Buscar este blog

domingo, 1 de noviembre de 2015

Los extraterrestres y el desastre de Chernóbil: Dos rayos brillantes color frambuesa salieron disparados del OVNI y se dirigieron al reactor 4 de la Central Nuclear que ardía tras la explosión. Pasados tres minutos, la nave extraterrestre desapareció; pero con su intervención había logrado bajar la radiación* de 3000 a 800 mR/hr (milirem/hora) ** (Parte 3- La Unión Soviética y los extraterrestres.)

Los extraterrestres y el desastre de Chernóbil: Dos rayos brillantes color frambuesa salieron disparados del OVNI y se dirigieron al reactor 4 de la Central Nuclear que ardía tras la explosión. Pasados tres minutos, la nave extraterrestre desapareció; pero con su intervención había logrado bajar la radiación* de  3000 a 800 mR/hr (milirem/hora) ** (Parte 3- La Unión Soviética y los extraterrestres.)



¿Qué pueden decir los extraterrestres sobre los desastres ecológicos provocados por los seres humanos?: Que hacemos gala de una irresponsabilidad manifiesta. La Tierra desde el espacio exterior se muestra bella y frágil; azul y solitaria en la inmensidad del cosmos.

Recuerdo como en una ocasión, observando el cielo en una noche limpia y estrellada, pude ver el vuelo de un avión comercial de pasajeros a la vez que  justo por encima, en la misma trayectoria de vuelo, se situó un OVNI. Sin duda el comandante y piloto del avión debían verlo igualmente a la perfección. Puedo decir que aquel hecho para mí personalmente no representaba ninguna sorpresa, me refiero al avistamiento de una nave extraterrestre (cualquiera que observe el cielo, tarde o temprano distinguirá alguna de ellas); sin embargo lo que realmente me hizo meditar fue recapacitar sobre la realidad donde en un mismo espacio coexistieran seres con filosofías marcadamente distintas, distanciadas posiblemente millones de años unas de otras; aunque entre el avión y el platillo volante hubiese apenas 1000 metros de distancia…



Posiblemente pasara un tiempo hasta que los seres humanos superemos ciertas barreras que impiden comunicarnos abiertamente con los seres de las estrellas: La primera es el miedo acervado frente a lo que no se puede controlar (incluyendo principalmente a los militares, incapacitados muchos de ellos para definir sucintamente al “supuesto enemigo” que por lógica es muy superior tecnológicamente). En segundo lugar, debería desecharse el belicismo que acompaña a los seres humanos, fuente de interminables guerras fraticidas entre regiones distintas del planeta. Y en tercer puesto; existe la necesidad de ahondar en el respeto hacia todo lo que nos rodea, bien sean otros seres humanos, animales, plantas y el propio planeta donde habitamos.

Si lo pensamos detenidamente, las meta de los seres humanos debería ser una filosofía que se resume en muy pocos y definidos conceptos; aunque contrariamente, las clases dirigentes intentan por todos los medios que no se lleve a cabo esa transformación en la psique humana; pues su mezquindad y cobardía les hacen imaginar un mundo donde solo haya unos pocos privilegiados (ellos) frente a una mayoría sumisa e ignorante (resto de la población), ocultando deliberadamente la presencia extraterrestre; ya que dan por hecho las élites gobernantes que esas civilizaciones que habitan otros mundos habrán desechado, con el transcurrir del tiempo, las desigualdades manifiestas entre los habitantes de un mismo planeta, en este caso, la Tierra.




Accidente nuclear de Chernobíl
Los hechos que desencadenaron la catástrofe nuclear de Chernóbil, por la irresponsabilidad de efectuar una prueba de seguridad desconectando el suministro principal de energía al reactor, provocó que a las 01:23 horas  del sábado 26 de abril de 1986 se produjese una nube de hidrógeno dentro del núcleo y la posterior explosión que hizo volar por los aires el techo del reactor de 1200 toneladas; incendiando la planta y emitiendo a la atmósfera grandes cantidades de materiales radioactivos en el peor accidente nuclear hasta la fecha. (El accidente nuclear de Fukushima sucedió posteriormente el 11 de marzo de 2011 ocasionado por un terremoto y posterior tsunami en Japón).

