA. Pero la NASA, obligada a dar una explicación, por mas ridícula y descabellada que esta sea, atribuyo el fenómeno a un error de la película. Se puede apreciar un extraño objeto sobre el horizonte, en la fotografía que le tomara Edwin Aldrin a Neil Armstrong mientras que este colocaba la bandera estadounidense en la Luna. Existen fuertes rumores que afirman que Neil Armstrong vio a un ser delgado y alto cerca de un ovni sobre la superficie lunar.


UN SER DELGADO

Un profesor, cuyo nombre permanece en el anonimato, mantuvo la siguiente conversación con Neil Armstrong, luego que éste regresara de la Luna.
Profesor: ¿Qué sucedió realmente fuera del Apolo XI?
Armstrong: Fue increíble. Por supuesto, todos sabíamos la posibilidad de que algo así pudiera suceder. Pero el hecho es que estábamos siendo advertidos por los alienígenas de que nos fuéramos de allí. 
Profesor:¿Qué quiere decir con “advertidos”? 
Armstrong: No puedo entrar en detalles. Solo le puedo decir que sus naves eran superiores a las nuestras en tamaño y tecnología. ¡Hombre, eran tan grandes… y amenazantes! Es cuestionable la existencia de una estación espacial. 
Profesor: Pero la NASA ha seguido enviando mas misiones después del Apolo XI. 
Armstrong: Naturalmente. La NASA tiene un compromiso y no puede correr el riesgo de sembrar el pánico en la Tierra. 
Armstrong confirmó esta historia pero rehusó entrar en detalles, admitiendo que la CIA estaba detrás manteniendo en secreto el asunto. Durante el vuelo del Apolo XII ocurrieron igualmente hechos extraños.



ACOMPAÑO AL APOLO 12

El 15 de noviembre de 1969, la tripulación comunicaba a Houston: Apolo XII: Desde ayer nos acompaña otro objeto volador, lo podemos ver a través de nuestras ventanas cuando el ángulo de la nave es de 35 grados. ¿Qué puede ser? Horas más tarde tenía lugar el siguiente diálogo:
Apolo XII: OK ¿Qué puede ser?
Houston: OK Regresamos a nuestro tablero de dibujo. 
Apolo XII: El objeto es muy luminoso y rueda, sin duda alguna. Su rotación es de 1,5 revoluciones por segundo o, al menos, emite señales en ese intervalo. Dick le dirá hacia que estrella se dirige. 
Houston: Tal como vemos estas cosas desde abajo, las tablas de revestimiento SLA no recibieron suficiente Delta V al separarse. Los revestimientos SLA deben de estar a unos 300 metros de ustedes. 
Apolo XII: Uno de los objetos, sea lo que sea acaba de salir de su órbita y se aleja de nosotros a gran velocidad… Podría ser, pero, por Dios, justamente cuando dimos la vuelta vi una de esas “tablas” a gran altura salir de nuestra proximidad. Creo que esa “tabla” se alejó con gran rapidez, a más de un pie por segundo. 
Houston: Como no tenemos ni idea de cómo desaparecieron o cómo podría ser su órbita, es tremendamente difícil decir que diablos era. 
Apolo XII: OK Supongamos que era pacífica, como parecía…



EN FORMA DE DISCO FOTOGRAFIADA POR APOLO 12

En noviembre de 1969, durante la misión Apolo XII, en la cual participaron los astronautas Richard Gordon, Charles Conrad y Alan Bean, quedó registrada la siguiente comunicación: “Houston, estamos viendo un objeto que permanece girando en el mismo sitio. Desde ayer que nos esta siguiendo todo el tiempo…”Durante la misión Apolo XII, se logra tomar una espectacular fotografía de un objeto volador no identificado en forma de disco la cual ha sido negada por la NASA luego de haber salido a la luz. Además se puede apreciar otra imagen de un objeto no identificado con gran luminosidad a no mucha distancia, y otra más donde aparece una extraña luz en el fondo de la toma del astronauta Alan Bean.