Accidente nuclear de Fukushima (Japon)
Frente a unos acontecimientos de esta magnitud, era de suponer, que los extraterrestres muy preocupados ya desde el principio por las pruebas nucleares en el marco del Proyecto Manhattan*** para el desarrollo de la primera bomba nuclear, hiciesen su aparición también al poco de producirse el accidente en la central nuclear de Chernóbil, mitigando claramente con su altruista intervención la virulencia del escape radioactivo de los primeros momentos y posiblemente, reafirmándose los extraterrestres en el convencimiento de que los seres humanos son un peligro para sí mismos y de igual modo, para el vecindario cósmico de planetas habitados de la galaxia.

Trinity, la primera bomba nuclear fabricada, dentro del Proyecto Manhattan
***(Proyecto desarrollado por EE.UU. en el desierto de Alamogordo, Nuevo México, con la detonación de una bomba atómica de plutonio, la llamada “Trinity”, el 16 de julio de 1945; proyecto que llevó finalmente al lanzamiento de las bombas nucleares sobre  Hiroshima y Nagasaki los días 6 y 9 de agosto de 1945  )

Haciendo un poco de memoria, los hechos que siguieron después del final de la Segunda Guerra Mundial son conocidos por todos: La fabricación de miles de armas atómicas así como el desarrollo de una tecnología nuclear, muchas veces, manejada irresponsablemente tal como sucedió en la central nuclear de Chernóbil.

https://es.wikipedia.org/wiki/Accidente_de_Chern%C3%B3bil (Accidente de Chernobíl)


A la vista de estos desastres ocasionados por la ineptitud y dejadez de los seres humanos, ya deberíamos saber que el planeta en su conjunto funciona como un organismo vivo… Según la hipótesis de Gaia, ideada por el químico James Lovelock en 1969, la biosfera autorregula las condiciones del planeta para hacer su entorno físico (especialmente temperatura y química atmosférica) más hospitalario con las especies que conforman la vida. (Fuente de información: Wikipedia)


Y continuando con la misma hipótesis de Gaia:

“Según la segunda ley de la termodinámica, un sistema cerrado tiende a la máxima entropía*. En el caso del planeta Tierra su atmósfera debería hallarse en equilibrio químico, todas las posibles reacciones químicas ya se habrían producido y su atmósfera se compondría mayoritariamente de CO2 (Se estimó que la atmósfera debería componerse de, aproximadamente, un 99 % de CO2) sin apenas vestigios de oxígeno y nitrógeno. Según la teoría de Gaia, el que al día de hoy la atmósfera la compongan un 78 % de nitrógeno, 21 % de oxígeno y apenas un 0,03 % de dióxido de carbono se debe a que la vida, con su actividad y su reproducción, mantiene estas condiciones que la hacen habitable para muchas clases de vida”. (Fuente: Wikipedia)


James Lovelock
*(El universo tiende a distribuir la energía uniformemente; es decir, a maximizar la entropía. La función termodinámica entropía es central para la segunda Ley de la Termodinámica. Un sistema en una condición improbable tendrá una tendencia natural a reorganizarse a una condición más probable (similar a una distribución al azar), reorganización que dará como resultado un aumento de la entropía. La entropía alcanzará un máximo cuando el sistema se acerque al equilibrio, y entonces se alcanzará la configuración de mayor probabilidad). (Fuente Wikipedia). Por ejemplo, si juntamos un metal frió con otro caliente, existirá un trasvase de calor entre los dos hasta alcanzar un equilibrio térmico cuando las temperaturas se igualen.



Mar de Aral, antes (imagen izquierda) y después (imagen derecha)

Teniendo en cuenta que durante muchos años, la Unión Soviética causó desastres ecológicos difíciles de corregir, tales como secar casi por completo el mar de Aral, que en su momento era uno de los cuatro lagos más grandes del mundo. En 1960 los “burócratas soviéticos” decidieron trasvasar los ríos Amur Daria y Sir Daria, que confluían en aquel lago, al desierto de Asia Central (Uzbekistan y Kazajistan). Pretendían “aquellos visionarios” cultivar de forma extensiva arroz, melones, cereales y sobre todo algodón, para competir en el mercado mundial con Estados Unidos.





Submarinos nucleares soviéticos abandonados


Tampoco debemos olvidarnos que, irresponsablemente y sin ningún aprecio por el planeta “que es de todos nosotros”, las “jerarquías de mando en la URSS” abandonaron centenares de submarinos nucleares en remotas bahías del Ártico… aun a sabiendas que la radioactividad terminaría escapando al medio ambiente terrestre. (En el 2002 el grupo del G8 decidió tomar medidas para desguazarlos, en la medida de lo posible).



Norilsk

Y para cerrar este breve resumen, recordaremos que en la ciudad minera de Norilsk, en el círculo polar Ártico, la lluvia ácida es un hecho constante; ciudad donde por cierto no crece un solo árbol en un radio de 48 kilómetros desde el centro de urbano, extendiéndose 200 kilómetros más al sur tal devastación ecológica. Norilsk fue fundada en 1935 durante las purgas estalinistas del genocida Josef Stalin, quien trasladó 350.000 prisioneros políticos a gulags para la extracción del níquel. En la actualidad Norilsk cuenta con 200.000 habitantes y produce el 8% de la contaminación total atmosférica de Rusia y el 1% de las emisiones mundiales de dióxido de sulfuro.




OVNIs en Centrales Nucleares

A continuación, un breve extracto del libro Expediente SOVIET UFO, de Philip Mantle y Paul Stonehill:

Capítulo 12 
Ovnis sobre Chernóbil

 Antes de 1986, Chernóbil, (o Chornobyl en ucraniano) no era más que una ignota ciudad sobre el río Prípiat en el centro-norte de Ucrania. Después llegó el terrible día en que esta ciudad perdió su anonimato para siempre.
El 26 de abril de 1986 ocurrió el peor accidente nuclear del planeta en la central nuclear de Chernóbil en la Ucrania soviética. Una serie de errores de los operadores y de deficiencias en el diseño del reactor produjeron una explosión de vapor devastadora y la fusión accidental del núcleo en el reactor 4. La radioactividad mortal se esparció por algunas regiones de la Unión Soviética, contaminó la tierra y causó enfermedades, mutaciones y cosas aún peores. La Unión Soviética nunca se recuperó de este horrible desastre, aunque sus líderes intentaron ocultar la verdad por tanto tiempo como pudieron. Valery Iosifovich Kratokhvil, investigador ucraniano y autor de numerosos libros y artículos, recolectó información acerca de los ovnis avistados sobre Chernóbil y la publicó en su libro NLO: gosti iz buduschego -Ovnis: visitantes del futuro-(Minsk, 1992).
Pocas personas recuerdan que, en sus intentos innobles, criminales e irresponsables por ocultar la causa del desastre, las autoridades soviéticas intentaron confundir al público al difundir rumores de que el accidente había sido ocasionado por ovnis. En agosto de 1990, Kratokhvil ubicó a Mikhail A. Varitzky, técnico de la central nuclear que vivió en Chernóbil desde el día de su construcción. Varitzky proporcionó al autor declaraciones escritas. La noche del accidente, su sueño e vio interrumpido por el sonido de las alarmas y junto con otro técnico, Mikhail Samoilenko, condujo hasta la central nuclear. Debían recoger el dosificador y cambiar los tanques de oxígeno. Conducían el coche Gaz-51, matrícula oficial 24-28 KIZ. Llegaron al reactor 4 a las 4.15 de la madrugada. El reactor estaba en llamas y los técnicos no llevaban trajes protectores. Sus rostros ardían por el calor, y los técnicos, que conocían los peligros de la radiación, dieron media vuelta.