MISION APOLO 13 EN FORMA DE CIGARRO O PURO

Durante la misión Apolo XIII se realiza la siguiente toma fotográfica, donde se aprecia claramente la forma y luminosidad de una nave en forma de cigarro o puro, inclusive se puede notar lo que parecen ser sus ventanillas. Esta fotografía pertenece a los archivos de la NASA. La siguiente fotografía que ha podido ser conocida, tomada por la tripulación del Apolo XIV, constituye una de las mejores pruebas de la cercana presencia de los ovnis a los astronautas enviados al espacio, en ésta de ven inclusive los detalles del objeto en forma de disco que se desplazaba cerca al cráter Lansberg, en la superficie lunar.



APOLO XIII

En la siguiente imagen se nota que una de las rocas encontradas en la Luna tiene la caprichosa forma de un rostro humano ¿casualidad? Durante una entrevista hecha al astronauta Eugene Cernan, en 1973, quien participo en la misión Apolo XVII, declaró lo siguiente: “Me han preguntado muchas veces sobre los ovnis y he dicho en publico que pienso que son alguien mas, de otra civilización” En noviembre de 1984, durante la misión sts-51 del transbordador espacial Discovery, la cual consistiría en desmantelar al satélite Westar VI que se encontraba en malas condiciones, se produce un encuentro con un objeto volador no identificado.



VISTO DESDE EL DISCOVERY

Durante el proceso de acercamiento, del transbordador al satélite, la cámara de filmación pudo captar a una extraña esfera de apariencia metálica, que parecía provenir de las alturas, el objeto artificial realizaría sorprendentes evoluciones hasta desaparecer a la derecha del satélite luego de transcurridos algunos segundos. Es muy probable que se trate de un ovni invisible (los que son captados solo por aparatos tecnológicos y no por el ojo humano) el filmado desde el transbordador Atlantis, en 1989. En setiembre de 1989, un radioaficionado capto la señal de comunicación entre uno de los astronautas del transbordador Atlantis con la base de control, sobresaltado, uno de los cosmonautas menciona la presencia de un ovni que tenían cerca de su nave. En 1991, la nave SPS 48 Discovery filmó un ovni que venia en cierta dirección y luego cambio bruscamente su recorrido haciendo un giro de 90°, en seguida se nota como un rayo que aparece cerca de donde desapareciera el ovni. La explicación oficial fue que no había sido más que chatarra espacial y el rayo había sido producido por elementos que despedía el transbordador hacia su entorno.


SECUENCIA VISTA DESDE EL ATLANTIS

En abril de 1991, durante la misión sts-37 del taxi espacial Atlantis, hizo acto de presencia un ovni de forma esférica y aspecto metálico, el cual fue visto y filmado por los astronautas. El objeto apareció por la parte alta de la escena, y realizó movimientos oscilantes que desafiaban todas las leyes físicas. El 14 de abril de 1992, las cámaras a bordo del transbordador espacial Discovery captan una secuencia durante la misión sts-48 con 70 orbitas a la tierra, en las que se observa como el Discovery era seguido por extrañas luces. En octubre de 1993, son fotografiados y filmados desde el transbordador espacial Columbia, dos esferas luminosas de distinto tamaño, las cuales aparecen y se entrecruzan realizando extraños movimientos.


OBJETO DE APARIENCIA ORGANICA

En otra toma, el astronauta encargado de la cámara se encuentra realizando una vista panorámica de la Tierra, cuando se percata de la presencia de un extraño objeto de apariencia orgánica, que parece una especie de gusano, el cual flota en la alta atmósfera terrestre, el camarógrafo comienza a seguir al extraño objeto, que realiza movimientos bruscos en vaivén y gira sobre un aparente filamento central luminoso. Cabe anotar que estos objetos orgánicos han sido vistos y filmados muchas veces desde tierra, sobrevolando diferentes zonas del planeta. Orbitas más tarde, a través de una filmación, los astronautas fueron testigos de un espectacular episodio: Algunos objetos se desplazaban en forma extraña por la atmósfera terrestre, de pronto en la parte baja izquierda de la pantalla, aparece otro objeto que asciende lentamente y en forma rítmica.
       
Un ataque

Otros objetos empiezan a moverse en un mismo instante en diferentes partes de la escena. La parte más espectacular es cuando otro objeto aparece repentinamente casi en el centro de la pantalla, el ovni empieza a ascender en diagonal hacia la izquierda de la imagen, hasta que un destello parece cambiar drásticamente la trayectoria de todos los objetos que aparecen en las imágenes, otro objeto empieza a seguir al primer ovni, desatándose un ataque. Es imposible que se haya tratado de aviones ya que los objetos no parecen tener la forma de estos, además que se encontraban en la zona alta de la atmósfera terrestre, donde los aviones no pueden llegar. La explicación de la chatarra espacial resulta tremendamente ridícula.


Formacion en triangulos

¿Es que acaso la basura espacial se podría reunir para “jugar a la guerra” haciendo movimientos inteligentes? La NASA valiéndose de su prestigio (actualmente desprestigio conspirativo) a nivel internacional nos viene a decir “cualquier cosa” como explicación científica oficial, y lo más lamentable es que la mayoría termina creyéndoles sus cuentos. En 1996, desde el transbordador espacial Columbia se realizó una filmación donde se aprecia a un grupo de objetos luminosos que circundaban la Tierra sobre Asia realizando una serie de trayectorias muy diferentes a las de la basura espacial o los satélites terrestres. Para variar, los ovnis realizaban triángulos perfectamente definidos, es decir, que iban en formación. En 10 de setiembre del año 2 000, durante la misión sts-106 del transbordador espacial Atlantis, se tomó una fotografía donde aparece un extraño objeto volador no identificado de forma cilíndrica o de cigarro, el cual hizo acto de presencia en plena actividad de los astronautas.



CIVILIZACIONES EN MARTE

El investigador Richard Hoagland parece haber descubierto restos arqueológicos en algunas de las fotografías tomadas por la sonda Mars Pathfinder. En las ampliaciones a las imágenes de las colinas “Twin Peaks” se encuentran lo que parecen ser unas terrazas de forma similar a las pirámides escalonadas de América Central. Además de una formación en disposición vertical y horizontal de las rocas, similar a construcciones terrestres. Hoagland explica que la colina seria realmente una pirámide artificial, altamente erosionada, debido a una inundación que afecto a esa zona. Algunos nombres de astronautas que habrían perdido la vida en misiones secretas a la Luna, esto no fue divulgado por el gobierno de la entonces URSS, ellos son: Terentity Shiborin, en 1959; Piort Dolgev, en 1 960; Wassilievch Zavadovsky en 1961;Kennedy Mikhailov y Alexy Belokonev quienes vieron un objeto no identificado en el espacio en 1961.



German Titov

En 1961 el cosmonauta ruso, German Titov, a bordo de la cápsula Vostok 2, observo y fotografió, mientras orbitaba la Tierra, varios objetos voladores no identificados, los cuales incluso, estaban muy cerca de su cápsula. Un objeto apareció por delante del Sputnik II y fue describiendo su misma orbita, Moscú suspendió inmediatamente la información acerca del satélite. Al día siguiente del lanzamiento del Sputnik IV, apareció una luz intermitente siguiéndolo, luego el Sputnik transmite por radio una voz humana de timbre extraño y metálico. Posteriormente 4 objetos desconocidos siguen al mismo satélite. Moscú anuncia que la nave marcha sin rumbo. Posteriormente tanto Sputnik II y Sputnik IV vuelven a sus orbitas originales. En junio de 1963, Valeri Bikovski a bordo de la cápsula espacial Vodstok V, se comunico con la base de control en un estado de enorme agitación: ¡Un cuerpo luminoso parece volar en dirección a la cápsula! ¡Algo me acompaña por el espacio! ¡Parece que vuela muy cerca de mi cápsula! ¡En este instante se precipita hacia mí! ¡El bólido me ha rebasado a enorme velocidad! Ha pasado casi rozando la cápsula…



A UN LADO DE LA CAPSULA

Poco después, el aparato no identificado se dirigió hacia la cápsula de Valentina Tereskova, quien estaba a bordo del Vodstok VI, ella se comunico a la base: “Veo un vehículo desconocido que se acerca peligrosamente a la capsula…! Denme instrucciones…! Esta excesivamente próximo…” En julio de 1969, los rusos enviaron el Lunik 15, como espía, consientes de un posible encuentro entre los astronautas norteamericanos y seres extraterrestres. Los astronautas Yury Romanenko y Georgui Grechko fueron testigos de cómo varios ovnis estuvieron cerca de su estación espacial Salyut-6 en 1977.