Central nuclear de Chernobíl, al fondo de la imagen.
Mientras viraban el coche, vieron una esfera en llamas en el cielo. Era de color parecido al bronce y se movía despacio. Medía aproximadamente ocho metros de diámetro. Dos rayos brillantes color frambuesa salieron disparados del OVNI y se dirigieron al reactor 4. El objeto estaba a unos trescientos metros del reactor y sobrevoló la zona alrededor de tres minutos. Entonces, los rayos desaparecieron y el OVNI se alejó lentamente hacia el noroeste, en dirección a Bielorrusia. El dispositivo de medición que utilizaban los técnicos se sometió a una revisión cuando regresaron a la base y funcionaba bien. Pero hay un dato crucial: la primera lectura que tomaron, justo cuando el ovni apareció en el cielo, fue de 3000 mR/hr. Después de que los rayos del OVNI hicieron algo al reactor que se estaba quemando, las lecturas fueron de 800 mR/hr. Tres horas después de la explosión, un OVNI había bajado el nivel de radiación. La versión de Varitzky no empequeñece la valiente tarea de aquellos que lucharon contra el fuego del reactor en llamas: los valerosos jóvenes héroes que murieron para detener la muerte desatada por la ineptitud soviética. Tal vez esta versión revela que la humanidad recibió una ayuda cuando más lo necesitó.
Hubo otras personas, como V. S. Vasilevsky, que vieron el ovni sobre Chernóbil. Sus direcciones aparecen en el libro de Kratokhvil. También hubo testigos presenciales que dibujaron bosquejos de ovnis sobre Chernóbil y Slavurich, la ciudad donde viven los científ1cos nucleares.



UFO over Chernobíl

Posteriormente, los ovnis regresaron a Chernóbil. El 16 de septiembre de 1989, cuando hubo otro problema en el reactor 4 -un escape de material radiactivo al medio ambiente-, una médica informó de un avistamiento. Iva Naumovna Gospina observó un ovni a las 8.20 de la mañana, pocas horas después del accidente. El objeto era de color ámbar, tenía forma elíptica y sus partes superior e inferior eran fácilmente distinguibles.
Kratokhvil tiene una fotografía que Alexander Krymov, científico de la central nuclear, tomó en octubre de 1990. El ovni en la fotografía sobrevoló los edificios de apartamentos donde viven los técnicos. Es una nave con forma de disco y apoyos visibles. Según Kratokhvil, el científico está dispuesto a presentar la película para que sea analizada por expertos en la materia. Su dirección y la de Gospina también aparecen en el libro.
El 11 de octubre de 1991, un incendio hizo estragos en el reactor 2 de la central nuclear de Chernóbil. Vladimir Chevran, periodista del periódico Ekho Chernobylya, estaba tomando fotografías en el reactor el 16 de octubre, después del incendio. Entre las fotografías que hizo había una del cielo. En ese momento no vio nada extraño; el cielo estaba completamente despejado. Cuando reveló la película, vio un objeto peculiar muy parecido al que la doctora Gospina había observado anteriormente. Los directores del periódico enviaron la película para que fuera analizada por expertos, y se determinó que era auténtica. La dirección de Ekho Chernobylya es: Ucrania, Kiev, ul. Vladimirskay, dom 47, (redaktzia gazeti).




Above Chernobyl UFO hovered

Antes de 1986, raramente se vieron ovnis en las inmediaciones de Chernóbil y se vieron algunos en zonas un poco más alejadas: Bryansk, Bielorrusia y Kiev. Entre 1956 y 1986, por ejemplo, solo se informaron cuatro avistamientos de ovnis sobre Kiev. Desde el verano de 1986 en adelante, hubo numerosos casos de personas dispuestas a estampar su nombre en los informes sobre avistamientos de OVNIs sobre Kiev. Supuestamente, en las estaciones de radares militares de Kiev también se observaron ovnis.
El 12 de noviembre de 1989 una estación de radar informó sobre un ovni, y el teniente coronel V. Shavanov analizó el avistamiento. El OVNI sobrevolaba el centro de exposiciones VDNH, sede en ese momento de la Exposición de Logros Económicos de la República Socialista Soviética de Ucrania. El ovni era un objeto con forma de cruz dentro de un rectángulo, con una espiral en llamas dentro. Se mantuvo suspendido en el aire a 400 metros del VDNH. El periódico Leninskoye Znamya informó sobre este incidente (17 de noviembre de 1989). Durante los días siguientes hubo informes de esferas en llamas sobre el lugar de la exposición. Basta con decir que el Instituto de Investigación Nuclear de Kiev está ubicado en la misma zona que el VDNH y que también tiene un reactor. Tal vez los ovnis estaban allí para controlar experimentos sobre los que no tenemos conocimiento.
Chernóbil y su desastre nuclear son conocidos en todo el mundo y su legado perdurará por muchas generaciones aún por venir. Sin embargo, los avistamientos de ovnis en el momento del desastre solo son conocidos por un puñado de personas. ¿Las autoridades soviéticas recibieron ayuda extraterrestre durante el desastre o hay una explicación más racional y realista de los avistamientos? Una vez más, parecía que avistamientos como estos durante una catástrofe solo ocurren en la Unión Soviética. Afortunadamente, ninguna otra parte del mundo sufrió un accidente nuclear de tal magnitud y esperemos que nunca lo sufra.


Fotografía de OVNI en Sudáfrica
……………………………………………………………………….

En la llanura de inundación del río Gromotukha, uno de los habitantes locales expuso que se había encontrado cara a cara con un ser antropoide de tres metros de estatura que vestía un traje espacial. Los ciudadanos de Bolshe-Narimskoye y las auls («aldeas») cercanas comunicaron del avistamiento de varios ovnis que exploraban campos y plantas industriales del lugar. El motor de los coches que pasaban por debajo de estos ovnis se detenía bruscamente. En la zona de Zaysansky, los guardias fronterizos soviéticos se pusieron en alerta cuando un ovni sobrevoló varias horas la región. En Ust-Kamenogorsk, se informó de la presencia de tres ovnis al mismo tiempo que en Shekhonainsky, que también proyectaban rayos. En síntesis: los OVNIs avistados en 1991 en la región de Altái aparecieron sobre un territorio del tamaño de Francia

El Altái se convirtió, una vez más, en una atracción para los observadores voladores no identificados de la vida terrestre. ¿Los habrá atraído el aumento repentino del nivel de contaminación del lugar? Recordemos que en septiembre de 1990 se produjo una explosión muy potente en la planta metalúrgica de Ulba, donde se producía el combustible para las centrales de energía nuclear. Como resultado de la explosión, una enorme cantidad de berilio tóxico se liberó a la atmósfera. ¿Es posible que los ovnis, tal como ocurrió en Chernóbil, hayan venido a vigilar la destrucción de la naturaleza y el medioambiente a manos del hombre? Otra explicación del revuelo de 1991 podría tener que ver con el hecho de que la Unión Soviética se estaba disolviendo rápidamente, un proceso histórico similar a la caída del Imperio romano. ¿Por qué habrían de perderse semejante espectáculo estos seres?


Macizo de Altái, Siberia.
Otro inquietante informe, más reciente, proviene del macizo de Altái. La información fue confirmada y se publicó en el número 8 de la revista NLO, en 1997. Los soviéticos habían utilizado ese mismo lugar, bastante cerca de Mongolia y China, para instalaciones secretas. El 6 de junio de 1997, un viernes por la noche, la familia Gomzyakov navegaba por la reserva cuando avistó un objeto volador luminoso que se movía a una velocidad de aproximadamente quinientos kilómetros por hora. El objeto giró sobre el río Ob y voló hacia Novosibirsk. Una hora más tarde, la familia llegó a destino y, al desembarcar, vieron el ovni sobre la aldea de Krutikha. El objeto estaba envuelto en una nube gaseosa con un matiz pardusco y proyectaba rayos de luz muy potentes hacia abajo. Los testigos quedaron fascinados con otro objeto, a la derecha de este, que reflejaba una luz fuerte: estaba conectado al ovni, pero su tamaño era unas ocho veces mayor y tenía forma de hoz. Otro OVNI, idéntico al que estaba envuelto en la nube de gas, voló hacia adelante. Al igual que el anterior, también emitía un gas pardusco, pero de distinta manera, más sistemática. El fenómeno duró más de quince minutos, y luego los ovnis volaron hacia la ciudad de Novosibirsk. Los objetos dejaron tras de sí un olor que recordó a los testigos los olores que provienen de los hornos de las metalúrgicas.

Como podemos ver, a los ovnis les atrae Barnaul. Recientemente, se registraron varios avistamientos de objetos extraños en el cielo de esta ciudad.