VALENTINA TERERSKOVA

Los objetos los siguieron durante 3 orbitas completas, también fueron fotografiados. En abril de 1979, el cosmonauta Víctor Afanasyev despegó desde la base conocida como “Ciudad de las Estrellas” para iniciar una misión a bordo de la estación espacial Solyut 6. Pero por el camino sucedió algo que no estaba previsto en los planes de vuelo. Afanasyev vio como un objeto no identificado apareció súbitamente en su campo de visión y comenzó a seguir de cerca de su nave. “Nos persiguió durante media órbita. Lo podíamos ver cuando había luz, pero cuando entrábamos en la zona de sombra de la Tierra desaparecía por completo. Sin lugar a duda era un objeto artificial, metálico y de unos 40 metros de longitud. Tenía forma de huso y presentaba aperturas a modo de escotillas. En algunas partes presentaba estructuras parecidas a alerones. El objeto permaneció muy cerca de nosotros. Lo pudimos fotografiar a la perfección cuando se encontraba a unos 25 metros de nosotros”. Además de fotografiar al ovni, Afanasyev continuamente estuvo en contacto con el control de la misión informando de lo que estaba sucediendo. Al regresar a Tierra se le ordenó no contara a nadie lo que había visto, y tanto las cámaras como la película fueron confiscados. Oficialmente ni las fotos, ni las grabaciones de la citada misión existen.




ULTIMA FOTOGRAFIA ENVIADA POR LA SONDA RUSA PHOBOS 2

Un científico soviético, Víctor Borishov, afirmó que la sonda espacial Phobos II, fotografió una advertencia inscrita sobre sólida roca en la superficie de Marte, que decía: “Stay Hawái” (manténganse lejos), dirigida presuntamente a la humanidad. Casualmente ese mismo día la sonda Phobos II dejo de transmitir señales y fue declarada perdida por los soviéticos el 28 de marzo de 1989. En momentos en que la sonda rusa Phobos II se encontraba realizando una serie de tomas de la superficie marciana en su extensión, aparece una extraña sombra de un objeto alargado que se encontraba detrás de la nave, a continuación la fotografía mencionada. La última fotografía que envió la sonda Phobos II luego de que recibiera la orden, desde la base, de darse vuelta para poder ver que era el objeto que tenía detrás, ha causado mucha controversia. Luego de permanecer ocultada por las autoridades rusas fue finalmente divulgada por la ex militar y ahora investigadora rusa Marina Popovic, la imágen muestra un objeto alargado de forma cilindrica de unos 20 Km. de longitud.




Marina_Popovich_

El objeto de la parte superior corresponde a Phobos, el satélite de Marte. La sonda Phobos II, antes de su extraña desaparición envió sorprendentes imágenes del planeta Marte, donde en algunas de ellas se aprecian objetos que no encajan con lo que nos dicen los científicos de forma oficial. En las siguientes fotografías se pueden ver: en la primera una construcción artificial en forma piramidal, en la segunda lo que parece ser un monolito en el satélite marciano Phobos, y en la tercera un ¡ovni triángular semienterrado! el cual parece haber tenido un aterrizaje de emergencia, por el rastro dejado en su parte posterior.