El 31 de octubre de 2000, por la noche, se avistó un objeto luminoso que se desplazaba lentamente hacia el Noreste. También se registraron avistamientos durante todo él mes de noviembre del año pasado, en los cuales había ovnis multicolores que, en ocasiones, se encendían.

Este informe proviene del periódico local Svobodny Kurs. Durante la noche del 21 de mayo del año 2001, un objeto sobrevoló la parte antigua de la ciudad. El objeto cambió de forma durante los cuarenta minutos que permaneció en el área: entre otras cosas, fue esférico, cilíndrico, triangular y una mancha brillante. No se registraron sonidos. Según el periódico, ya hubo otro avistamiento el 21 de enero en la zona de aterrizaje del aeropuerto de Barnaul. Cuando los pilotos de un avión privado avistaron el ovni, se negaron a volar el Il-76 y emprendieron el regreso. El OVNI era esférico. Inicialmente era anaranjado, pero luego se tornó verde violáceo y, por último, rojo. Al observarlo con binoculares, la forma del objeto parecía elíptica. No era grande, tenía un tamaño similar al de un balón de fútbol. Al principio estuvo suspendido sobre el aeropuerto, pero después comenzó a moverse lentamente, a una velocidad de entre diez y veinte kilómetros por hora, de izquierda a derecha y viceversa. Tras una hora y media, el OVNI partió rumbo a Pavlovsk. Lo último que pudieron ver los controladores del tráfico aéreo del aeropuerto de Barnaul fue un fulgor de color rojo que se encendió en la parte posterior del objeto (ahora, una semiesfera). Después, el ovni desapareció. 


Kalinigrado
Las unidades militares antiaéreas del lugar fueron notificadas inmediatamente, pero sus radares no detectaron nada. Por cierto, según Sobesednik, la tripulación actuó de acuerdo con las instrucciones vigentes. Dichas instrucciones se habían preparado a finales de la década de los ochenta, después de que un ovni persiguiera a un avión de pasajeros en el área de Kaliningrado. En esa oportunidad, el ovni siguió a la aeronave en vuelo y por momentos adoptaba forma de avión. Tras el incidente, el Ministerio de Aviación Civil soviético entregó instrucciones especiales a todos los aeropuertos de la Unión: no aproximarse demasiado a los OVNIs; en caso de recibir una provocación por parte de un OVNI, hacer caso omiso; no provocar a los ovnis; observar y tomar nota de absolutamente todo con gran detalle y enviar informes a la Comisión de Seguridad en Vuelo. Los oficiales del aeropuerto de Barnaul siguieron estas instrucciones a rajatabla y también enviaron preguntas a Semipalatinsk y Baikonur. No se había avistado nada en ninguno de los dos lugares. Una semana más tarde, se avistó el mismo ovni sobre un poblado cercano de Gon´ba, y más adelante, en ese mismo mes, ocurrió otro extraño incidente en la aldea de Malakhovo.


Aeropuerto Internacional de Moscú-Vnukovo
De acuerdo con Sobesednik, tuvieron lugar al menos dos incidentes más con ovnis en aeropuertos soviéticos. En 1962 (el mismo año en que se publicó el libro de Menzel que refutaba el fenómeno ovni en la Unión Soviética), en el aeropuerto Vnukovo de Moscú sucedió un extraño incidente: un OVNI logró evadir todos los sistemas de detección de defensa aérea y sobrevoló el aeropuerto durante dos horas.

En 1985, el aeropuerto de la ciudad de Gorki (actualmente Nizhni Nóvgorod) avisó de la presencia de OVNIs que volaban a una velocidad comprendida entre 6000 y 7000 kilómetros por hora.

En marzo de 2001, habitantes de Barnaul observaron un ovni sobre los suburbios del lado este de la ciudad, el que volvió a aparecer los días 6, 7 Y 9 del mismo mes. Su forma era esférica y se mantuvo invariable durante el primer día, pero luego comenzó a modificarse: bailaba por el cielo, su tamaño aumentaba y disminuía, estallaba como fuegos artificiales, se dividía en distintas partes y se volvía a componer, cambiaba de color y se movía de manera errática.
Eduard Gozhin, investigador de ovnis de Siberia, expresó en una carta a la mesa redonda de RUFORS que un libro publicado en Tomsk, Rusia, proporcionaba una explicación adecuada a este fenómeno.
El libro se titula Monitoring Atmosferi Sibirskogo Regiona y contiene un capítulo sobre el avistamiento de enero.
Si bien Gozhin no tiene el libro en su poder, logró resumir la explicación del autor. El OVNI no era más que una especie de coágulo electromagnético en la atmósfera. Hay un laboratorio que se dedica a la investigación de fenómenos de este tipo. Estos fenómenos (o sistemas, según Gozhin) tienen origen en las actividades humanas que interfieren con el equilibrio ecológico de la naturaleza. Básicamente, lo que Gozhin quiso explicar es que los científicos rusos estudian esta clase de OVNIs y que lograron algunos resultados concretos en su trabajo.

Por lo tanto, opina que el objeto de Barnaul no era un ovni, sino un fenómeno originado en la Tierra. Gozhin no tiene un buen manejo del inglés, pero quienes quieran contactarse con él pueden escribir a los autores de este libro. Por supuesto, la posible existencia de registros de avistamientos de este tipo en los archivos de los investigadores occidentales nos interesa mucho. Uno de los motivos por los que escribimos este libro es la posibilidad de abrir nuevas áreas de investigación y generar un mayor intercambio de información entre investigadores de ovnis de Oriente y Occidente. Durante mucho tiempo, los avistamientos de ovnis soviéticos no estuvieron al alcance de los investigadores occidentales, y si bien nuestro libro no resuelve este problema en su totalidad, sin duda supondrá un gran aporte.

…………………………………………………………………………..



*Radiaciones ionizantes: son aquellas radiaciones con energía suficiente para ionizar la materia, extrayendo los electrones de sus estados ligados al átomo. La radiación reduce el número de glóbulos blancos, por lo que el organismo es más vulnerable a las infecciones. Las radiaciones ionizantes interaccionan con la materia viva, produciendo diversos efectos.

La exposición a altas dosis de radiación ionizante puede causar quemaduras de la piel, caída del cabello, náuseas, enfermedades y la muerte. Los efectos dependerán de la cantidad de radiación ionizante recibida y de la duración de la irradiación, y de factores personales tales como el sexo, edad a la que se expuso, y del estado de salud y nutrición. Aumentar la dosis produce efectos más graves.
Está demostrado que una dosis de 3 a 4 Sv (300 a 400 rem) produce la muerte en el 50 % de los casos. A los efectos producidos a altas dosis se les denomina deterministas o no estocásticos en contraposición a los estocásticos.


** (mili-Rem/hora) (Roentgen Equivalent Man (rem)  La equivalencia con la nueva unidad es 1 Sv = 100 rem. (1 mSv = 100.000 mR)

Síntomas inmediatos en la salud
Síntomas en los humanos a causa de la radiación acumulada durante un mismo día (los efectos se reducen si el mismo número de Sieverts se acumula en un periodo más largo):
-          0 - 0,25 Sv  ( 0 – 25 rem): Ninguno
-       0,25 - 1 Sv (25 – 100 rem): Algunas personas sienten náuseas y pérdida de apetito, y pueden sufrir daños en la médula ósea, ganglios linfáticos o en el bazo.
-      1 - 3 Sv (100 – 300 rem): náuseas entre leves y agudas, pérdida de apetito, infección, pérdida de médula ósea más severa, así como daños en ganglios linfáticos, bazo, con recuperación solo probable.
-    3 - 6 Sv (300 – 600 rem): náusea severa, pérdida de apetito, hemorragias, infección, diarrea, descamación, esterilidad, y muerte si no se trata.
-      
36 - 10 Sv (600 – 1000 rem): Mismos síntomas, más deterioro del sistema nervioso central. Muerte probable.
-          Más de 10 Sv (más de 1000 rem, es decir, un milirem (1 mR)): parálisis y muerte.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu colaboración expresando un punto de vista sobre este tema. Una vez moderado,tu comentario aparecerá en el blog.