ESTACION ESPACIAL MIR

En mayo de 1997 la estación espacial MIR se vio envuelta por centenares de ovnis que realizaban movimientos en diferentes direcciones encontradas sobre, detrás y delante del trasbordador ruso. Entonces un astronauta que se encontraba filmando el acontecimiento se ve obligado a bajar la cámara y dejar de filmar, pues sabían que habían personas viendo la misión, ya que la señal podía ser captada por aficionados a las antenas parabólicas; pero todo ya era demasiado tarde, porque ya se había conseguido la filmación desde tierra. El premio Nobel de Química en 1951, Glenn Seaborg, y presidente de la Comisión estadounidense de energía Atómica escribía en 1969, en su articulo “Los desconocidos de la Luna” lo siguiente: “Varias percepciones de los astronautas de Apolo XI y XII indican que en un tiempo no determinable con exactitud, aterrizaron otros seres no terrestres. Unas fotos que no se han publicado hasta la fecha, tomadas por el Apolo XI, demuestran en diversos lugares de la Luna huellas clarísimas, cuyos contornos son extraordinariamente precisos. Posiblemente aterrizaron allí otras naves que utilizaron la Luna como estación de enlace”.



TRANSBORDADOR ATLANTIS

La NASA siempre ha dicho que lo encontrado en la Luna por las expediciones no tiene ningún secreto, sin embargo, el doctor Farduk Elbaz, uno de los mas prominentes científicos de la NASA admitió: “No todo lo descubierto se ha anunciado”. Añadió también que se utilizó un “código secreto” en las conversaciones entre los astronautas y la base de control de la Tierra. El científico Maurice Chatelain, quien estuvo a cargo del equipo de comunicaciones del Apolo, declaro que: “Todas las naves Apolo y Géminis fueron seguidas por vehículos espaciales que no pertenecen a este planeta. Siempre que esto ocurre los astronautas informan al centro de control y desde allí se les ordena silencio absoluto”. Añadió además que:“Los astronautas del Apolo XI no solo escucharon ruidos extraños en la radio cuando se acercaban a la Luna, sino que se encontraron con un comité de bienvenida: dos ovnis que contemplaban el alunizaje”.Chatelain piensa que algunos ovnis están en nuestro sistema solar, específicamente en Titán.



GEMINIS


Fred Bell, otro científico que trabajo para la NASA dice: “Los astronautas han guardado silencio sobre sus encuentros con ovnis porque están entrenados para creer que es una cuestión de seguridad nacional”.Además el doctor Bell aseguro haber visto fotografías de ovnis tomadas por los astronautas. Aseguro que el Proyecto Apolo fue interrumpido abruptamente debido a que se habían encontrado “demasiadas cosas allá afuera”, temiéndose seguramente que todo salga a la luz y sea de conocimiento público. El ex astronauta John Glenn, posteriormente senador de los EEUU, hizo importantes declaraciones para un programa radiofónico, sin saber que estaba siendo grabado: “Sabemos perfectamente lo que vimos allí afuera, pero no podemos contar nada”. Además agregó lo siguiente: “Nunca conoceremos la verdadera respuesta… Aun así, vimos cosas allá afuera, cosas extrañas…” 



OVNI EN LA LUNA

El astronauta de la NASA, Guion Bluford, doctor en Ingeniería Aeroespacial y 700 horas en el espacio, participando en 4 misiones espaciales, declaró en una entrevista, que sus exploraciones en el espacio han contribuido a su creencia en la vida extraterrestre en el Universo. En su tercer viaje en 1991, cuenta que tuvo una experiencia que nunca olvidaría. De su cuarta misión en 1992, dice que esta permanece clasificada y que “les podría hablar sobre ello, pero después tendría que dispararles a todos”. Planeta Azul ha revelado en publicaciones anteriores información que encaja en forma precisa con estos acontecimientos expuestos aquí. Siempre hemos sabido que la verdad aflorara pronto, ya que el hombre ha llegado a un momento y tiempo evolutivo en el que se prepara para afrontar y asumir, la realidad de la historia de su origen, evolución y futuro en el universo.

RECOPILACION INVESTIGATIVA: ING. REYNALDO PEREZ MONAGAS
FUENTE: http://rey55.wordpress.com/2013/01/20/29-testimonios-de-los-astronautas/

...............................................................................................

Yuri Gagarin fue el primer ser humano en viajar al espacio exterior, el 12 de Abril de 1961 en la nave Vostok 1




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu colaboración expresando un punto de vista sobre este tema. Una vez moderado,tu comentario aparecerá en el blog.